Gente

José Tomás, las segundas oportunidades del místico «del millón»

El diestro regresa a los ruedos tras tres años sin pisar los ruedos y reaparece junto a su exmujer, Isabel, de la que se separó oficialmente en 2020

El torero Jose Tomás y su mujer Isabel
El torero Jose Tomás y su mujer Isabel FOTO: KMJ/KMA GTRES

La noticia saltaba esta semana en el Starlite Festival de Marbella. José Tomás y su ex mujer, Isabel Montes, acompañados por su hijo Jose Tomás Jr, acudían juntos al concierto del cantante Leiva. La aparición era doblemente noticiosa. Por un lado, sorprendía a los presentes que el diestro de Galapagar, alérgico a los eventos públicos, se dejara ver en un ambiente mediático como el Starlite, cuna de celebrities patrios y foráneos. Por otro, que el diestro pasara por el photocall junto a su ex pareja, Isabel, con una sonrisa de oreja a oreja y de lo más relajado como viva imagen de la felicidad. Lo que para algunos era una muestra de la buena relación de dos ex bien avenidos, ha sido visto por otros como el indicio de una posible reconciliación en la pareja, dos años después de su divorcio.

Tras un año conviviendo con los rumores de crisis en la pareja, José Tomas e Isabel Montes decidían poner punto y final a su matrimonio en 2020. Una separación de «mutuo acuerdo» que venía a zanjar los rumores que apuntaban que el diestro mantenía una una relación desde hacía algún tiempo. El matador había abandonado la casa familiar y vivía en una nueva vivienda en la Hacienda Beach (Estepona), donde al parecer se le había visto en compañía. Una situación insostenible que llevaba a la pareja a anunciar su separación haciendo hincapié de que se trataba de una ruptura sin «terceras personas». De su unión quedaba un hijo en común, José Tomas, que hoy tiene 13 años. El mismo al que el cantante Leiva, le dedicaba la canción «Lady Madrid» en su concierto del pasado 17 de agosto en el Starlite. «Para José, mis dos Joses», deslizaba el cantante madrileño desde el escenario sin dar más pistas. A su buen momento personal y familiar, hay que unirle su vuelta a los ruedos, la mejor de las noticias para sus incondicionales, que siguen al llamado «místico» del toreo casi como religión.

Como ejemplo de que el diestro no ha perdido el tirón, lo ocurrido el pasado 7 de agosto en la Plaza de Toros de Alicante. Ni media hora tardaron en agotarse las localidades para verle al considerado «místico» del albero. Profesarse seguidor del de Galapagar tiene un precio. Sus incondicionales están ya acostumbrados a rascarse el bolsillo hasta las costuras. Las entradas más baratas de 200 euros en la taquilla, superaban los 1000 euros en la reventa. Las más caras alcanzaban los 1.580 euros en la reventa.

ALICANTE, 07/08/2022.- El diestro madrileño José Tomás, que cortó tres orejas y salió a hombros, tuvo una rotunda actuación ante los cuatro toros que mató en solitario hoy domingo en la plaza de Alicante, donde marcó nuevamente las grandes diferencias de valor y autenticidad que atesora su tauromaquia. EFE / Manuel Lorenzo
ALICANTE, 07/08/2022.- El diestro madrileño José Tomás, que cortó tres orejas y salió a hombros, tuvo una rotunda actuación ante los cuatro toros que mató en solitario hoy domingo en la plaza de Alicante, donde marcó nuevamente las grandes diferencias de valor y autenticidad que atesora su tauromaquia. EFE / Manuel Lorenzo FOTO: Manuel Lorenzo EFE

El es último ejemplo pero no el único. Mayor si cabe fue que se dio el 12 de abril de este mismo año, en la corrida que José Tomás lidió en la plaza de toros de Jaén, en lo que era la reaparición oficial del diestro tras tres años alejado de los ruedos. Allí, la Policía Nacional tuvo que tomar cartas en el asunto ante el tinte delictivo que tomó la picaresca de los que querían hacer negocio con la reventa de localidades. «Vendo garrafas de aceite y regalo seis entradas junto al palco. Precio: 4.200 euros». «Vendo dos mecheros clipper y de regalo, por 1.200 euros cada uno, una entrada para ver a José Tomás». «Vendo bote de miel y regalo dos entradas: 800 euros». Los oportunistas hicieron su agosto multiplicando por 50 los precios de taquilla de las localidades, que oscilaban entre los 90 euros de las filas más altas a los 190 euros de una barrera. La expectación por ver reaparecer en las plazas al mítico torero, hizo que las 10.872 localidades puestas a la venta se agotaran en apenas dos horas. Pero el impacto económico del llamado «torero del millón» (en referencia a su caché por corrida) no terminaba aquí. Desde hacía meses se habían disparado las reservas en los hoteles de la capital jiennense, donde no quedaba una sola cama libre de las más de 1.000 plazas hoteleras de la ciudad.

El regreso a las plazas del de Galapagar nada tiene que ver con problemas económicos. El matador tiene la vida resuelta, tras haber sido durante años el torero mejor pagado del escalafón. Su economía es más que solvente como lo demuestran sus empresas. José Tomás es dueño de varias sociedades, todas ellas registradas a nombre de su hermano Andrés. José Tomás figura a la cabeza de dos organizaciones sin ánimo de lucro. Está al frente de la Fundación José Tomás José Tomás, dedicada a la promoción del arte de la tauromaquia. Por otro lado, es apoderado de la Fundación para la Innovación en Sostenibilidad José Manuel Entrecalles, un cargo representativo que ostenta gracias a los lazos de amistad que le unen con el CEO de Acciona.

Cinco millones en patrimonio

Su vida empresarial como tal, está en manos de Andrés Román Martín, su hermano y mano derecha en los negocios. Agropecuaria Quinchos S.L., con domicilio en su Galapagar natal (Madrid) y dedicada a la «explotación de ganado bovino y búfalos», fue constituida en abril de 1998. En su último balance registrado, en 2019, la empresa declaró ventas de 32.000 euros. Un discreto saldo que no debe engañar, ya que la sociedad declaraba activos totales de 875.000 euros. Su otra empresa y matriz de su patrimonio, Román de Galapagar S.L., constituida en 1999 y también con su hermano como administrador único, registró en 2019 ventas de 240.000 euros con un patrimonio declarado de 4.7 millones de euros.