Amal Clooney rompe con Boris Johnson

La abogada especializada en derechos humanos renunciará a su puesto de enviada especial de Reino Unido para la Libertad de Prensa en protesta por la violación del Acuerdo de Retirada con la UE

La abogada especializada en derechos humanos Amal Clooney anunció este viernes su intención de renunciar a su puesto de enviada especial de Reino Unido para la Libertad de Prensa en protesta por los planes del Gobierno británico de romper unilateralmente el acuerdo del Brexit.

En su carta de renuncia, dirigida al ministro de Exteriores británico, Dominic Raab, la activista tacha de “lamentable” que Londres esté tramitando una ley que le permitirá alterar el mecanismo pactado con la Unión Europea (UE) para mantener abierta la frontera entre Irlanda del Norte y la República de Irlanda.

“Se ha hecho insostenible para mí, como enviada especial, urgir a otros países a respetar y cumplir sus obligaciones internacionales mientras Reino Unido declara que no tiene intención de hacerlo”, declaró.

“Me he quedado consternada al conocer que el Gobierno se propone aprobar una legislación -la ley de Mercado Interno-, que, si entra en vigor, violaría, según ha reconocido el propio Gobierno, la legislación internacional”, indicó Clooney.

“Aunque el Gobierno ha sugerido que la violación del derecho internacional que pretenden llevar a cabo es específica y limitada, es lamentable que Reino Unido esté hablando de violar un tratado internacional firmado por el primer ministro hace menos de un año”, agrega la letrada.

El Foreign Office designó en abril de 2019 a la abogada para presidir un grupo de juristas dedicado a combatir los ataques contra la libertad de prensa y proteger a los periodistas en el contexto internacional.

Clooney subrayó que aceptó ese encargo porque “creía en la importancia de la causa” y “apreciaba el papel significativo que Reino Unido ha jugado y continúa jugando en la promoción del orden legal internacional”.

Los controvertidos planes del primer ministro británico, Boris Johnson, ya provocaron previamente la dimisión del abogado general para Escocia, Richard Keen, así como la del responsable del departamento legal del Ejecutivo de Reino Unido, Jonathan Jones.

Johnson espera que la Cámara de los Comunes otorgue su visto bueno al proyecto de ley del Mercado Interno la próxima semana y que continúe entonces su trámite parlamentario en la Cámara de los Lores.

La Unión Europea ha exigido a Londres que retire la ley antes de fin de mes y ha amenazado con emprender acciones legales