Anécdota

Isabel Preysler, al descubierto: Tamara Falcó desvela el método poco convencional que utilizaba para dormirla: "¿Cuántas gotas le has dado?"

La marquesa de Griñón ha desvelado uno de los secretos mejores guardados de la "reina de corazones" como madre que, seguro, no le habrá sentado bien

Isabel Preysler y Tamara Falcó con lookazos.
Isabel Preysler y Tamara Falcó con lookazos.Gtres

Tamara Falcó, como cada jueves, ha sido la protagonista indiscutible de la tertulia de "El Hormiguero". Desde hace un tiempo, la marquesa de Griñón ha utilizado su silla del programa para revelar algunos detalles desconocidos de su vida privada y anécdotas relacionadas con su familia. En esta última ocasión, la socialité, a colación del tema que estaban tratando, relató un episodio de su niñez.

Hablando sobre si es adecuado que los padres lleven a sus niños a sitios determinados o no, Tamara Falcó ha desvelado una anécdota que tiene como protagonista a Isabel Preysler y a Miguel Boyer. "Para que no molestásemos al resto del avión, mi madre nos daba unas gotitas. Una vez, viajamos a Marbella. Cuando nos íbamos a bajar del tren nos dimos cuenta de que no había forma de despertar a Ana (Boyer). Empezaron a golpearla para ver si reaccionaba y nada", ha comenzado relatando la socialité sobre el método poco convencional que utilizaba la "reina de corazones" para que sus hijas se quedasen durmiendo.

Tamara Falcó, Isabel Preysler y Ana Boyer en la boda de su estilista.
Tamara Falcó, Isabel Preysler y Ana Boyer en la boda de su estilista.@tamara_falcófreemarker.core.DefaultToExpression$EmptyStringAndSequenceAndHash@595c8ac0

Y es que, según ha revelado Tamara Falcó, Miguel Boyer suministraba a la socialité y a su hermana Ana un fármaco que les podría tranquilizar. Aunque una vez, por error, se equivocó con la dosis. "Fue entonces cuando mi madre le preguntó al tío Miguel cuántas gotas le había dado. Le dijo que "las que me habías dicho, 18". Pero no tenía que haberle dado 18, eran 8", ha señalado la mujer de Íñigo Onieva. No sabemos si a la madre de la marquesa de Griñón le habrá sentado muy bien que Tamara haya relevado uno de sus métodos poco convencionales que utilizó en el pasado para hacer más llevadores los viajes con sus hijas pequeñas. Aún así, ha sido una anécdota que ha dado mucho de qué hablar y que no dejó indiferente a nadie.