Matas se acoge a su derecho a no declarar sobre el caso Nóos

El expresidente balear Jaume Matas se ha acogido hoy a su derecho a no declarar ante el juez del caso Palma Arena sobre su papel en la contratación del Instituto Nóos, investigado por supuesto desvío de fondos públicos, para organizar unos foros que costaron 2,3 millones de euros a las arcas autonómicas, han informado a Efe fuentes jurídicas.

Matas ha aportado esta mañana una declaración escrita al juez instructor, José Castro, en la que defiende la legalidad de los contratos que formalizó el gobierno balear que presidió (2003-2007) con el instituto presidido por Iñaki Urdangarin.

A su salida de los Juzgados de Vía Alemania de la capital balear, Matas ha dicho a los periodistas que hace dos años ya declaró por el caso Palma Arena ante el juez y que se reitera "íntegramente"en lo que dijo entonces. "Y no tengo nada más que decir", ha apostillado.

En aquella ocasión, Matas señaló que su función era estrictamente "política"y que el día a día, así como el modo de formalizar los contratos, correspondían a los responsables de cada organismo público, caso de José Luis "Pepote"Ballester, ex director general de Turismo.

Una hora antes de su cita judicial, a las 09.00 horas, Matas llegó a los Juzgados de Palma en un taxi en compañía de su abogado, Antonio Alberca, y de inmediato se introdujo en el edificio judicial.

José Castro, titular del Juzgado de Instrucción 3 de Palma, había citado a Matas como imputado a las diez de la mañana dentro de la pieza del caso en la que se investigan los supuestos delitos de falsedad documental, prevaricación, fraude a la Administración y malversación de caudales públicos en torno al instituto que fue presidido por Iñaki Urdangarin.

Nóos organizó para el Ejecutivo balear los dos eventos de turismo y deporte Illes Balears Fórum en virtud de sendos convenios de 1,2 y 1,1 millones firmados con el Govern balear.
Hace unos días, el juez Castro accedió a la suspensión de la declaración de Diego Torres, exsocio de Iñaki Urdangarin en el Instituto Noós, prevista para la próxima semana, y se quejó de su falta de seriedad ya que fue él el que pidió hace unos meses declarar de forma voluntaria.

El letrado había pedido al juez la suspensión de su declaración amparándose en la supuesta presión mediática que sufre estos días.