Escándalo en Serbia: el vídeo que muestra el soborno de un espía ruso a un militar

En las imágenes, autentificadas por Belgrado, un exagregado militar de Moscú entrega una bolsa llena de billetes a un miembro de las Fuerzas Armadas del país en un coche

Regional Meeting Western Balkans
El presidente serbio, Aleksandar Vucic, ha ordenado abrir una investigación sobre el presunto soborno a un ofical de sus Fuerzas ArmadasGEORGI LICOVSKIEFE | EFE

El presidente serbio, Aleksandar Vucic, ha ordenado una investigación sobre un videoclip que supuestamente muestra a un oficial de inteligencia ruso entregando dinero a un hombre serbio, en un incidente que podría tensar las relaciones bilaterales, habitualmente cordiales entre Moscú y Belgrado.

Un periodista de investigación radicado en Bulgaria, Christo Grozev, dio a conocer en su cuenta de Twitter este pasado fin de semana que el clip, publicado en YouTube, mostraba al agregado militar asistente en la embajada de Rusia en Belgrado reuniéndose con un agente serbio en una operación encubierta.

Grozev dijo que una vez obtenidas las imágenes, usó el software de reconocimiento facial de Microsoft para identificar al hombre ruso, que usa una chaqueta de cuero negro. Se trataría del ex agregado militar adjunto de Rusia en Belgrado Gueorgui Kleban.

https://www.youtube.com/watch?v=yawNh1SwYts

https://twitter.com/christogrozev/status/1196184389656424450

El vídeo muestra a los dos hombres saludándose en Belgrado, bebiendo cerveza e intercambiando bolsas de plástico. El serbio, cuyo rostro está oscurecido, se sienta después en un automóvil, saca un sobre de la bolsa y cuenta los billetes que contiene.

Tras la decisión del presidente de ordenar una investigación, la primera ministra de Serbia, Ana Brnabic, dijo al diario "Blic": "Si esto resulta ser cierto, sería un asunto serio y un problema para nosotros". Sobre todo porque la Agencia de Seguridad e Información de Serbia (BIA) confirmó la autenticidad de la grabación, según ha informado la agencia estatal de noticias Tanjug.

Tanjug agregó que se hará pública más información después de que el Consejo de Seguridad Nacional de Serbia se reúna este jueves. La oficina del ministro serbio del Interior, Nebojsa Stefanovic, añadió que había viajado a Moscú para conversar sobre "desafíos de seguridad" y "cooperación en la lucha contra el crimen" con el jefe del Consejo de Seguridad de Rusia, Nikolai Patrushev. No dijo si el viaje estaba relacionado con el vídeo.

Dependencia total de Moscú

Rusia no ha hecho referencia al escándalo hasta hoy. Y lo ha hecho quitándole importancia, mostrándose convencida de que "nada puede afectar" a la "especial relación" con Serbia, a pesar de la indignación que ha provocado la difusión del vídeo.

"Estamos convencidos de que Rusia y Serbia mantienen una relación tan especial, de socios, hermanos y aliados, que nada puede afectarla", ha dicho el portavoz del Kremlin, Dimitri Peskov, en una rueda de prensa. Peskov ha admitido, no obstante, que "todavía es necesario esclarecer el incidente", según informa la agencia de noticias rusa Sputnik.

El escándalo se desató el miércoles cuando el portal de noticias Blic publicó un reportaje con imágenes del ex agregado militar ruso Gueorgui Kleban intercambiando bolsas con "un agente serbio de alto rango, un oficial".

Se da la circunstancia de que el presidente serbio, Alexander Vucic, tiene previsto visitar Moscú el próximo 4 de diciembre. El mes pasado, Sergey Naryshkin, jefe del Servicio de Inteligencia Exterior de Rusia (SVR), dijo que los dos países estaban realizando "operaciones mutuas complejas" para proteger sus intereses externos, sin dar más detalles.

Rusia y Serbia, ambos países eslavos, con mayoría ortodoxa, tienen fuertes lazos políticos, culturales y económicos. Moscú respalda a Belgrado al negarse a reconocer la independencia de Kosovo, una antigua provincia serbia.

Las fuerzas armadas de Serbia utilizan tecnología rusa, aviones de combate y tanques. Serbia adquirió recientemente el sistema de armas antiaéreas de Rusia Pantsyr, con el riesgo de sanciones de Estados Unidos. Serbia también depende del petróleo y el gas de Rusia, y la compañía petrolera local más grande, Naftna Industrija Srbije, es propiedad mayoritaria de la rusa Gazprom