Enzo Franchini: “Vuelvo a sentir que estoy en el corredor de la muerte”

La defensa en España del joven ingeniero al que el chavismo quiere extraditar reconoce la contradicción: “No se puede sancionar a un país por no respetar los derechos humanos y al mismo tiempo conceder la extradición”

Enzo Franchini, el joven ítalovenezolano reclamado por el chavismo, continúa confiando en la Justicia española a pesar del golpe que ha recibido, esta vez de la Audiencia Nacional, que ha accedido a su extradición a Venezuela. “Esto es España, aquí hay independencia judicial”, manifiesta el ingeniero antichavista, aunque lo cierto es que le preocupa sobremanera la decisión de los jueces españoles, pues en la vista, celebrada el 13 de noviembre, la Fiscalía “reconoció que la documentación era ilegible y que solo demostraba que yo estuve en el lugar de los hechos, no que cometiera ningún crimen”.

Pensé que con la claridad con la que habló el fiscal español ya estaba todo hecho, pero esta pesadilla, que en el fondo no es otra cosa que una tremenda lucha contra el chavismo, un David contra Goliat, no ha terminado aún”, indica el joven. Franchini se sintió aliviado en noviembre, ahora “vuelvo a sentir que estoy en el corredor de la muerte”.

Mientras la Unión Europea continúa aumentando la lista de los sancionados chavistas, por los atropellos a la democracia y el Estado de Derecho en Venezuela, en España se sigue adelante con una extradición a este país. “Es una contradicción que la justicia española, estoy seguro, va a subsanar”, explica Ismael Oliver, abogado de Franchini. En el bufete Oliver abogados, entrevistamos a la defensa del ingeniero opositor. Su futuro y su vida están en manos de la Justicia española.

La Sección Primera de la Sala de lo Penal de la Audiencia Nacional ha accedido inicialmente a esa petición de extradición. Sin embargo, lo cierto es que: los documentos que remitieron eran ilegibles. De los poco que se podría extraer de ellos, se describe e identifica notoriamente quienes fueron los autores del crimen y en ningún caso fue Enzo Franchini. La descripción fue dada por la propia víctima, días antes de su fallecimiento”, recuerda Oliver.

Después de la decisión, tanto la Fiscalía como la defensa han presentado sendos recursos de súplica, en los que se expone que “en ningún caso, se han cumplido con los requisitos legales que fijan tanto los Tratados como nuestra Ley de Extradición Pasiva”. De ahí que los abogados del joven ingeniero confíen en que “el Pleno de la Sala de lo Penal de la Audiencia Nacional revierta lo dictado por la sección primera. Basta una somera lectura de la documentación para percatarse de lo que subyace a esta extradición, que no es más que una clara y evidente persecución política”.

Al preguntarle a Oliver sobre la paradoja de que esta semana la UE haya ampliado su lista de chavistas sancionados y sin embargo, en España se acceda a extraditar a personas a ese país, el abogado reconoce que “no es comprensible que se atiendan no solamente las extradiciones sino a cualquier otra petición como por ejemplo el estar alguna entidad pública, fundamental, como PDVSA, campeando por los tribunales españoles cuando realmente sería ilícito cualquier legítima representación aquí puesto que la UE sanciona, incluso la posible llegada de cualquiera de los firmantes de los poderes que habilitan a esas entidades públicas a actuar al amparo del derecho español. Pero en el caso que nos ocupa, puede influir. Sin duda, puede influir la situación que se está viviendo. España tiene un papel muy delicado respecto a Venezuela”.

Es más, uno de los sancionados por la UE, es el propio fiscal de Venezuela, Tarek William Saab, quien cuando conoció la noticia alardeó en redes sociales de que era gracias “a la acción del ministerio público de Venezuela”. Para Oliver, “esas acciones deberían ser aclaradas. En cualquier caso, salgo en defensa de la autoridad judicial española, y creo que esas acciones, sean las que sean, si es que han sido, desde luego creo que van a ser inocuas en la justicia española”. El abogado insiste en que “por respeto, la justicia española y la justicia en general, deberían reaccionar frente a esas insinuaciones, como recientemente ocurrió con un juez de enlace (Jorge Carrera Domenech) que se vio comprometida su permanencia en el puesto por haber hecho supuestamente acciones también en defensa de la extradición de una persona que también se estaba viendo en la Audiencia Nacional. En justa reciprocidad, se debería actuar aquí igual, pero creo que lamentablemente no se va a hacer”.

Asimismo, al igual que hizo ayer la Justicia británica respecto al oro venezolano, Oliver recuerda que “la realidad es que la UE y España como país miembro, reconoció a Juan Guaido como presidente legítimo de Venezuela y desde ese momento se deslegitima a toda la administración que funge como autoridad en Venezuela. No tiene sentido que la UE sancione a miembros de la Administración presidida por Nicolás Maduro y un país miembro de la Unión, como España, practique una cooperación jurídica internacional con unas instituciones que no reconoce”.

El no futuro de Enzo Franchini

La temida pregunta es qué le ocurrirá a Franchini si es extraditado a Venezuela. Su defensa, lo tiene claro: “Todo menos ser enjuiciado en un procedimiento con garantías. Lo que le puede pasar a Franchini es que tropiece y caiga por una ventana o se suicide voluntariamente como el chavismo nos tiene acostumbrados. Ya ha ocurrido con otros activistas”.

Oliver recalca que “de la propia documentación que nos han mandado se deduce, sin lugar a dudas, y la Fiscalía lo ha visto así de claro, que Enzo Franchini no ha tenido ninguna participación ni en las lesiones, ni en el lamentable resultado”.

Por tanto, su defensa concluye que “si nosotros viendo unos papeles ilegibles hemos sido capaces de ver que no ha tenido ninguna relación, ¿cuál es la motivación que tiene Venezuela para pedir a este joven y qué hace el fiscal general por Twitter diciendo que ha hecho “acciones”? La intención no puede ser muy sana, porque si el fiscal hubiera leído lo que hemos leído aquí, no podría ni decir nada, ni pedir la extradición de este hombre”.

Pero no está todo perdido. Los abogados de Enzo Franchini reconocen que “estamos haciendo todo, entre otras cosas estamos actuando pro bono, por ayudar tanto a Enzo como a su familia”. Ya han acudido “al Alto Comisionado de las Naciones Unidas y vamos a agotar todas las vías jurisdiccionales para denunciar este hecho y para proteger a Enzo de una entrega a un país en el que no se respetan los derechos humanos”.

Y es que Oliver insiste: “No se puede sancionar a un país y a sus autoridades judiciales por no respetar los derechos humanos y al mismo tiempo conceder la extradición de una persona cuando sabemos que no van a respetar sus derechos humanos. Es una contradicción que la justicia española estoy seguro, va a subsanar”.