Los alemanes quieren ir de vacaciones a Mallorca

El responsable alemán de Turismo abre la puerta a que se permitan los viajes a las islas baleares o a las griegas si la evolución de la pandemia lo permite

People practice sports on Palma de Mallorca sea promenade during the hours in which individual exercise is allowed outdoors
Runners en Mallorca tras el relajamiento del confinamientoENRIQUE CALVOReuters

El comisionado de Turismo del Gobierno alemán, Thomas Bareiss, no descarta que los alemanes puedan pasar sus vacaciones en las Baleares o en las islas griegas si la evolución de la pandemia lo permite.

"Creo que este verano no tendremos viajes a destinos lejanos", lo que no quiere decir que no se pueda viajar dentro de Alemania o a países vecinos en los que las cifras de contagio también se estén ralentizando, dijo Bareiss en una entrevista en el diario "Tagesspiegel".

Agregó, no obstante, que "no descartaría otras regiones en Europa como las Baleares o las islas griegas".

"Si apenas se registran nuevos contagios y la atención médica funciona, también se podría barajar unas vacaciones de verano allí", dijo. Recordó asimismo que a nivel europeo y con la Organización Mundial del Turismo (OMT) ya se está debatiendo qué estándares deberían cumplirse.

En lo que respecta a destinos en países vecinos a los que puede llegarse en coche, como Austria, Francia, Bélgica, Polonia y Holanda, ya se están manteniendo conversaciones con los respectivos gobiernos, señaló.

Se mostró convencido, en todo caso, de que será posible viajar dentro de Alemania y pernoctar en establecimientos turísticos tomando las medidas pertinentes y posiblemente con condiciones más estrictas para aquellas zonas con cifras de contagio mayores.

Por otra parte, subrayó que el sector del turismo necesita ayuda, no sólo a través de créditos, sino también con subvenciones estatales.

En ese sentido, anunció que se está trabajando en un nuevo paquete de ayudas adicional, no sólo para el turismo, sino para empresas en general que se van a ver afectadas a largo por la pandemia.

El objetivo es evitar una oleada de quiebras y tratar de ayudar a todas las empresas que antes de esta crisis se encontraban en una situación estable.

"Queremos mantener la estructura del sector turístico", dijo Bareiss, quien subrayó que Alemania constituye el mayor mercado de paquetes de viajes en Europa, con cuatro mil turoperadores, entre ellos numerosos especializados.

Las declaraciones de Bareiss siguen a las reiteradas advertencias del Gobierno de la canciller Angela Merkel asegurando que el próximo verano no podían esperarse unas vacaciones "normales.

El Ejecutivo federal prolongó la semana pasada hasta el 14 de junio, como mínimo, la recomendación a sus ciudadanos de no viajar a ningún país del mundo.

El ministro de Exteriores, Heiko Maas, ha asegurado que no habrá otra operación como la realizada en semanas pasadas, en las que se repatrió a 240.000 ciudadanos que quedaron varados en distintas partes del mundo por la pandemia.