Narcotráfico: detenido en México el líder del cártel Santa Rosa de Lima

“El Azul” tomó su apodo por el color de una metanfetamina barata y muy adictiva. Su cártel opera en Guanajuato y había relevado a El Marro, arrestado en agosto

Apenas unos meses después de la caída del capo José Antonio Yépez, alias El Marro, su sucesor al frente del cartel de Santa Rosa de Lima (CSRL), Adán Ochoa, ha sido detenido en la ciudad de Celaya, anunció el gobernador del central estado mexicano de Guanajuato, Diego Sinhue Rodríguez. El reinado de Ochoa, apodado “el Azul”, ha sido breve y no ha logrado dar continuidad al liderazgo de El Marro, uno de los capos más peligrosos y que está recluido en el penal federal de máxima seguridad del Altiplano, por delincuencia organizada y robo de combustible.

En un mensaje en redes sociales, el gobernador de Guanajuato confirmó la captura de Ochoa, presunto líder del grupo criminal que opera en la región Laja - Bajío. “El Azul” fue detenido en Celaya, la tercera ciudad más grande de Guanajuato, situada a solo 20 kilómetros de Villagrán, cuna del Cártel Santa Rosa de Lima.

En el operativo para su captura intervinieron fuerzas estatales y federales, según detalló la Fiscalía General del Estado a través de su cuenta de Twitter. Guanajuato, estado del centro de México con 6 millones de habitantes, es desde 2018 es el que registra más violencia del país por la guerra entre grupos criminales por el control de las rutas de robo de combustible y de drogas.

Las disputas enfrentan al poderoso Cártel Jalisco Nueva Generación (CJNG) y el CSRL, que hasta hoy tenía como cabeza a Ochoa, a quien apodan el Azul por el color del principal producto que comercializa ese cártel: el cristal azul, una metanfetamina barata y muy adictiva.

Ahora, con la captura del sucesor de “El Marro” es incierto cómo se reconfigurará la organización criminal y el mapa de la violencia en el estado. Desde 2018 hasta agosto de este año las autoridades han detenido a 970 integrantes del Cártel Santa Rosa de Lima y a 833 del Cártel Jalisco Nueva Generación.

Sin embargo, en ese mismo periodo también han sido asesinadas 9.862 personas, y las autoridades locales estiman que el 90 por ciento de estos homicidios tienen algún vínculo con el crimen organizado. EFE