¿Qué son los boy scouts y qué hacen?

Unas 92.700 personas han denunciado haber sido víctimas de abusos sexuales en la organización estadounidense

Unas 92.700 personas han denunciado haber sido víctimas de abusos sexuales en la organización estadounidense Boy Scouts of America (BSA, en inglés), informaron este lunes los abogados de las víctimas que llevan el caso. Una cifra estremecedora que saca a la luz décadas de maltrato por parte de líderes de este grupo que hasta hace poco eran percibidos como modelos a seguir.

La historia de los scouts comenzó en 1907 cuando Robert Baden-Powell, teniente general retirado, invitó a 22 jóvenes ingleses a participar en un campamento de diez días, en plena naturaleza, en la isla de Brownsea, con una línea pedagógica original basada en la autonomía, el ingenio y la ayuda mutua.

A Estados Unidos llegan tres años más tarde y sus valores -el patriotismo, la valentía, la independencia y el gusto por el aire libre- han guiado a varias generaciones de estadounidenses.

La organización presume de que más de 130 millones de personas han pasado por sus programas a lo largo de su historia. Astronautas, empresarios, cineastas y políticos estadounidenses tienen su insignia de Eagle Scout, el rango más alto de los Boy Scouts of America. Desde Neil Armstrong hasta Steven Spielberg pasando por el presidente Gerald Ford, o más recientemente dos exministros de Donald Trump, Rex Tillerson y Rick Perry. Este último incluso escribió un libro para intentar, a finales de la década de 2000, defender los valores conservadores de la organización y la exclusión de los homosexuales de sus filas.

Las críticas, los procesos judiciales y la disminución del número de afiliados -hoy 2 millones de jóvenes de 5 a 21 años, la mitad menos que en la década de 1970- la organización finalmente aceptó, desde 2013, a exploradores abiertamente homosexuales, dos años después a supervisores homosexuales, y finalmente decidió aceptar chicas en 2017.

Los scouts son miembros de un movimiento de educación no formal en el que los jóvenes participan de forma voluntaria y apolítica. El fin es desarrollar el carácter, las relaciones sociales y la forma física en actividades al aire libre: juegos, campamentos, salidas al campo, excursiones, actividades con fines sociales, actividades comunitarias, etc.

Según muestran documentos internos de la organización, ya en las primeras décadas de existencia de los Boy Scouts se informaron de problemas de abusos, en los que se habla de cientos de “degenerados” que habían servido como líderes scout. Las denuncias hicieron que se declararan en quiebra a principios de este año.