Gente

La cúpula del Trueno: dos mujeres entran, una sale

Las vicepresidentas del gobierno de Economía Nadia Calviño y Trabajo Yolanda Díaz,
Las vicepresidentas del gobierno de Economía Nadia Calviño y Trabajo Yolanda Díaz, FOTO: Chema Moya EFE

Pulso con Nadia Calviño, con Sánchez, con Garamendi: Yolanda Díaz, la Purísima de la Izquierda, debe de tener el brazo izquierdo de Terminator. Además, pulsos con los grupúsculos más allá del PSOE para formar el nuevo Frente Popular. Como buena alquimista al estilo de Flamel o Paracelso, quiere fundir todo el rojerío y transformarlo en la piedra filosofal que le dé el oro electoral. Muchos pulsos, pero gana en atención mediática el que mantiene con Nadia por la derogación de la reforma laboral. Ha dicho el profeta Pablo Iglesias que eso es algo (la derogación) que «ya está ganado». Paolo Gentiloni, comisario europeo de Economía, ha pedido que la reforma «no debilite a las empresas españolas». Si al final se hace lo que quiere Pedro Sánchez, y lo que quiere Él es lo que quiere la UE, todo el ruido de ahora mismo es pura cohetería, fuegos artificiales para animar a los espectadores de la pista central del circo, que gustan mucho de ruidos y contiendas. Cuánto esfuerzo para nuestro divertimento, deberíamos ser más agradecidos. El árbitro de estas justas entre vicepresidentas es Él, que un día está por la derogación, con Yolanda, y otro día por pactar o acordar con la patronal, con Nadia. Sabe que estos vaivenes son también muy del agrado del personal amante del misterio y las adivinanzas, pero son cada vez más los que prefieren que Nadia y Yolanda compitan como en «El juego del calamar» o al menos al estilo de la Cúpula del Trueno de «Mad Max»: dos mujeres entran, una sale. Esto sí que entusiasmaría al público del circo: ver de una vez quién es la Puta Ama al estilo de la cantante Tina Turner.