Boicot a las presidenciales en Polonia por no garantizar la seguridad

El Parlamento vota hoy si se suspende la cita electoral del domingo por el Covid-19. Dos tercios de los polacos rechazan unos comicios por correo que darían la reelección al ultraconservador Duda

Presidential debate
El presidente polaco, President Andrzej (izda.), antes de participar en un debate electoral con el resto de candidatos a las presidenciales del domingoPAWEL SUPERNAKEFE

A tan solo tres días de las elecciones presidenciales la incertidumbre continúa en Polonia. El partido en el Gobierno, Ley y Justicia (PiS), buscará sacar adelante hoy la ley electoral que abre la puerta a celebrar los comicios por correo postal. Previstos para el 10 de mayo. Es la primera vez que el país se enfrenta a organizar, y en tiempo récord, unas elecciones por correspondencia.

La mayoría absoluta del PiS en el Sejm, la cámara baja del Parlamento aprobó el 6 de abril las medidas necesarias para que las elecciones se llevaran a cabo por correo. Esta ley pasó al Senado, donde la oposición tiene mayoría, aquí estuvo durante casi un mes donde terminó por ser rechazada. Ahora, la nueva ley está de nuevo en el Parlamento. Para salir adelante debe ser aprobada por mayoría absoluta, pero durante este mes la coalición que le daba esa mayoría al PiS se rompió. Porozumienie (Acuerdo), el partido político con el que ha formado un sólido Gobierno, no quiere celebrar comicios en medio de la pandemia por el Covid-19.

A pesar de ello, no ha declarado un voto negativo oficial de todo su grupo, por lo que las opciones para Jaroslaw Kaszynski, líder del PiS, siguen abiertas. A todo ello, hay que agregar que la presidenta del Sejm (PiS), puede retrasar las elecciones, algunos medios han especulado con que podrían celebrarse el 17 o 24 de mayo.

Desde hace un mes, las elecciones están siendo organizadas por Poczta Polska (Correos Polacos), dependiente del Gobierno, y no por el Comité Electoral Polaco, un órgano independiente y que hasta ahora se había encargado de organizar las citas electorales en el país. Según ha trascendido, las papeletas ya están impresas y el servicio de correos tiene acceso a los datos de millones de electores. De celebrarse las elecciones, los servicios postales deben movilizar a miles de carteros que entregarán en mano las papeletas para los cerca de 30 millones de electores.

La última encuesta de Ipsos para OKO.press dice que hasta un tercio de los polacos podrían abstenerse de votar en unas hipotéticas elecciones por correo. Dos de cada diez votantes de Małgorzata Kidawa-Błonskalo, principal candidata de la oposición, dicen que no votarán. Ha sido Kidawa, de Coalición Cívica, quien ha llamado al boicot. Mientras seis de cada diez electores del actual presidente declaran que votarían en unas elecciones por correo. El ministro de Sanidad, Lukasz Szumowski, aconsejó al gobierno a posponer dos años las elecciones a causa de la pandemia. Según cifras oficiales, Polonia tenía hasta ayer, 14.740 casos positivos de Covid19 y 733 fallecidos.