¿Son válidos los votos anticipados de aquellos que mueran antes de las elecciones presidenciales?

Aunque en algunos estados se consideran fraude electoral, en otros son perfectamente legales

Un hombre introduce su voto en una urna habilitada para el voto anticipado en Maryland
Un hombre introduce su voto en una urna habilitada para el voto anticipado en MarylandJIM LO SCALZOEFE

A sus 90 años y viviendo una pandemia mundial, Hannah Carson es consciente de que puede que no le quede mucho tiempo de vida. Así que ha decidido votar por correo. Tan pronto como llegó a su residencia el formulario, lo rellenó y lo envió a su oficina electoral local en Charlotte, Carolina del Norte.

Si algo sucediera y ella no llega al día de las elecciones, Carson espera que su voto siga siendo válido. “Creo que debería contar, dados todos los años que he estado aquí”, dice. En Carolina del Norte, un voto emitido por alguien que muere posteriormente puede invalidarse si se presenta una impugnación antes del día de las elecciones ante la junta electoral del condado.

La pregunta sobre si las papeletas contarán si alguien vota por anticipado pero muere antes del día de las elecciones es aún más relevante este año, en medio de un brote de coronavirus especialmente peligroso para los estadounidenses mayores. Las personas de 85 años o más representan casi una de cada tres muertes por COVID-19 en los EE. UU. A medida que se acercan las elecciones, las probabilidades en contra de las personas mayores que contraen el virus están en la mente de los ancianos y sus familiares.

Diecisiete estados prohíben contar los votos emitidos por alguien que fallece posteriormente antes de las elecciones, pero 10 estados lo permiten específicamente. La ley guarda silencio en el resto del país, según una investigación de la Conferencia Nacional de Legislaturas Estatales. A pesar de que una ley puede exigir que se rechacen tales papeletas, es probable que algunas aún puedan contar dependiendo de cuándo muere la persona y cuándo los funcionarios electorales se enteran de la muerte. “La ley puede decir que el voto de una persona que muere en esa situación no puede contarse, pero es una ley difícil de cumplir”, asegura Wendy Underhill, jefa de elecciones de la Conferencia Nacional de Legislaturas Estatales.

Cuando alguien muere cerca de una elección, se necesita tiempo para actualizar los registros de defunción, y hay una ventana estrecha entre el momento en que se emite y se cuenta una papeleta.

Colorado tuvo en 2016 entre 15 y 20 casos de votantes que emitieron su voto por correo y luego murieron antes del día de las elecciones. Todos fueron contados. En las primarias de Michigan a principios de este año, se rechazaron 864 papeletas porque los votantes murieron antes de las elecciones a pesar de que estaban vivos cuando las completaron.

Con el presidente Trump haciendo afirmaciones infundadas de fraude electoral, la cuestión de si las papeletas contarán si los votantes mueren poco después podría ser una fuente de nuevas polémicas.