MENÚ
lunes 15 julio 2019
08:52
Actualizado

Venecia se pone seria con el drama de la inmigración y la adicción al sexo

El Festival de cine de Venecia mostró hoy su cara más seria en su quinto día de competición, con dos filmes duros e interesantes sobre el drama de la inmigración y la hipocresía que todos mostramos frente a ella en "Terraferma" y sobre la adicción al sexo en "Shame".

  • El director británico Steve McQueen posa junto al actor germano irlandés Michael Fassbender y la guionista Abi Morgen el pase de fotografía de su película "Shame"
    El director británico Steve McQueen posa junto al actor germano irlandés Michael Fassbender y la guionista Abi Morgen el pase de fotografía de su película "Shame"
El Cairo.

Tiempo de lectura 4 min.

04 de septiembre de 2011. 18:30h

Comentada
El Cairo. 4/9/2011

Dos historias muy diferentes, igual de bien resueltas cada una pero que pisan terrenos muy conocidos en ambos casos, lo que elimina el factor sorpresa tan valorado en los festivales.

En el caso de "Shame" (vergüenza) ratifica al británico Steve McQueen como el excelente director que se dio a conocer en 2008 con "Hunger". Repite como protagonista el alemán Michael Fassbender, que desde entonces ha tenido una carrera fulgurante y que en "Shame" da vida a Brandon, un adicto al sexo que sólo busca relaciones esporádicas con prostitutas, mujeres que conoce en bares o a través de internet.

Un filme que sin embargo el director considera que es político, al igual que su ópera prima.
"'Hunger' era un filme político, pero 'Shame' también lo es (....). Cuenta la historia de un hombre libre y de cómo el exceso de libertad puede al final encarcelarle".

En este caso esa cárcel es el sexo, pero es algo que puede aplicarse a cualquier otra adicción, como las drogas o el juego, explicó hoy McQueen en la rueda de prensa de presentación de esta película que opta al León de Oro.

Brandon es un personaje que, pese a todo, "no está lejos de la mayoría de nosotros", reflexionó el realizador, cuyo cine se centra en la gente, en los diferentes tipos de necesidades que tienen en cada lugar del mundo.

De ahí que en este caso fuera importante que la acción se situara en Nueva York, la ciudad "del exceso y del acceso" a todo, ininterrumpidamente durante 24 horas. Una película que hubiera sido difícil hacer sin Fassbender, como reconoció el director, que calificó su colaboración de "increíble".

Sobre su trabajo, el actor alemán -que ayer presentó también en competición "A dangerous method", de David Cronenberg- quiso restar importancia a las múltiples escenas de sexo que hay en la película. "Lo más importante es que todo el mundo implicado se sienta tan bien como sea posible, de forma que no tengas que hacer demasiadas tomas".

Junto al alemán, la actriz Carey Mulligan tiene un estupendo papel secundario, el de su hermana. Una joven cantante con tendencias suicidas y que protagoniza, cantando "New York New York" al estilo blues, una de las más bellas escenas de la película.

Y frente a la frialdad de "Shame", el drama y la pasión italiana en la primera de las tres películas a concurso del país anfitrión, "Terraferma" (tierra firme), de Emanuele Crialese.
Una historia muchas veces contada de la hipocresía con la que todos nos enfrentamos al problema de la inmigración ilegal, un problema que afecta especialmente a países como Italia y España.

En una pequeña isla de Sicilia, donde sus habitantes sobreviven a duras penas con la pesca y la visita de turistas, la llegada de los inmigrantes ilegales en pateras supone un dilema moral entre la necesidad de ocultarlos a la vista de los turistas y la de ayudarles, como manda la ley del mar.

Una película en la que el director comenzó a pensar cuando en 2009 leyó una información sobre una tragedia en una patera en Lampedusa, que pasó tres semanas a la deriva sin que ningún barco ayudara a las 79 personas que estaban a bordo y de las que 73 murieron.

Una de las supervivientes, Timnit T. representa en la película a una de esas personas que se lanza a un viaje con pocas posibilidades de éxito para poder conseguir una vida mejor.
"Vi su foto en el periódico, con un montón de gente a su alrededor. Había atravesado un infierno. Y tenía una mirada, una sonrisa, de una persona que parecía haber llegado al paraíso", explicó Crialese.

El director consiguió localizarla meses después e inventaron juntos una historia que funcionara en el cine y que es "Terraferma", en la que Crialese quería ante todo mostrar "su grandísima dignidad y la grandísima lección de vida" que dan estas personas.

Es una película sobre el gran problema de dirección moral que existe en la actualidad. "Hoy, la mayor parte de las personas han perdido esa moralidad" y desvían la vista ante una tragedia que se está produciendo a su alrededor, resaltó.

Una película que trata de lanzar un rayo de esperanza pero que no cae en la complacencia. Porque, como dice la canción que cierra la historia, "Le vent l'emportera". (El viento se lo llevará).

Últimas noticias