“Leopoldo López ha pagado un precio muy alto por luchar contra la dictadura”

Freddy Guevara explica los motivos que llevaron al líder opositor a abandonar el país tras seis años privado de libertad

Freddy Guevara, coordinador nacional de Voluntad Popular
Freddy Guevara, coordinador nacional de Voluntad Popular

Freddy Guevara, diputado venezolano, ex líder estudiantil y fundador junto a Leopoldo López del partido Voluntad Popular, pasó tres años refugiado en la embajada de Chile en Caracas, huyendo de la represión del régimen de Nicolás Maduro. A principios de septiembre, fue liberado junto a un centenar de presos políticos tras recibir un indulto del Gobierno.

El domingo habló con su amigo Leopoldo cuando éste ya se había instalado en Madrid después de abandonar la embajada española en Caracas y salir de forma clandestina del país. “Le noté fuerte, con muchas ganas de seguir trabajando para Venezuela”, explica a LA RAZÓN Guevara. “Leopoldo ha pagado un precio muy alto. Ha estado más de seis años privado de libertad”.

Guevara, que fue primer vicepresidente del parlamento entre 2017 y 2018, afirma que “Leopoldo va a ser más útil fuera de Venezuela. Va a seguir ayudando al pueblo venezolano, a la Asamblea Nacional y a Juan Guaidó, esa es la razón por la que ha salido del país. No tengo duda de que ahora su trabajo va a ser más contundente”. Guevara asegura que la decisión de salir de la embajada española fue consensuada con el presidente interino. “Leopoldo y Guaidó acordaron que lo mejor era la salida de Venezuela, aunque con Carlos Vecchio hubo comunicación”, explica por teléfono desde Caracas.

Guevara asegura que la figura de Leopoldo ha sido clave para deslegitimar al régimen de Maduro a nivel internacional. “Cada decisión de Leopoldo ha sido muy meditada y siempre pensando en cómo ayudar a restablecer las libertades en mi país. En 2014, desde la cárcel, tuvo un papel muy útil. El juicio farsa que sufrió sirvió para enseñarle al mundo la naturaleza del régimen. Ahora todo el mundo sabe que estamos ante una dictadura donde se cometen crímenes de lesa humanidad, pero eso no lo tenía asumido la comunidad internacional hace unos años, cuando el régimen aún tenía una cierta legitimidad. El sacrificio de Leopoldo sirvió para eso”.

Tras su cautiverio, Guevara volvió a la calle "sabiendo que no soy libre”. “Aquí todos estamos en libertad condicional y estoy muy consciente de que así como me metieron en esa lista que me permitió salir a la calle, ellos lo pueden quitar en cualquier momento, porque aquí no hay Estado de derecho”.

Este opositor fue acusado por el oficialismo de incentivar la violencia en las protestas que buscaban la salida de Maduro y dejaron unos 125 muertos entre abril y julio de 2017. La Asamblea Constituyente dio instrucciones para llevarlo a juicio por instigación a la violencia y asociación para delinquir. Sabe que si no hubiera buscado refugio en una legación diplomática habría caído preso.

Después de tres años recluido, dice que le costó adaptarse a la libertad: “Cuanto más tiempo estoy fuera más me doy cuenta de todo lo que me perdí estando dentro. Se lo dije a Leopoldo, a él también le va a pasar lo mismo. Lo que más le ha impresionado a Leopoldo es ver lo grandes que están sus hijos. Seguro que eso le va a hacer reflexionar sobre los sacrificios que tienes que asumir para luchar por una causa, es el precio para poder salir de esta dictadura".

“Para mí el encierro en la embajada fue duro -continua Guevara-. Había días en que me deprimía, me exasperaba estar encerrado, pero entonces recordaba que había compañeros encarcelados, otros que habían sufrido torturas y otros que estaban muertos. Saber que otros habían resistido me daba fuerzas para avanzar”. En el caso de Leopoldo López, asegura que le ha ayudado su fe cristiana. “Leopoldo es una persona muy activa y creyente. Todos los que hemos pasado por estas circunstancias nos aferramos a Dios, te da fuerza”.