Grecia se rearma ante la amenaza de Erdogan

El Gobierno de Mitsotakis quiere aumentar el gasto en defensa y planea la compra de 18 cazas Rafale, cuatro fragatas y 15.000 nuevos efectivos profesionales en el próximo lustro

La tensión diplomática y militar entre Grecia y Turquía ha llegado a un punto delicado. Ambos países se disputan los yacimientos energéticos hallados recientemente en el Mediterráneo oriental y ninguno quiere quedarse sin la jugosa tarta de gas que se adivina para el futuro. Turquía ha puesto buques de guerra en aguas que Chipre y Grecia consideran de su jurisdicción. Es por eso que Atenas ha decidido dar un paso adelante con el anuncio de un programa de rearme que le otorgue una capacidad disuasoria ante su rival Ankara.

En este contexto, el primer ministro griego, Kyriakos Mitsotakis, anunció este fin de semana un plan para gastar más en armamento y reforzar los efectivos militares. Tras la crisis de 2008 que dejó a Grecia sobreendeudada y sometida a una estricta dieta de austeridad, el Gobierno tuvo que frenar las inversiones militares, pero la situación ha cambiado.

Mitsotakis ha dicho que después de una larga época de “desinversión militar” ha llegado el momento de “reequilibrar” la situación. Entre las medidas para fortalecer las Fuerzas Armadas figura la compra inmediata de 18 aviones de combate Rafale franceses en sustitución de los viejos Mirage; cuatro nuevas fragatas y la remodelación de otras cuatro; la adquisición de cuatro helicópteros navales Romeo, así como torpedos para la marina y misiles guiados para las Fuerza Aéreas.

Una fuente gubernamental citada por Reuters negó que existiera un acuerdo de compra por parte de Grecia pero confirmó que se han producido “discusiones" entre ambos países en materia de compra de armamento. Mientras, desde el Gobierno griego aseguran que existen conversaciones no solo con Francia sino con otros países para aumentar su capacidad de fuego con nuevas adquisiciones.

Tradicionalmente Grecia ha sido uno de los países europeos con mayor gasto en defensa, superior al 2,3% de su PIB en 2018. En 2009, antes de la crisis, el gasto militar fue del 3,22%. Sólo Estados Unidos superaba proporcionalmente ese un porcentaje. El presupuesto anual en defensa asciende a 4.844 millones de dólares.

En este plan para reforzar el número de efectivos, el Gobierno quiere reclutar 15.000 nuevos soldados profesionales en un plazo de 5 años. Actualmente, según el índice Global Fire Power, Grecia tiene un personal militar activo de 200.000 unidades, lo que supone un 1,9% sobre su población, y se sitúa en el puesto 33 del citado índice que clasifica los ejércitos más poderosos mientras que Turquía está en la posición número 11. Grecia cuenta con 187 cazas y 29 helicópteros de combate, además de 1.355 tanques. Su flota naval está compuesta por 13 fragatas y once submarinos.

Cabe recordar que Francia ha sido el gran socio europeo de Atenas en la disputad marítima que mantiene con Ankara hasta el punto de plantear sanciones en el horizonte si Turquía no retira sus barcos den las zonas en litigio. No obstante, la mayoría de los socios, tanto de la Unión Europea como de la OTAN, han insistido en la necesidad de buscar una solución mediante el diálogo y han urgido a ambas partes a volver a la mesa de negociaciones.

Turquía ha planteado una serie de exigencias a Grecia, como la retirada de los barcos que están siguiendo al buque turco que busca petróleo y gas en la disputada zona, o que detenga la militarización de las islas del Egeo Oriental. También ha condenado la declaración conjunta de los países del Mediterráneo sur, reunidos en Córcega, por “carecer de base jurídica, parcial y poco realista”.

En su declaración los líderes de Grecia, Chipre, Francia, España, Italia, Portugal y Malta, lamentaron que Turquía no haya respondido hasta ahora a los repetidos llamamientos de la Unión Europea para poner fin a sus “actividades unilaterales e ilegales en el Mediterráneo oriental y el Mar Egeo”. Además, recalcaron que si no hay progresos en el lanzamiento de un diálogo con Turquía y si no pone fin a sus actividades unilaterales, la UE está dispuesta a crear una lista de sanciones que podrían discutirse en el Consejo Europeo del 24 y 25 de septiembre".