Emiratos utiliza mercenarios americanos y africanos en sus guerras en Libia y Yemen

En 2011 firmaron un contrato de 529 millones de dólares con la empresa de seguridad del controvertido fundador de Blackwater, Eric Prince

Protest in front of the UAE embassy in Sudan
Sudaneses protestas frente a la Embajada de Emiraton en Jartum por la contratación fraudulenta de la empresa "Black Shield" para utilizarlos como mercenarios en las guerras de Libia y YemenMOHAMMED ABU OBAIDEFE

Emiratos Árabes Unidos (EAU) han tratado de expandir su influencia en Oriente Medio, el Norte de África y el Cuerno de África en los últimos años y para esta misión han contratado a mercenarios americanos y africanos.

Con una pequeña población de alrededor de 2,7 millones, Emiratos Árabes Unidos no han podido obtener suficientes efectivos dentro de su ciudadanía para participar en guerras externas en la región. Como resultado, se vio obligado a reclutar a mercenarios para hacer un trabajo “sucio” en su nombre.

El ex alto funcionario de seguridad palestino, Mohammed Dahlan, ha trabajado con el príncipe heredero de Emiratos Árabes Unidos como consultor de seguridad debido a sus estrechos vínculos con empresas de seguridad privadas que proporcionan “paramilitares” o asesinos a sueldo.

En 2011, Emiratos Árabes Unidos firmaron un contrato de 529 millones de dólares con Reflex Response Security Consultants, administrado por el controvertido fundador de Blackwater Worldwide, Eric Prince, quien se enfrenta a graves problemas legales en Estados Unidos debido a su negocio de seguridad.

EAU ha contratado mercenarios para librar sus guerras en Libia y Yemen y también los ha desplegado en varios puertos en países a lo largo de la costa del Mar Rojo. Según un informe del “New York Times”, alrededor de 450 mercenarios de países latinoamericanos vestidos con uniformes militares de los EAU se desplegaron en Yemen en 2015 para luchar junto con la coalición liderada por Arabia Saudí contra los rebeldes hutíes.

El informe sostiene que los combatientes fueron entrenados en los desiertos de EAU antes de ser desplegados en la zona de conflicto. Por otro lado, el portal “BuzzFeed News” informó en 2018 que Emiratos Árabes Unidos contrataron a mercenarios estadounidenses para matar a políticos pertenecientes al partido Al-Islah que Emiratos Árabes Unidos consideran un “grupo terrorista” por su presunta afiliación a la Hermandad Musulmana.

El informe añade que EAU buscaron eliminar a las personas que han desafiado sus políticas separatistas en Yemen; su control sobre los recursos del sur de la península arábiga y su presencia militar y de mercenarios en la estratégica isla de Socotra.

Informes de los medios de comunicación sudaneses con fecha de 2019, aseguran que el general Mohamed Hamdan Dagalo (Hemedti), el jefe adjunto del Consejo Militar de Transición (TMC) y el comandante de las Fuerzas de Apoyo Rápido (RSF), enviaron al menos 4.000 soldados para proteger las instalaciones petroleras en Libia y permitir que la milicia del señor de la guerra, el general Khalifa Haftar, atacase Trípoli, la sede del Gobierno reconocido internacionalmente.

Otros mercenarios sudaneses de la milicia Janjaweed vinculados a Hemedti también se encuentran en la ciudad oriental de Libia, Bengasi, apoyando a Haftar. Se cree que EAU están financiando a estos mercenarios para asegurar sus intereses en el país.

A principios de este año, la compañía Black Shield Security con sede en EAU fue acusada de engañar a los jóvenes sudaneses al ofrecer contratos como guardias de seguridad en EAU solo para llevarlos a un entrenamiento en un campamento militar y luego desplegarlos como fuerza de combate en Libia y Yemen.

Según los informes de los medios occidentales, la compañía reclutó al menos a 3.000 sudaneses a través de agencias de viajes y otros intermediarios que trabajan para ellos. La Organización Árabe para los Derechos Humanos, con sede en Londres, acusó a Black Shield de aprovechar sus estrechas relaciones con el TMC para atraer a jóvenes sudaneses desempleados con ofertas similares.

Las familias y los “mercenarios” que regresaron protestaron frente a la Embajada de EAU y el Ministerio de Asuntos Exteriores de Sudán en Jartum la semana pasada exigiendo que EAU se disculpe con el pueblo sudanés por engañar a cientos de jóvenes.

Por otra parte, los abogados sudaneses se comprometieron a emprender acciones legales contra las agencias de viajes y los funcionarios de inmigración que han sido cómplices en engañar a los jóvenes sudaneses.

Según algunos retornados, Black Shield se negó a rescindir los contratos de aquellos que deseaban regresar a Sudán, por lo tanto, manteniendo a los jóvenes como “rehenes”. Mientras tanto, la compañía con sede en EAU ha negado todas las acusaciones y mantiene su reclamo como una compañía de servicios de seguridad privada.

Sin embargo, según los testimonios de hombres sudaneses que regresaron de Libia publicados por los medios árabes, la compañía entrenó a hombres jóvenes como guardias de seguridad para trabajar en Emiratos Árabes Unidos antes de enviarlos a la fuerza para luchar junto a la milicia Haftar en Libia y para apoyar a las fuerzas de Emiratos Árabes Unidos el Consejo de transición del sur separatista (STC).

En medio de protestas en Jartum contra el Gobierno sudanés por fallarle a su población, el Ministerio de Relaciones Exteriores de Sudán aseguró que está discutiendo el asunto con Emiratos Árabes Unidos. Sin embargo, enfrió cualquier posibilidad de que el tema afecte las relaciones entre los dos países. A pesar de las críticas, es probable que EAU continúen reclutando combatientes de países pobres para trabajar como mercenarios y desplegarlos en conflictos regionales para extender su influencia y asegurar sus intereses.