Un hombre salva a seis miembros de la misma familia que se estaban ahogando en el mar

Visitaban una zona rocosa y el fuerte oleaje los acorraló y los acabó tirando al agua

Kevin Viles y su familia
Kevin Viles y su familiaFacebookLa Razón

El británico Kevin Viles, de 44 años, estaba con su familia caminando por el paseo marítimo de la playa de Gwithian, en Cornwall, cuando se percataron de que algo no iba bien. El mar estaba revuelto y se veía a varias personas que luchaban por mantenerse a flote mientras trataban inútilmente de acercarse a la orilla. Pero la resaca no se lo permitía y los arrastraba mar adentro.

Kevin no se lo pensó dos veces y dejó en la playa a su mujer y a sus tres hijos para lanzarse al mar. Se trataba de seis miembros de la misma familia, que se habían quedado atrapados en una zona de rocas y las olas acabaron lanzándolos al agua.

El grupo estaba parado sobre rocas cuando seis de ellos fueron inundados por grandes olas y terminaron en el agua. Kevin fue sacando uno a uno del agua mientras llegaban los servicios de emergencias, los guardacostas y un helicóptero. Fue “lo peor que he vivido”, estaba convencido de que no podría salvar a todos y que alguno moriría.

“Estábamos paseando al perro y caminamos por esa zona para ver el faro porque mi hijo está haciendo un proyecto escolar sobre faros. Estábamos grabando vídeos cuando mi pareja Lisa corrió hacia mí y me dijo: ‘hay gente en el agua’”, recordó. “Había unas seis personas en diferentes profundidades, dos de ellos eran hombres que parecían ahogarse en la orilla”.

Kevin sacó primero a una mujer. “Había dos niños, de unos seis y ocho años, un niño y una niña”, dijo. “Estaban siendo arrastrados por las olas. Realmente no puedo recordar cómo los cogí. Ninguno de ellos tenía energía”.

Mientras Kevin intentaba salvar a la familia, Lisa alertó a los guardacostas. Eran alrededor de las 14:45 horas. Poco a poco los fue sacando del agua. “Se los acercaba a mi familia y ellos los ayudaban a subir los escalones", afirmó. Una niña de unos 12 años estaba vomitando y colapsó. Una mujer quedó en el suelo bocabajo. Los hombres que habían sido rescatados no podían ayudar porque estaban exhaustos.

"Parecía que se había ido. Teníamos olas rompiendo sobre nosotros. Traté de hacerle la RCP pero su mandíbula estaba bloqueada. Alguien comenzó a hacerle compresiones en el pecho mientras yo intentaba despertarla. Y comenzó a respirar un poco. Fue la última en ser rescatada. Les pusimos abrigos y empezaron a llegar los servicios de emergencia”, relató.

Mientras tanto, los hijos de Kevin, Kaitlin, de 16 años, y Fletcher, de 9, estaban consolando a los niños que acababan de ser rescatados. Aunque los servicios de emergencia tardaron unos 20 minutos en llegar, para Kevin fue “como toda una vida”. “Fue una locura. Es increíble que todavía estén vivos. Fue un milagro. Vi gente que pensé que estaba muerta”, explicó.

Todas las personas que cayeron al mar fueron rescatadas por este héroe. Algunos tuvieron que ser atendidos por los servicios de emergencia y fueron trasladados al Royal Cornwall Hospital.