La UE sanciona al círculo de Putin por el intento de asesinato de Navalni

El Kremlin calificó de “inamistosas” los castigos impuestos por Bruselas a las autoridades rusas y advierte que reaccionará

La Unión Europea (UE) impuso sanciones este jueves a seis autoridades de Rusia y una entidad a las que considera implicadas en el intento de asesinado del opositor ruso Alexei Navalni, envenenado con la sustancia química prohibida Novichok.

Las medidas ya están en vigor tras haber sido publicadas hoy en el Diario Oficial de la UE.

Se trata de Andrei Yarin, jefe de la Dirección de Política Interior de la Presidencia; Sergei Kiriyenko, jefe adjunto primero de la Oficina Ejecutiva de la Presidencia; Serguei Menyailo, representante plenipotenciario del presidente de Rusia en Siberia; Alexandr Bortnikov, director del Servicio Federal de Seguridad, y los viceministros de Defensa Pavel Popov y Alexei Krivoruchko.

La entidad es el Instituto Estatal de Investigación Científica en Química Orgánica y Tecnología, que tiene responsabilidad en materia de destrucción de los arsenales de armas químicas heredados de la Unión Soviética.

La UE recordó que, hasta 1994 y en el marco de su misión inicial, el instituto participó en el desarrollo y producción de armas químicas, entre las que se incluye el agente neurotóxico Novichok, mientras que a partir de ese año contribuyó al programa del Gobierno para la destrucción de esos arsenales.

El pasado 20 de agosto, Navalni cayó gravemente enfermo y fue ingresado en el hospital ruso de Omsk y trasladado dos días más tarde a uno de Berlín.

Posteriormente, un laboratorio especializado de Alemania halló claros indicios de que el opositor había sido envenenado con un agente neurotóxico del grupo Novichok, lo que fue corroborado por otros laboratorios de Francia y Suecia.

“Solo las autoridades estatales de Rusia tienen acceso a este agente neurotóxico”, recalcó la UE, que consideró que su uso “solo ha podido tener lugar, por tanto, como consecuencia del incumplimiento por parte del instituto de su responsabilidad en lo que respecta a la destrucción de los arsenales de armas químicas”.

La decisión de sancionar a estas personas y esa entidad llega después del acuerdo político al que llegaron los ministros de Exteriores comunitarios en un Consejo el pasado lunes.

Las medidas consisten en la congelación de los bienes que puedan tener en la Unión y en la prohibición de entrar en el territorio comunitario.

Las medidas se han enmarcado en la base legal con la que cuenta la UE para imponer sanciones por la proliferación de armas químicas.

Es el mismo instrumento legal por el que la Unión sancionó a los responsables de poseer, transportar y utilizar un agente tóxico nervioso en marzo de 2018 en Salisbury, en Reino Unido.

Tras la decisión que ha entrado en vigor hoy, la lista negra de sanciones relacionadas con armas químicas cuenta ya con un total de 15 personas y dos entidades.

Quejas desde Moscú

El Kremlin calificó hoy de “inamistosas” las sanciones impuestas. “Para nuestro pesar esto es un paso deliberado e inamistoso hacia Rusia”, señaló en su rueda de prensa diaria el portavoz presidencial, Dmitri Peskov.

El Kremlin considera que las sanciones antirrusas adoptadas por la UE este jueves perjudicarán aún más las relaciones entre el bloque comunitario y Moscú.

“Con esta decisión, el Consejo de la UE ha infligido daño a las relaciones con nuestro país”, recalcó Peskov, quien además dijo no ver la lógica en la selección de los sancionados por parte de la UE.

El Kremlin recordó las palabras del ministro de Asuntos Exteriores, Sergei Lavrov, que prometió el miércoles medidas simétricas a las sanciones comunitarias.

Peskov señaló que Rusia analizará la situación y reaccionará acorde a sus intereses.

“En general, las decisiones que vinculan las relaciones entre la UE y Moscú a una persona que es considerada en Europa el líder de cierta oposición (rusa), por supuesto causan sobre todo pesar”, reiteró el portavoz presidencial.

También negó que se haya creado algún tipo de grupo dentro de la Administración Presidencial para desacreditar a Navalni. “Esto no es así”, afirmó Peskov.

“La parte triste de este asunto es que no hay ninguna lógica en tal decisión. Esta es probablemente la circunstancia agravante de la decisión adoptada por el Consejo de la UE”, sostuvo.