MENÚ
lunes 26 agosto 2019
01:01
Actualizado

Rubalcaba ignora al Constitucional

El candidato promete «blindar» las leyes refrendadas por los ciudadanos para que el TC no pueda modificarlas, como ocurrió con el Estatut

  • Entre Chacón y Rubalcaba son todo abrazos y mimos.  Parece que fue ayer cuando ambos aspiraban a ocupar el puesto de candidato del PSOE en las elecciones generales del 20-N.
    Entre Chacón y Rubalcaba son todo abrazos y mimos. Parece que fue ayer cuando ambos aspiraban a ocupar el puesto de candidato del PSOE en las elecciones generales del 20-N.
  • Rubalcaba propone una oficina antifraude fiscal que coordine inspecciones
    Rubalcaba propone una oficina antifraude fiscal que coordine inspecciones
Madrid.

Tiempo de lectura 4 min.

19 de septiembre de 2011. 10:10h

Comentada
Madrid. 19/9/2011

Que el PSC perdiera la Generalitat en 2010 por méritos propios no significa que el PSOE tenga alguna esperanza en repetir el resultado de 2008 en aquella comunidad. Si hubo una autonomía donde el deterioro y la falta de credibilidad del Gobierno se percibieron antes que en ninguna otra ésa fue Cataluña. El presidente que aceptaría todo lo que viniera de Cataluña –en alusión al Estatut que aprobará el Parlament–, el que cuestionó el concepto de la nación española, el que mayores cuotas de autogobierno concedió y el que más y mejor financiación otorgó al Govern, de repente, aparecía seriamente castigado en todos los sondeos que se realizaban en aquella parte de España que en 2008 dieron al PSOE el mejor resultado electoral en unas elecciones generales: 25 diputados y casi un 1.700.000 votos. Y si Cataluña fue clave hace cuatro años para que el Gobierno renovara su mayoría, el 20-N lo será para que el socialismo no se hunda. Dicho de otro modo: para que la derrota no sea humillante.
El Comité Electoral de Alfredo Pérez Rubalcaba confía en que el electorado catalán que vota más PSOE en generales que PSC en autonómicas mantenga esa tendencia. De lo contrario, los socialistas se enfrentarán, tras las generales, a una larga travesía del desierto. Así las cosas, Rubalcaba ha decidido buscar hasta el último voto en Cataluña y de ahí que los dos últimos días haya dedicado su agenda por completo a intentar recuperar la confianza perdida. ¿La estrategia? Poner el acento en asuntos como la lengua, el Estatut y la autonomía del PSC respecto al PSOE.  Y si el domingo defendía la inmersión lingüística, ayer sorprendía con una novedosa propuesta: una modificación legal para evitar que el Tribunal Constitucional (TC) pueda volver a modificar una ley  refrendada por los ciudadanos, como ocurrió con el Estatut. «Igual que no es razonable que un impuesto se pague dos veces, no puede ser que se cambie una ley aprobada en referéndum por los ciudadanos», dijo asumiendo así la tesis del nacionalismo catalán.   Las palabras de Rubalcaba sonaron a una segunda edición en versión libre de aquel «aprobaré lo que salga del Parlament» que proclamó un día Zapatero y tantos disgustos le acarreó en el resto de España. El candidato del PSOE, que participó en un desayuno organizado por «El Periódico de Catalunya» en Barcelona, lamentó que el Estatut tuviera un resultado agridulce: «La parte positiva es que ahora Cataluña tiene más   autogobierno, y la negativa es que la reforma no ha cumplido uno de sus objetivos, un esquema de relaciones que superara   alguno de los escollos entre Cataluña y el resto de España».
Pero no fue el único asunto que Rubalcaba puso sobre la mesa de debate, sino también las relaciones entre el PSC y el PSOE, para defender que el primero cuente con voz propia en el Parlamento nacional cuando se hable de asuntos sobre Cataluña. Al menos, añadió, informa Ep, que no era él, pero ha dicho que no es el momento procesal oportuno para analizar un posible voto diferenciado del PSOE. Lo dijo en presencia de José Montilla; la ministra de Defensa, Carme Chacón, y el alcalde Lérida, Ángel Ros, quien se ha postulado para liderar el partido en Cataluña y quien, junto al edil de Sabadell, Manuel Bustos, ha planteado la posibilidad de que los diputados del PSC, en determinados asuntos, puedan votar distinto que los del PSOE. Eterno debate.
Rubalcaba, que aprovechó la presencia de Chacón para decir que contaría con ella en un hipotético Gobierno presidido por él,  defendió que es a los socialistas catalanes a quienes corresponde debatir la petición de tener grupo propio en el Congreso. No obstante, ha asegurado que él es partidario de que el PSC pueda hacer visible su opinión en el Parlamento cuando se tratan asuntos de Cataluña. «Otra cosa es cómo se articula esa visibilidad».


Recurso para anular la suspensión de la sentencia a favor del español
Las familias que piden una educación bilingüe para sus hijos presentarán hoy, a través de Convivencia Cívica Catalana (CCC), un recurso que tiene como objetivo anular la suspensión cautelar del Tribunal Superior de Justicia de Cataluña (TSJC) sobre el fallo dictado por el mismo tribunal, que daba de plazo a la Generalitat hasta el 2 de noviembre para equiparar el castellano con el catalán en la escuela. El Govern recurrió y consiguió la moratoria. El recurso de los padres indica que el Govern «está haciendo un claro uso fraudulento de las normas procesales, buscando conseguir un fin injusto», en referencia al incumplimiento del fallo del TSJC por parte de Educación, informa Joan Planes.


LA IMAGEN
Entre Chacón y Rubalcaba son todo abrazos y mimos.
Parece que fue ayer cuando ambos aspiraban a ocupar el puesto de candidato del PSOE en las elecciones generales del 20-N. Ahora  se les puede ver así de cariñosos durante la precampaña del candidato en Cataluña. Los votos han conseguido que donde antes había rivalidad ahora sean todo arrumacos

Últimas noticias