El nivel del mar podría subir hasta un metro antes de final de siglo

Según las conclusiones expuestas por varias universidades en el Congreso Científico Internacional sobre Cambio Climático de Copenhague, el nivel del mar podría subir hasta un metro antes de que acabe el siglo, el doble de lo estimado en el último informe mundial de la ONU.

La subida del nivel del mar debido al cambio climático causará en las próximas décadas la pérdida de miles de tesoros arqueológicos situados en zonas costeras de todo el mundo, según un estudio científico que pide que se actúe para salvarlos.

 El estudio, publicado en la revista estadounidense "Journal of Coastal Conservation", es el resultado de la investigación de los arqueólogos Torben Rick, de la Institución Smithsonian de Washington, Leslie Reeder, de la Universidad Metodista del Sur, y Jon Erlandson, de la Universidad de Oregón.
 
Los investigadores se basaron en el caso del canal de Santa Bárbara, en California, para desarrollar, a partir de factores cuantificables como el cambio histórico en las líneas costeras, la inclinación de la costa o la acción de las olas, un modelo científico para medir la vulnerabilidad de los sitios arqueológicos.

En el canal californiano, que acoge desde restos de grandes ciudades hasta pequeños fragmentos de conchas milenarias, encontraron una pauta creciente de degradación que ha aumentado en cada generación.

A raíz de ese modelo, y ante la imposibilidad de salvar todos los sitios arqueológicos del mundo, los expertos piden que se desarrolle un índice de los lugares expuestos a mayor riesgo, para buscar la manera de preservarlos.

"Necesitamos encontrar formas de actuar. Al cuantificar la vulnerabilidad de los lugares con más riesgo de destrucción, hemos dado un primer paso para mitigar la pérdida de datos arqueológicos y del patrimonio cultural que contienen", dicen los investigadores en el estudio.

Los arqueólogos también subrayan la amenaza adicional que supone el desarrollo urbano contemporáneo, que tiende a situarse en las costas, mermando en muchas ocasiones zonas arqueológicas que nunca han sido excavadas.