Por qué el misil hipersónico Super Duper obsesiona a Trump

Trump impulsa este sistema, con el que pretende adelantar a Rusia y China en la carrera por este tipo de armas que superan la barrera del sonido

Sede central del Pentágono
Sede central del Pentágono

La carrera por las armas hipersónicas continúa y ninguna de las tres grandes potencias (EE UU, Rusia y China) quiere quedarse rezagada. El presidente Donald Trump dijo hace unos meses que Estados Unidos está trabajando en el desarrollo de un misil ultra rápido. “Estamos construyendo, en este momento, un increíble equipo militar a un nivel que nadie ha visto antes. No tenemos otra opción. Tenemos que hacer esto con los adversarios que tenemos ahí fuera”.

El inquilino de la Casa Blanca hablaba del ya conocido como misil Super Duper, sobre el cual añadió: “Han oído que Rusia tiene uno cinco veces mas rápido, y China está trabajando en uno de cinco o seis veces”, dijo en referencia a la velocidad de los misiles. “Tenemos uno 17 veces”, dijo el presidente, y añadió: “Y acaba de recibir el visto bueno”.

Funcionarios de defensa han revelado estos días a la CNN detalles sobre el misil hipersónico -que reduce al máximo los tiempos entre lanzamiento y ataque-, promocionado por Trump como el misil Super Duper, un ambicioso proyecto que tendría como objetivo alcanzar los programas de armas hipersónicas rusas y chinas.

Un alto funcionario de Defensa explicó a la cadena de televisión norteamericana que en marzo se hicieron pruebas “exitosas” en el Pacífico. “A lo que se refería el presidente, en realidad, era a la reciente prueba de vuelo que realizamos en marzo, en la que volamos 17 veces la velocidad del sonido”, indicó el alto funcionario de defensa.

Según la CNN, el esfuerzo estadounidense aún está por detrás “de los sistemas de armas ya desplegados de Moscú y Pekín”. Rusia y China aseguran que ya han desplegado tales armas. Por su parte, Alemania ha solicitado a la empresa MBDA misiles hipersónicos de cara a afrontar potenciales “amenazas” procedentes de Rusia.

Según la cadena nortemaericana, “los misiles hipersónicos se definen tradicionalmente como misiles que viajan al menos cinco veces la velocidad del sonido, que es más de 2.361 kilómetros por hora, y se consideran altamente maniobrables y capaces de operar a diferentes altitudes”.

El alto funcionario de defensa de Estados Unidos citado por la CNN considera que los misiles hipersónicos son “muy difíciles de defender con el uso de sistemas convencionales de defensa antimisiles, que están diseñados para contrarrestar e interceptar las amenazas de misiles balísticos tradicionales, cuya trayectoria es mucho más predecible que sus homólogos hipersónicos”.

Los rusos ya tendrían operativo un misil hipersónico con capacidad nuclear conocido como “el Avangard”, que puede alcanzar en 15 minutos territorio estadounidense, y que es capaz de ajustar la altitud y la dirección para evitar los sistemas de defensa a medida que se acerca a su objetivo. En su presentación el año pasado, Vladimir Putin dijo que se trata de un avance tecnológico comparable al lanzamiento del primer satélite soviético en 1957.

El mandatario ruso explicó que “este es el arma del futuro, capaz de superar tanto los actuales sistemas de defensa antimisiles como los que se desarrollen de aquí en adelante”. Putin afirmó en el pasado que lo que distingue a este sistema de otras armas es la capacidad de volar en la atmósfera a distancias intercontinentales a una velocidad hipersónica de más de Mach 20 (unos 24.696 kilómetros por hora), informa la BBC.

El dirigente ruso señaló que este tipo de proyectil se acerca a su objetivo como “un meteorito, una bola llameante, una bola de fuego” y que la temperatura en su superficie alcanza entre los 1.600 y los 2.000 grados centígrados.

Por su parte, China tiene en su arsenal el conocido como misil hipersónico DF-17, exhibido en el desfile militar del 70 aniversario de la creación de la República Popular de China. Se trata de un misil balístico de alcance medio (1.800-2.500 kilómetros) que puede llevar carga convencional o nuclear. Lo que le diferencia del resto es que posee la capacidad de evitar las defensas

El otro tipo de misil hipersónico en el que Estados Unidos está trabajando es un misil de crucero hipersónico y se parece mucho más a un misil de crucero tradicional como el misil Tomahawk, dicen los expertos. Los misiles hipersónicos viajarían hasta diez veces más rápido que el misil Tomahawk o el ruso 3M-14T Kalibr-NK, que pueden ser lanzados desde submarinos o buques de guerra.

Estados Unidos lleva décadas investigando en este tipo de armas ultraveloces, al igual que Rusia y China, pero reconoce que va por detrás en la carrera. “Tengo plena confianza en que nos pondremos al día, y estamos invirtiendo en hipersónica”, dijo el subsecretario de Defensa de Estrategia, Planes y Capacidades Vic Mercado a CNN.