¿Fronteras abiertas o cerradas?: Cómo y cuándo viajar por Europa este verano

Los distintos gobiernos ultiman los preparativos para recibir a miles de turistas y salvar parte de la temporada

Grecia inicia esta semana su preparación para acoger a miles de visitantes europeos
Grecia inicia los preparativos para acoger a miles de visitantes europeos a partir del 1 de julio VAMOS A GRECIA

Las prisas por reabrir las fronteras europeas y salvar al menos en parte la temporada turística están acelerando los planes de los gobiernos para hacerlo de la manera más ágil y segura posible. El resultado, de momento, y hasta que no avancen las negociaciones entabladas entre las distintas capitales, es en estos momentos un batiburrillo de normas y excepciones que hacen complicado comprender la situación en cada país.

El turismo supone un 10% del PIB europeo, y un 15% del español en 2018, según un informe de American Express y World Travel & Tourism Council (WTTC). Urge por tanto acelerar los preparativos, para lo cual es necesaria la coordinación entre Estados para agilizar tan enorme esfuerzo internacional.

A ello no contribuye precisamente el hecho de que países como España, Italia, Polonia, Eslovaquia, Austria y la República Checa hayan establecido cuarentenas con diferentes especificidades, o que cada Gobierno se haya marcado un calendario de apertura de fronteras para determinados ciudadanos de la UE y no para otros.

Como ejemplo de reciprocidad está el ejemplo de la cuarentena impuesta por Francia a los viajeros procedentes de España después de que el Gobierno de Pedro Sánchez la impusiera a los que vengan a España. Aunque ahora están permitidos los viajes de necesidad -o los de los trabajadores fronterizos y los transportistas-, y la espera de que fructifiquen las conversaciones, la fecha que cada vez se subraya con más fuerza en el calendario es el 15 de junio como la crítica para la apertura generalizada de fronteras.

Francia

Salvo la excepción española, y como regla general, los europeos que llegan a Francia no están obligados a guardar una cuarentena de catorce días, aunque el Gobierno ha recomendado a los franceses y a los extracomunitarios que vuelvan al país que se “sometan voluntariamente” a ella, como indicó Jean-Yves Le Drian, ministro de Exteriores. Esta será “sobre la base de la responsabilidad personal, y esta quincena puede llevarse a cabo en el hogar o en el lugar elegido” por cada viajero. El Gobierno espera que se levanten todas las restricciones a partir del 15 de junio.

Grecia

Después del éxito del país frente a la pandemia, con apenas 170 muertes, las playas griegas dieron paso a los bañistas el pasado fin de semana, y los hoteles abrirán el 15 de junio para los turistas nacionales, pero se esperará hasta el 1 de julio para reabrir sus fronteras al turismo extranjero, según anunció este miércoles el primer ministro, Kyriakos Mitsotakis. El Gobierno tampoco impondrá una cuarentena a los viajeros de otros países, aunque establecerá pruebas de coronavirus aleatorias y controles de temperatura en los aeropuertos.

Italia

Los aeropuertos de Italia operarán a partir del 3 de junio, y además no se establecerá ninguna cuarentena, como sí lo ha hecho España. “Será posible emprender la reapertura de todos los aeropuertos a partir del próximo 3 de junio, cuando se permitirán de nuevo los viajes entre regiones y los internacionales y se acabará toda limitación al transporte público”, anunció la ministra de Transportes, Paola De Micheli. en la Cámara de los Diputados. Ese mismo día Alitalia reanudará sus conexiones con varios países como España y Estados Unidos. Solo algunas zonas entre las más afectadas podrían poner limitaciones de acceso.

Alemania

El de Angela Merkel es otro de los gobiernos europeos que ha señalado en rojo el 15 de junio para reabrir plenamente sus fronteras con los países vecinos, aunque desde el pasado fin de semana ha suavizado los controles con Austria. A partir del 15 de junio, abrirá sus fronteras con Francia, Suiza, Luxemburgo, Dinamarca y Austria, pero mantendrá un veto rotundo a españoles o italianos. No obstante, todos los extranjeros que lleguen a sus aeropuertos estarán obligados a mantener una cuarentena obligatoria de 14 días. No obstante, se negocia con varios países para reanudar los vuelos a zonas de interés turístico como Mallorca.

Austria

El Ejecutivo de Sebastian Kurz decidió abrir sus fronteras el pasado fin de semana con seis de sus ocho países vecinos: Suiza, Liechtenstein, República Checa, Eslovaquía, Hungría y Alemania. Esta apertura será paulatina, y es también el 15 de junio la fecha elegida para levantar completamente los controles fronterizos sean totalmente eliminados. La frontera con Italia, de momento, seguirá sellada.

Repúblicas bálticas

Las tres repúblicas bálticas -Estonia, Lituania y Letonia- reabrieron hoy sí sus fronteras internas para crear una especie de “microárea Schengen”. De este modo, permiten la libre circulación de sus ciudadanos, aunque inicialmente las fronteras exteriores permanecerán cerradas salvo excepciones. Y las personas procedentes de otros países que consigan permiso para viajar a estas pequeñas naciones tendrán que estar confinadas en cuarentena por 14 días.

Europa central y Croacia

Eslovenia fue el primer país de la UE en abrir completamente sus fronteras, mientras Croacia, otra de las incipientes potencias turísticas, ha fijado el 15 de junio para reabrirlas a nivel internacional. Este país, que ya dio vía libre a la movilidad interna a partir del 11 de mayo, está trabajando en acuerdos de movilidad con Austria, Eslovenia, República Checha y Hungría.

En la República Checa, que ultima el “pasillo corona” con Croacia para la completa libertad de movimientos entre los dos países, ya pueden entrar desde el pasado día 11 ciudadanos de la UE por viajes de negocios, así como estudiantes universitarios y trabajadores eventuales. Eso sí, si no pueden presentar test negativos de coronavirus, deben someterse a una cuarentena de 14 días.

Países nórdicos

La polémica está servida con Suecia, país que no ha cerrado sus fronteras. Pero la primera ministra danesa, Mette Frederiksen, pretende la reapertura de fronteras con Alemania, Noruega y Suecia el 1 de junio. Noruega la fijó para el 20 de agosto, pero estudia adelantarla a mediados de junio para los países vecinos. En Islandia, el primer ministro, Katrin Jakobsdottir, ultima sus planes para que el país vuelva a recibir turistas antes del 15 de junio. De hecho, desde la semana pasada se da permiso a profesionales como “científicos, cineastas y atletas” para entrar en el país. El Gobierno pretende someter a los viajeros a test rápidos o a una cuarentena de dos semanas, incluso obligarles a utilizar una “app” de rastreo en el móvil para saber en todo momento su ubicación y contactos con posibles contagiados.