MENÚ
martes 18 diciembre 2018
22:34
Actualizado
Domótica: tecnología al servicio del hogar
Domótica: tecnología al servicio del hogar

Hablemos de futuro Powered by Santander

Domótica: tecnología al servicio del hogar

  • Domótica: tecnología al servicio del hogar

Un repaso por los principales fabricantes y algunos sorprendentes productos que convierten nuestra casa en un hogar inteligente, y por menos precio de lo que se podría pensar

Madrid.

Tiempo de lectura 8 min.

13 de noviembre de 2018. 14:32h

Madrid. 26/10/2018

La casa inteligente ha sido durante años un atractivo argumento para las películas de ciencia ficción, el invitado estrella en las ferias de robótica o la excusa perfecta para esa noticia “tecnológica” que cierra los informativos de televisión con una sonrisa en el espectador.

Hoy es mucho más que eso, gracias al trabajo de grandes multinacionales radicadas en Asia, Europa y Norteamérica, y al empeño de una serie de startups (también en España) repletas de ideas brillantes y, sobre todo, convencidas de que la domótica tiene que ser buena, bonita y barata. Porque esta última es, precisamente, una de las claves por donde pasa el futuro de la domótica: que sea una tecnología al alcance de todos los bolsillos.

Antes de repasar los sistemas domóticos que están ya en el mercado, empecemos por el principio. ¿Qué es la domótica? Según la Asociación Española de Domótica e Inmótica (CEDOM), es “el conjunto de tecnologías aplicadas al control y la automatización inteligente de la vivienda, que permiten una gestión eficiente del uso de la energía y que aportan seguridad y confort, además de comunicación entre el usuario y el sistema”.

Ahorro, seguridad y comodidad, los tres principios de la domótica doméstica

Por tanto, una “casa inteligente” no es solo aquella que ahorra esfuerzos a inquilinos, como subir y bajar persianas, encender y apagar luces o pasar el aspirador, sino la que aglutina tres ingredientes básicos: reducir el gasto en energía, hacer la casa más segura y eliminar obstáculos innecesarios.

El ahorro energético se consigue gestionando de una forma racional la luz, la temperatura, el agua caliente y los electrodomésticos. Las nuevas aplicaciones, por ejemplo, aprenden mediante sistemas de inteligencia artificial y machine learning cuáles son los hábitos de consumo de los habitantes del domicilio, para ajustar así el gasto y aprovechar las tarifas horarias de menor coste.

En el campo de la seguridad, los avances van desde las tradicionales cámaras de vigilancia -cada vez más sofisticadas- hasta los detectores de intrusos que bloquean de forma automática todas las puertas y ventanas, pasando por sistemas de simulación dinámica de presencia o el seguimiento monitorizado de personas, animales y bienes. Las empresas domóticas se han adentrado también en diseñar alarmas que detectan averías eléctricas, fugas de gas, incendios o inundaciones y alerta al propietario ante cualquier incidencia en el hogar.

Además, las casas inteligentes son especialmente útiles para personas dependientes o con escasa movilidad, gracias a sistemas de tele-asistencia cada vez más eficaces y a un descenso considerable de las tareas cotidianas.

Los 2.000 objetos de Amazon

¿Ejemplos concretos? Muchos y muy variados. Recientemente, Amazon presentaba su tienda virtual de domótica, en la que incluía hasta 2.000 objetos “inteligentes” divididos por categorías (iluminación, climatización, vigilancia y seguridad, entretenimiento y conectividad, pequeños electrodomésticos, jardín y garaje y “otros”).

De entre los grandes fabricantes se pueden destacar el omnipresente Google (con el asistente Google Home encabezando las listas de deseos), los pujantes Xiaomi, Samsung o LG o fabricantes de electrodomésticos convencionales con fuerte presencia en el campo del ahorro energético, como Bosch, Liebherr, Miele o Siemens. También en España hay marcas con catálogos de productos interesantes, como Loxone o Wattio, en los que se pueden encontrar soluciones a necesidades concretas.

La propia patronal del sector, por último, tiene su propio estudio de mercado que puede ser interesante para aquellos que quieran implicarse a fondo en este campo.

Decálogo de productos eficaces, cómodos y (algunos) asequibles

1. El portero automático inteligente. Empecemos por la puerta, una de las partes de la casa donde más se ha implicado la domótica. Un ejemplo es el sistema elaborado por la startup Dood, que permite acceder al domicilio controlando la apertura de puertas desde cualquier smartphone a través de una app. La propuesta fue elegida como el mejor proyecto del Cantabria Explorer Space, un espacio impulsado por Banco Santander.

2. Cámaras de vigilancia conectadas vía wifi y que graban de forma permanente el interior. Se pueden usar también como formato de videovigilancia para bebés o mascotas, como este modelo a la venta por 129 euros.

3. Un termostato para ahorrar. Conectado también vía wifi, permite rebajar la factura de la caldera o la calefacción. Se controla desde el móvil y se activa o desactiva dependiendo de la ubicación de los habitantes de la casa y la temperatura interior y exterior de la vivienda. Un ejemplo es este modelo recomendado por los expertos de adslzone.

4. Enchufes con temporizador y control remoto. Pueden encender y apagar los electrodomésticos a distancia, ya sea para ahorrar o simplemente para dar la sensación de que la casa está ocupada. Además, se pueden programar para que dos electrodomésticos (por ejemplo, la Smart TV y los altavoces) se enciendan a la vez. Hay muchos modelos, y algunos no muy caros.

5. En la misma línea, otro producto cada vez más popularizado es el de las bombillas inteligentes. Se activan desde el Smartphone y suponen un ahorro en la factura de la luz.

6. “Comida a punto de caducar”. La domótica se deja sentir especialmente en los electrodomésticos inteligentes (neveras, hornos, lavavajillas, lavadoras...), que incluyen cada vez más funcionalidades. Uno de los últimos ejemplos, y más llamativos, es la FridgeCam, un dispositivo que envía alertas cuando caduca la comida o falta algún producto en el frigorífico. Cuando así ocurre, y que envía fotos al móvil para hacer la lista de la compra. Se puede adquirir por 150 euros.

7. Un escáner en el cubo de la basura. Por un precio similar a la FridgeCam, esta otra cámara, Genicam, escanea el código de barras de los productos que desechamos y los añade automáticamente a la lista de la compra.

8. Persianas a golpe de clic. Es uno de los clásicos de la domótica doméstica. Hay muchos modelos, como este fabricado por Fibaro.

9. Para terminar el día, este “detector de ronquidos” (y de malas posturas, y pies destapados, y sueño intranquilo...), que adapta la postura del colchón o incluso calienta los pies para evitar que tengamos que despertarnos a mitad de la noche (o quien duerme junto a nosotros) por cualquier incomodidad.

10. Y, por supuesto, un altavoz inteligente en casa. Seguramente habrás oído hablar mucho de ellos. Quizás, hasta tengas ya uno en una repisa del salón o esté al caer en el próximo Black Friday. Estos asistentes personales, como los de Google o Amazon, hacen más inteligente cualquier casa convencional.