América Latina supera a Europa en número de casos de coronavirus

Por primera vez desde el inicio de la pandemia, América Latina y el Caribe superaron a Europa

Coronavirus disease (COVID-19) outbreak in Sao Paulo
Protesta contra el presidente Jair Bolsonaro en Sao PauloSTRINGERReuters

La pandemia arrasa en el continente americano de Norte a Sur. Con distintas complejidades. Por primera vez desde el inicio de la pandemia, América Latina y el Caribe superaron a Europa en número de casos, con más de 2,7 millones de contagios declarados, mientras el virus sigue ensañándose con Estados Unidos. El problema es que en una región tan devastada por la pobreza, la violencia y la corrupción el coronavirus tiene efectos devastadores, y amenaza con seguir expandiéndose como una peste. Los sistemas sanitarios colapsados y las economías ya de por sí maltrechas, rozan la quiebra. La venas siguen abiertas.

América Latina y el Caribe, región donde la epidemia está más activa estas últimas semanas, pasa a ser la segunda zona del mundo con más casos detectados de la enfermedad, por delante de Europa que suma 2,6 millones, y detrás de Estados Unidos y Canadá, que contabilizan 2,8 millones de casos.

En número de fallecidos, Europa sigue siendo en cambio la región del mundo más afectada, con casi 200.000 víctimas. Le siguen Estados Unidos y Canadá (137.421) y América Latina y el Caribe (121.662). En todo el mundo, el nuevo coronavirus se ha cobrado más de 521.000 vidas y causado más de 10,8 millones de contagios.

En Estados Unidos, el país más golpeado por la epidemia con más de 128.000 decesos, los contagios se aceleran. En las últimas 24 horas, alcanzó un nuevo récord diario con 54.000 infecciones, una cifra que da pavor en la víspera del largo fin de semana de celebración del 4 de julio. Hoy en Florida se ha registrado un nuevo récord con más de 11.400 contagios.

Bolsonaro veta el uso de mascarillas

Aquí en Suramérica, Brasil superó ayer los 1,5 millones de casos confirmados de coronavirus y, aun así, las principales ciudades del país están reabriendo bares, restaurantes y gimnasios, lo que hace temer que las infecciones aumenten. Y un presidente Jair Bolsonaro que sigue minimizando los efectos de la pandemia y que incluso ha vetado el uso de la mascarilla en lugares cerrados.

Según el Ministerio de Salud brasileño, ayer el país registró 42.223 casos adicionales de coronavirus, lo que totaliza 1.539.081 infectados. Brasil es el segundo en número de casos en el mundo detrás de Estados Unidos. La cantidad de muertes por coronavirus en Brasil, en tanto, aumentó en 1.290 a 63.174, según el ministerio.

Solo en Río de Janeiro, unas 6.600 personas han muerto de COVID-19 en los últimos cuatro meses. Solo 14 países en el mundo tienen un número de muertes superior al de la ciudad. Las unidades de cuidados intensivos de los hospitales públicos están al 70% de su capacidad.

Pero pese a todo tras tres meses de cierre, los bares y restaurantes de Río de Janeiro reabrieron sus puertas, limitando su aforo al 50% y con la obligación de mantener dos metros entre las mesas. Se espera que San Pablo, la ciudad más grande y más afectada de Brasil, abra bares y restaurantes la próxima semana.

Por su lado Perú, segundo país en América Latina en números de casos detrás de Brasil, superó el trágico umbral de 10.000 muertos por el virus, un día después de iniciar un desconfinamiento gradual para reactivar su semiparalizada economía. Perú tiene los hospitales al borde del colapso.

A pesar de ello, la cuarentena fue levantada el miércoles en 18 de los 25 departamentos, entre ellos Lima, donde los buses y minibuses volvieron a circular llenos de pasajeros, aunque todos con mascarillas, como dispuso el gobierno.

En Argentina, el Gobierno informó anoche de 2.845 nuevos casos de COVID-19, elevando el número de infectados a 72.786. En tanto, se reportaron 52 nuevas víctimas fatales y el total es de 1.437. Los recuperados ya llegaron a 25.224. Es el país con leyes más estrictas, donde incluso se ha vuelto a la fase uno de la cuarentena con más de 100 días de confinamiento. Los casos siguen aumentando mientras la paciencia de los argentinos se agota.

Por su parte en Chile, las autoridades afirmaron que después de cuatro meses del primer caso de coronavirus en el país se comienzan a ver “cifras optimistas” pese a que ayer se sumaron 3.548 nuevos contagios y se inscribieron 131 fallecidos.

Al final los países de Latinoamérica y en especial sus presidentes tienen que nivelar la frágil balanza entre salud y economía, pero después de tantos meses, parece que finalmente “algunos mártires” tendrán que caer para que el sistema empiece a recuperarse.