«He ido a un colegio de chicos y no he salido raro»

Canalda reflejado en el espejo en una imagen que realizó él mismo y que se puede ver en su blog
Canalda reflejado en el espejo en una imagen que realizó él mismo y que se puede ver en su blog

- ¿Qué opinión le merece que el anteproyecto de Ley de Igualdad de Trato y no discriminación que prepara el Gobierno trate de restringir los conciertos a los colegios de educación diferenciada?
– Es una ley más que se saca y no sé para qué. Creo que esto es una cuestión más educativa que de leyes. El que haya colegios que eduquen a chicos y chicas en aulas separadas no me parece discriminatorio. Yo me eduqué en el colegio Maravillas de Madrid, que cuando yo estudiaba era de chicos, y no he salido rarito. Hay padres que quieren elegir para sus hijos una educación diferenciada y ése es un modelo educativo como otro cualquiera que a los padres les puede o no gustar. Tiene que haber libertad de elección. Es injusto quitarles el concierto.

– ¿A favor o en contra de Educación para la Ciudadanía?
–Los tribunales son los que al final dan o quitan la razón. Es entendible el posicionamiento de los padres en algunos aspectos. Me he leído todos los manuales de la asignatura que se han publicado y los hay que son perfectamente asumibles y otros que no. A nivel personal, no tengo dificultad con los textos que se emplean en el colegio de mis hijos, pero admito que haya padres que no estén de acuerdo con algunos contenidos. Si en el centro al que van mis hijos hubiera visto libros de texto de según qué editoriales hubiera puesto el grito en el cielo. Nos tiene que hacer reflexionar por qué una asignatura como esta genera problemas entre la población.

– Entonces, ¿cree que debe suprimirse?
– No es un invento de España, viene de Europa. En todos los Estados tiene que haber una asignatura en la que se enseñe que tiene que haber unos valores básicos de convivencia. Lo que creo que está mal planteado es el contenido, porque si en algún sector de la población genera rechazo total y en otra no, es que está mal hecho.
Si la asignatura tuviera unos contenidos razonables no debería plantear ningún tipo de problema. Ahora bien, a esos padres que no apoyan determinados contenidos hay que darles todo el apoyo del mundo.

–¿Los padres tienen la culpa de las malas acciones de los hijos?
– Mi mujer siempre pone un ejemplo muy gráfico: hay niños «cuadrados» y niños «redondos». Los «redondos» son esos a los que tú les das pequeños empujones en la vida y van rodando y los «cuadrados» son esos que desde el momento en que nacen tienes que estar siempre detrás de ellos para que avancen. Los padres tenemos que ocuparnos de esos niños que tienen más problemas.