EE UU prueba en humanos una vacuna para el coronavirus

El ensayo, en el que participan 45 personas, se prolongará durante seis semanas

Las primeras pruebas de la vacuna de coronavirus ya se han comenzado a testar en humanos. Concretamente, a un grupo de 45 voluntarios de Seatle. Esta es una de las consecuencias de la carrera contrarreloj que llevan a cabo las autoridades para lograr una vacuna cuanto antes para acabar con la pandemia y tratan de conseguir en apenas unos meses lo que normalmente se tarda más de un año. La primera dosis se administró a uno de los 45 voluntarios, todos ellos adultos sanos de entre 18 y 55 años de edad, que tomarán parte en este experimento a lo largo de seis semanas.

La vacuna se denomina RNA-1273 y ha sido desarrollada por científicos del Instituto Nacional de Alergia y Enfermedades Infecciosas (NIAID) y de la compañía de biotecnología moderna, información de los Institutos Nacionales de Salud (NIH, en inglés), que destacan en el proyecto de inoculación frente al coronavirus ha tenido resultados prometedores en animales.

Pero las intenciones de EE UU van más allá. Donald Trump está dispuesto a hacerse con la patente de la vacuna cueste lo que cueste. Su primera intentona ha fracasado, por lo que ahora trata de lograr la suya. Alemania anunció que trabajaba en una vacuna y cuando el presidente de EE UU se enteró quiso comprarla por 1.000 millones de dólares, pero la máxima mandataria germana Angela Merkel salió al paso para decir que “Alemania no se vende”. La compañía alemana CureVac espera comenzar pruebas entre junio y julio.

Aunque las primeras pruebas de la vacuna sean exitosas, su comercialización no sera inmediata y habrá que esperar unos meses, por lo que lo más importante para evitar la propagación sigue siendo la cuarentena.

Otras compañías se están preparando para comenzar sus ensayos. Inovio pretende comenzar el próximo mes con una docena de voluntarios en la Universidad de Pensilvania y un centro en Kansas City, después de hacer lo mismo en China y Corea del Sur. Sin embargo, el director del Instituto Nacional de Alergias y Enfermedades Infecciosas, Anthoy Fauci, advirtió que tomará entre 12 y 18 meses antes de que tengan una vacuna para administrar a los pacientes.

Trump reconoce la gravedad

Después de varias semanas de minimizar el problema, el presidente de EE. UU., Donald Trump, destacó la responsabilidad colectiva ante el coronavirus y reconoció que la crisis es grave e incluso “podría” provocar una recesión. “El momento en el que esto se disipe podría ser julio, podría ser agosto, o podría ser más tarde”, advirtió Trump.

Cinco estados, entre ellos Nueva York, anunciaron medidas estrictas para restringir el movimiento de sus ciudadanos ante el crecimiento exponencial del número de casos, que asciende a 3.487 en todo el país, con al menos 68 muertes.