La ley que prepara Macron que prohibirá los “certificados de virginidad”

El Ejecutivo francés prepara para otoño un proyecto de ley de lucha contra los separatismos

El presidente de Francia, Emmanuel Macron, ha cargado en repetidas ocasiones contra el “separatismo” islámico. Pero su Gobierno ha decidido ir más allá de las palabras y prepara para otoño un proyecto de ley de lucha contra los separatismos. “No hay lugar en Francia para quienes, en nombre de un dios (...), intentan imponer la ley de un grupo”, aseguró tajante el presidente galo el pasado viernes. Aunque desde el Gobierno se encargan de recalcar que la futura ley no apunta solo al Islam, sino a todos los separatismos, incluido el supremacismo blanco, reconocen que el Islam representa “la principal amenaza”.

Con esta ley, el Estado pretende controlar a los imanes extranjeros y la financiación de las mezquitas desde el exterior. Pero no solo eso. Prohíbe (y perseguirá a quien lo firme) el polémico “certificado de virginidad”, impondrá un contrato de compromiso se laicidad a las asociaciones que reciban financiación pública y cerrará aquellos lugares en los que se predique una “ideología del odio”, según ha adelantado la secretaria de Estado de Igualdad, Marlène Schiappa.

Un sondeo del Instituto Odoxa-Dentsu Consulting para Le Figaro y France Info muestra que los franceses (UN 76%) apoyan mayoritariamente al Gobierno en estas medidas.

Certificado de virginidad

Es imposible conocer estadísticas sobre los certificados de virginidad que algunas familias exigen para que una boda pueda celebrarse. Pero a partir de otoño estarán prohibidos por ley y castigados por vía penal los médicos que los firmen.

Ya lo dijo Macron, que lleva anunciando esta ley des el mes de febrero, “en la República, no podemos aceptar que se niegue dar la mano a una mujer porque es mujer”, ni que por el hecho se ser mujer, alguien no reciba asistencia médica o acceso a la educación, ni que se le exija un certificado de virginidad para casarse. Y esta nueva ley busca acabar con todo eso y garantizar la igualdad de la mujer, por lo que prepara medidas más drásticas contra la poligamia y contra las prohibiciones de entrada a la mujer a determinados lugares.

Indignación musulmana

La comunidad musulmana ya habla de “estigmatización”y de ley “anti-Islam” y reprochan al Gobierno que no se hable de la persecución que sufren los franceses que profesan el Islam.