El gobernador de Florida culpa a los hispanos de propagar el coronavirus

Arrecian las críticas contra el republicano Ron DeSantis, que vincula el rebrote en su Estado a que los recolectores agrícolas "van a trabajar en autobuses escolares y se apelotonan como sardinas"

Representantes del Partido Demócrata y miembros de la comunidad latina en Florida instaron ayer al gobernador Ron DeSantis a ofrecer disculpas públicas por culpar a los trabajadores agrícolas hispanos del aumento en el número de contagios en el Estado, que superó ese día los 100.000.

“Vivimos en tiempos muy oscuros cuando el gobernador echa la culpa del aumento de los casos de coronavirus no a su gestión fallida, sino a aquellos que son los más vulnerables dentro de nuestra comunidad aquí en Florida”, lamentó el senador estatal José Javier Rodríguez durante una teleconferencia.

La población depende de estos trabajadores esenciales, ya que “si estos no fueran a trabajar no podríamos dar comida a nuestras familias”, expresó, por su parte, Cramer Verde, director político de la Liga de Ciudadanos Latinoamericanos Unidos (Lulac), que también participó en la conferencia.

El gobernador DeSantis señaló la semana pasada que la culpa del aumento de los casos registrados de coronavirus en las últimas semanas se debe a las comunidades agrícolas, en su gran mayoría trabajadores hispanos.

“Algunas de estas personas van a trabajar en autobuses escolares y se apelotonan como sardinas mientras se desplazan a través del condado de Palm Beach y otros lugares similares, lo que permite muchas oportunidades para que se produzca el contagio”, explicó DeSantis.

El republicano hizo estos comentarios refiriéndose especialmente a los condados del sur de Florida como Miami-Dade, que ha sido uno de los epicentros de la pandemia en el estado.

Rodríguez tachó los comentarios del gobernador de "vergonzosos" y reclamó una disculpa pública de su parte ante esta comunidad que "es una de las más vulnerables por las dificultades que tienen a la hora de acceder a los servicios sanitarios".

“Seguimos con una política personal (por parte del gobernador) en la que la comunidad hispana se ve como parte del problema por el aumento de casos de Covid-19, cuando no tienen nada que ver con ellos en sí”, reiteró el senador.

Pese al repunte, las autoridades estatales siguen empeñadas en que el proceso de reapertura siga adelante y sostienen que el aumento de los casos diarios de Covid-19 se debe a que ahora se hacen más pruebas y en más lugares que al principio de la pandemia.

Desde el 1 de marzo hasta este lunes se han sometido a las pruebas 1.618.540 personas y un 6,2 % ha dado positivo en Florida. La semana pasada el porcentaje estaba en el rango de los 5 puntos. Sin embargo, los especialistas en salud están animando a la población a protegerse del repunte sin esperar a que el gobernador o los alcaldes tomen medidas.

En las proyecciones publicadas la semana pasada por el PolicyLab del Hospital Infantil de Filadelfia, los expertos advertían de que los Estados con un mayor peligro de una amplia transmisión de la enfermedad seguían siendo Texas, Arizona, Carolina del Norte, Carolina del Sur y Florida.

A punto de relevar a Nueva York como epicentro

Y auguraban que Florida cumplía con todos los indicadores para convertirse en el nuevo gran epicentro de transmisión de la enfermedad en el país debido a la rapidez con la que se está expandiendo.

Hasta ahora, el mayor foco de Covid-19 en EE UU es Nueva York, que sigue siendo el Estado con mayor número de casos detectados, con 399.888 contagios y 31.168 muertos, según el recuento de la Universidad Johns Hopkins.

A nivel nacional, EE UU, el país con la mayor cifra de casos y decesos por coronavirus en el mundo, alcanzó este lunes los 2.292.867 infectados y los 120.121 fallecidos.