Las mil versiones del Kremlin para tapar el envenenamiento de Navalni

«Su organismo no reaccionó al veneno, así que no había», afirma Alexander Sabayev, jefe toxicólogo de Omsk, donde fue ingresado antes de viajar a Alemania. Ahora apuntan a una intoxicación etílica

Alexei Navalni restó ayer importancia a las acusaciones que aseguran que fue víctima de una intoxicación por alcohol. Desde su cuenta de Instagram, el líder opositor ruso escribió: «Vine a nadar. Estoy esperando que llegue la luz de la luna». Una ironía que acompañó con una foto en la que está de pie con un chaleco deportivo en una playa vacía. Junto a él, sus zapatillas de deporte.

Con su última publicación a través de las redes sociales, responde al experto toxicólogo ruso que analizó su dosier médico y que el viernes aseguró que pudo ser víctima de un problema de digestión, de abuso de alcohol o de fatiga, pero no de envenenamiento, como afirma Berlín.

«Su organismo no reaccionó al veneno, así que no había. Es evidente», afirmó Alexander Sabayev, jefe toxicólogo de la región de Omsk, donde en principio fue ingresado el líder opositor a finales de agosto antes de ser trasladado a Alemania. Además, añadió que no se detectó ningún rastro de envenenamiento tras el análisis de los pulmones, hígado y riñones de Navalni. Los médicos rusos no localizaron la presencia de Novichok, como sí lo hicieron los médicos alemanes.

Navalni fue trasladado a Berlín desde Rusia el 22 de agosto después de pasar dos días en un hospital de Omsk, donde fue ingresado tras perder el conocimiento durante un vuelo procedente de Tomsk. Una vez recuperado ha lanzado a través de entrevistas con medios de comunicación sonoras acusaciones al Kremlin. En la última aseguró que el presidente de Rusia «está poseído por la idea de los envenenamientos secretos».

Una entrevista concedida a un bloguero ruso en la que reconoce sentirse mejor, a pesar de seguir con un tratamiento. «Necesito hacer muchos ejercicios del lado izquierdo y derecho para que el cerebro sepa qué hacer. Pero todo irá bien. Mejoraré».

Al igual que en su primera entrevista con «Der Spiegel», Navalni volvió a acusar a Vladímir Putin de estar detrás de su envenenamiento, una acusación que el Kremlin ha calificado de «insultante e inaceptable». «¿Tú realmente crees que Putin dio la orden?», le pregunta el bloguero. «Yo no veo otra situación. Y si me preguntas por qué, tengo una respuesta: porque los dos últimos años todo nuestro sistema se encuentra bajo una presión sin precedentes», afirma el opositor.

«Sabes que ha habido allanamientos, que a nuestra gente le han congelado las cuentas bancarias... Mi versión es que esto lo hicieron agentes del Servicio Federal de Seguridad de Rusia (el antiguo KGB) o del espionaje exterior por instrucción directa de Putin sin duda», recalca.

También sostuvo que el envenenamiento pudo tener algo que ver con las elecciones a la Duma (Cámara Baja) el próximo año. «Todo indica que Putin está poseído por la idea de los envenenamientos secretos», sostiene Navalni, que destacó «las mentiras personales fantásticas» de Putin, cuando sugirió al presidente francés, Emmanuel Macron, que Navalni se envenenó a sí mismo.