“Me ganaron mis demonios”: Una mujer dispara en la cabeza a sus cinco hijos, quema su casa y se suicida

Dejó varias cartas en las que confesaba los crímenes, pedía perdón al padre y solicitaba ayuda para las personas con problemas mentales

Oreanna Myers, de 25 años, tenía problemas mentales pero nadie supo ayudarla
Oreanna Myers, de 25 años, tenía problemas mentales pero nadie supo ayudarlaFacebookArchivo

Oreanna Myers, de 25 años y vecina del estado norteamericano de Virginia mató, a sus cinco hijos, quemó la casa familiar y después se quitó la vida. Así no anunciaron las autoridades norteamericanas el pasado jueves después de concluir su investigación.

Los equipos de bomberos de Williamsburg respondieron a las 16:00 horas del pasado 8 de diciembre a una llamada por el incendio de una vivienda, según explicó en rueda de prensa el alguacil del condado de Greenbrier, Bruce Sloan, durante una conferencia de prensa.

El cuerpo de Myers fue encontrado junto a una mesa de picnic cerca de la casa. A su lado había un arma y ella tenía una herida de bala en la cabeza. En la entrada de la casa había un vehículo con tres cartas escritas a mano dentro de una bolsa de congelar con autocierre.

Una de ellas se titulaba “Mi confesión” y relataba todo lo ocurrido aquel trágico día. “He disparado a todos los niños en la cabeza. He prendido fuego a la casa. Me he disparado en la cabeza”, decía la carta según dijo el agente.

“Lo Lamento. La salud mental es algo serio. Espero que algún día alguien ayude a otros como yo. La salud mental no es para bromear o tomárselo a la ligera. Cuando alguien suplica, suplica, clama pidiendo ayuda, por favor ayúdenle. Podrían salvar una o más vidas. Gracias”.

Las autoridades aclararon que Myers era la madre biológica de tres de los niños, de cuatro, tres y un año, y madrastra de los otros dos, de seis y siete años.

En los días previos a los asesinatos, la mujer le había enviado al padre de los niños varios mensajes de texto en los que le mostraba su frustración por tener que pasar el fin de semana sola en la casa familiar, añadió Sloan.

Dos horas después de llegar al lugar del incendio, los bomberos localizaron los cuerpos de los dos primeros menores.

Poco después descubrieron que Myers había dejado otra carta en otro vehículo dirigida al padre de los niños: “No era lo suficientemente fuerte para ti o para esta familia”, decía. “Lo siento por mi malvado crimen. No fui lo suficientemente fuerte para luchar contra estos demonios. Me ganaron mis demonios”.

Dentro del mismo vehículo estaba también el diario personal de la mujer, un teléfono móvil y un frasco de cristal con un trapo con un símbolo en espiral.

Para localizar los cuerpos calcinados del tercer y cuarto niño hubo que esperar a las primeras horas de la mañana del 9 de diciembre. Y el quinto niño no fue localizado hasta ese día por la tarde.

Los investigadores indicaron que nadie pudo sospechar lo ocurrido ya que no había ningún tipo de denuncia, ni tenía antecedentes con los Servicios de Protección Infantil.