Campeón por aplastamiento

Aunque el Power Electronics dio mucha mejor imagen en la final de la Supercopa ante el Regal Barcelona que el Real Madrid en semifinales, la diferencia entre ambos equipos también fue abismal. Si ante los blancos el equipo de Pascual llegó a dominar por 40 puntos, «sólo» fue de 20 (57-37 en el tercer cuarto y el 83-63 final) la renta que alcanzó ante los valencianos. Pero la realidad del partido es que el equipo de Hussein nunca entró en juego y la superioridad azulgrana fue total.

La Razón
La Razón FOTO: La Razón

Curiosamente, fue el Valencia el que empezó dominando con la canasta inicial de Richardson. Pero, a partir de ahí, el rodillo barcelonista se puso en marcha. Diez puntos seguidos de Juan Carlos Navarro, proclamado Jugador Más Valioso, situaron el 14-4 en apenas tres minutos. El Barça se mostró muy lúcido atacando y en menos de seis minutos ya llevaba 26 puntos.

Pero como hizo ante el Madrid, el conjunto azulgrana cimentó su victoria en una gran defensa, dejando al Power Electronics en 8 puntos en el segundo cuarto, como mejor ejemplo. El conjunto de Hussein mostró algo más de orgullo que el equipo de Messina y gracias al rebote ofensivo (14 por 8 del rival) evitó que el marcador se ampliara demasiado. En otras circunstancias, con las diferencias rondando los 15 puntos en el tercer cuarto, el partido podría haber tenido más emoción, pero la superioridad azulgrana no dejaba lugar a dudas.

El Barça quiso llevarse su tercera Supercopa ACB por la puerta grande y mantuvo a sus titulares y la intensidad hasta el minuto final. Navarro, que acabó con 22 puntos y 23 de valoración, se marchó ovacionado por el Buesa Arena. Hasta Ndong se apuntó a la fiesta tirándose su primer triple desde los 6,75, que entró limpiamente en la canasta valenciana. Después de la decepción que supuso la derrota en la final de la liga ACB la temporada pasada, el Barça parece que vuelve por sus fueros y ha empezado con fuerza la temporada, situándose como máximo favorito en todas las competiciones que dispute.