Mubarak, el “faraón” que gobernó a espaldas de su pueblo

Perfil del hombre que marcó durante 30 años la historia de Egipto y Oriente Medio. Ascendió al poder con el asesinato de Sadat y en 2011, tras casi tres semanas de protestas surgidas en la plaza Tahrir de El Cairo, se vio obligado a renunciar

Hosni Mubarak, el último “faraón” de Egipto, ha muerto este martes a la edad de 91 años. Un expiloto de bombarderos que nunca esperó ser presidente. Pero el asesinato de su predecesor Anwar Sadat en octubre de 1981 durante un desfile militar, cuando estaba a su lado, precipitó su ascensión al poder. Pocos pensaron que lograría perdurar. Sin embargo, lentamente, sobreviviendo a los intentos de acabar con su vida, se convirtió en “Faraón”, presidiendo tres décadas de estancamiento y opresión y ofreciendo a su pueblo una opción: Mubarak o caos.

Muchos le creyeron, no solo en Egipto. Las administraciones estadounidenses lo agasajaron, y al Ejército más grande de Medio Oriente con miles de millones de dólares en agradecimiento por su lealtad al giro dado por Sadat con Israel. Pero fue su lucha contra los islamistas que mataron a Sadat lo que marcaría la represión de su largo mandato, la línea que definió su política.

Sin embargo, a la pregunta de cómo deberían ser gobernados los egipcios en el futuro, nunca tuvo una respuesta más allá de “Mubarak” y siempre se negó a designar a un sucesor. Washington esperaba que ganaría todas las elecciones que celebrara hasta su muerte, cuando su hijo Gamal podría sucederle.

Principios humildes

Mubarak era un piloto de la fuerza aérea de 24 años cuando el Ejército derrocó al rey Farouk en 1952. Hijo de un funcionario, nació Muhammed Hosni El Sayed Mubarak en la aldea de Kafr Musailha, en el Delta del Nilo, el 4 de mayo de 1928. Entonces Egipto todavía estaba bajo la dominio de Gran Bretaña, que controlaba el Canal de Suez.

Los detalles de su vida temprana son poco conocidos. Se licenció como piloto en 1950 y pasó más de dos años en la Unión Soviética una década después, entrenando para pilotar bombarderos. Cuando gran parte de la fuerza aérea fue aniquilada por aviones de combate israelíes en la Guerra de los Seis Días de 1967, fue nombrado jefe de la academia de la fuerza aérea, encargado de reconstruir el poder aéreo con que Egipto soñaba con devolver el golpe.

Como jefe de la fuerza aérea desde 1972, hizo exactamente eso, atacando a Israel en 1973. Sadat, que sucedió a Gamal Abdel Nasser en 1970, vio en Mubarak un leal subordinado y lo convirtió en vicepresidente en 1975. Ese cargo lo dejaría vacante Mubarak cuando llegó a lo más alto del poder para que nadie pudiera hacerle sombra.

Ya como presidente, Mubarak envió al Ejército a sofocar varios motines en la década de 1980, y también recompuso las relaciones con los estados árabes después de la paz de Sadat con Israel. En 1989, Egipto fue readmitido en la Liga Árabe, que trasladó su sede a El Cairo.

El dinero estadounidense le aseguró estabilidad y pudo actuar como mediador entre Israel y los palestinos a lo largo de los años. Sus políticas irritaron a muchos en el Medio Oriente. Después de que los islamistas de Hamás tomaran el control en la Franja de Gaza, adyacente a Egipto, en 2007, Mubarak respaldó el bloqueo israelí del territorio. La violencia de los islamistas en sus hogares, incluidos los ataques a lugares turísticos y centros hoteleros del Mar Rojo, siguió siendo una justificación para el estado policial.

En 1995, Mubarak sobrevivió a uno de varios intentos de asesinato cuando varios hombres armados islamistas dispararon contra su automóvil durante una visita a Etiopía. Una economía de mando diseñada bajo el socialismo árabe Nasser estaba a la zaga de los países con los que se comparó Egipto, como Turquía o Corea del Sur.

La población de Egipto casi se duplicó con Mubarak, pero un alto porcentaje de egipcios permanecieron sumidos en la pobreza extrema. Una bonanza económica impulsada por las reformas de mercado supervisadas por su hijo Gamal, enriqueció a algunos, pero la corrupción aseguró que la riqueza fuera a parar a la élite en torno al jefe de Estado, el Ejército y aquellos que encontraron el favor en el Partido Nacional Demócrata (NDP). Políticamente, también se habló de iniciar reformas durante su mandato, sobre todo cuando el expresidente de los Estados Unidos George W. Bush lo sugirió. Después de ganar una serie de referéndums de candidatos únicos que proporcionaron la base legal de su gobierno, Mubarak acordó disputar unas elecciones presidenciales en 2005. Pero la derrota de Ayman Nour, un abogado liberal que se atrevió a desafiarlo, no fue una sorpresa.

El principio del fin

Para 2010, el PND se sintió lo suficientemente confiado de su impunidad para reclamar el 90% de los escaños en unas elecciones parlamentarias en las que se prohibió la participación de los Hermanos Musulmanes. La indignación pública fue enorme, y hubiera remitido con el paso del tiempo, como lo había hecho antes, si no hubiera sido por el repentino éxito de un levantamiento en Túnez solo unas semanas más tarde, lo que también provocó protestas contra el gobernante de Egipto.

Al principio, Mubarak cedió poco terreno a los cientos de miles de manifestantes en la plaza Tahrir de El Cairo, confiado por la vacilación en las capitales occidentales para dejar caer a un fiel aliado como él. Solo cuando sus generales comenzaron a abandonarlo, temiendo que sus propios privilegios pudieran ser barridos, y los estadounidenses se pusieron del lado de la voluntad popular, cedió, al principio insistiendo en que se retiraría solo más tarde, pero finalmente voló a su retiro en el Mar Rojo. “Egipto y yo no nos separaremos hasta que me entierren en su suelo”, dijo.

Fue arrestado dos meses después. Su juicio comenzó en agosto de 2011, con la imagen de Mubarak en una jaula que dio la vuelta al mundo. El 2 de junio de 2012, justo antes de que el candidato de los Hermanos Musulmanes, Mohamed Mursi, ganara la presidencia, Mubarak fue encarcelado de por vida por conspirar para asesinar a los manifestantes, enviado a la prisión de Tora de El Cairo, aunque ocasionalmente se trasladó al elegante hospital militar Maadi cercano debido a sus problemas de salud.

Sin embargo, el tiempo en prisión sería corto, ya que otro militar, Abdel Fattah al Sisi, derrocó a Mursi al año siguiente. Cuando Al Sisi lanzó una ofensiva contra los Hermanos que, según los críticos, fue más severa que cualquiera de las protagonizadas por Mubarak, el caso contra el expresidente se retiró en 2014. Tres años más tarde, después de una apelación de la Fiscalía, el tribunal de apelaciones superior de Egipto lo absolvió, permitiéndole regresar a su hogar en el exclusivo barrio de Heliópolis de El Cairo, no lejos del palacio presidencial que había ocupado durante casi tres décadas. Reuters