Por Obama

La Razón
La RazónLa Razón

No lo dudo. Deseo el triunfo de Obama. El Sueño Americano realizado al fin. Triunfo también de los dos hermanos Kennedy asesinados y del también sacrificado Martin Lutero King. Deseo el triunfo de Obama porque al fin, los que ponen en duda la libertad de la única nación del mundo que siempre ha sido demócrata, tendrán que callarse por un tiempo. Deseo el triunfo de Obama porque los Estados Unidos de América pedían a gritos su transición política. Deseo el triunfo de Obama porque es negro. Deseo el triunfo de Obama -y aquí me van a perdonar los impulsos personales-, porque me cae más simpático que McCain, al que mucho respeto, por otra parte. Y deseo el triunfo de Obama por la decepción que se van a llevar todos nuestros progres de «Visa Oro», e incluso los de «Visa» normal y los de la tarjeta «4B», cuando adviertan que el nuevo Presidente afroamericano de los Estados Unidos modificará más el envoltorio que el contenido de la política internacional americana. Deseo el triunfo de Obama porque los bobos de por aquí creen que un demócrata americano equivale a un socialista español, cuando en realidad un demócrata de los Estados Unidos se mueve por ámbitos largamente más conservadores que el votante más conservador del Partido Popular. Deseo que triunfe Obama porque escalonadamente, con mucho tiento y prudencia, ha anunciado la salida de Iraq de las tropas norteamericanas. Lo que nadie sabe es que esa prudencia puede prolongarse durante todo su mandato. Y que va a fortalecer la presencia militar americana de Afghanistán, el auténtico avispero. Deseo el triunfo de Obama, porque va a seguir, como McCain hubiera hecho, combatiendo contra el terrorismo internacional, el terrorismo islámico, persiguiendo a Osama Ben Laden, y enfrentándose a las tiranías comunistas y populistas que se mantienen y crecen en América. El que piense que Obama va a abrazar a los Castros, chicolear con Chávez o alcanzar acuerdos con Evo Morales, es un ingenuo. Y lo bueno, de ahí mi deseo, es que ya no tendrán nuestros progres profesionales la excusa de Bush. Bush desaparecerá del mapa camino de su rancho, y será Obama, el realizador del Sueño Americano, el primer Presidente negro de los Estados Unidos, el que demostrará a la estúpida izquierda española, esa puta tonta, que existen los matices, pero que el contenido no se toca. Deseo que triunfe Obama, para que se enteren nuestros socialistas que insultar a la Bandera de los Estados Unidos hiere por igual a demócratas que a republicanos, porque en aquella gran nación, blancos y negros, descendientes de ingleses, holandeses, españoles, italianos, kenyatas o chinos, y hasta los biznietos de los vascoespañoles que pastorean ovejas en las planicies de Idaho, se unen en el amor hacia los símbolos de su Patria, y de su libertad, y de su sentido de ser, y hasta de sus defectos. Deseo el triunfo de Obama porque después de un largo período de Gobierno republicano, la balanza del equilibrio aconseja la llegada al poder de los demócratas. Deseo el triunfo de Obama porque, si bien no recibirá con los brazos abiertos a Zapatero en la Casa Blanca, sí al menos aliviará las tensiones actuales, y será bueno para España y nuestro futuro. Y deseo, al fin, el triunfo de Obama porque la excusa «Bush» dejará de ser el único argumento, y sin ese único argumento, los tontos de por aquí van a permanecer mudos durante un largo período de tiempo. Y todos descansaremos de ellos.