Los “puntos calientes” de la primera rueda de prensa de Biden

El control de armas, las tensiones internacionales y la crisis migratoria pueden poner en aprietos al presidente

El presidente estadounidense, Joe Biden
El presidente estadounidense, Joe BidenJONATHAN ERNST

El presidente Joe Biden postergó la celebración de su primera conferencia de prensa para poder usarla para celebrar la aprobación de un logro legislativo, su gigantesco paquete de ayuda COVID-19. Pero no evitará la presión en la sesión de preguntas y respuestas sobre todo tipo de desafíos que han surgido en el camino.

Un par de tiroteos, el aumento de las tensiones internacionales, los primeros signos de divisiones dentro del partido y un número creciente de migrantes que cruzan la frontera sur serán los “puntos calientes” de la rueda de prensa.

Biden es el primer presidente en cuatro décadas en llegar a este punto de su mandato sin celebrar una sesión formal de preguntas y respuestas. Se reunirá con los periodistas para el evento vespertino televisado a nivel nacional en la “East Room” de la Casa Blanca. “Es una oportunidad para que él hable con el pueblo estadounidense, dijo el martes la secretaria de prensa de la Casa Blanca, Jen Psaki, a los periodistas a bordo del Air Force One. “Y por eso creo que está pensando en lo que quiere decir, lo que quiere transmitir, dónde puede proporcionar actualizaciones y, ya sabe, espera la oportunidad de interactuar con una prensa libre”.

Si bien Biden ha ido al mismo ritmo que sus predecesores al responder preguntas de la prensa en otros formatos, tiende a responder solo a una o a dos consultas informales a la vez, generalmente en un entorno apresurado al final de un evento.

Había aumentado la presión sobre Biden para que realizara una sesión formal, lo que permite a los periodistas tener un intercambio prolongado con el presidente sobre los temas del día. Los críticos conservadores de Biden han señalado la demora para sugerir que Biden estaba siendo protegido por su personal. Los ayudantes del Ala Oeste han señalado los altos índices de aprobación de Biden. El propio presidente, cuando se le preguntó el miércoles si estaba listo para la conferencia de prensa, bromeó: “¿Qué conferencia de prensa?”.

Un ensayo general

Sin embargo, entre bastidores, los asistentes se han tomado el evento lo suficientemente en serio como para celebrar una sesión simulada con el presidente a principios de esta semana. Y existe cierta preocupación de que Biden, una autoproclamada “máquina de errores”, pueda emitir un mensaje y generar una serie de noticias poco halagadoras.

Biden estará detrás de un atril adornado con el sello presidencial y señalará un aumento en la distribución de vacunas, señales alentadoras en la economía y los beneficios que los estadounidenses recibirán del amplio paquete de estímulo. Pero abundan los desafíos.

Su comparecencia se producirá apenas un día después de que nombrara a la vicepresidenta Kamala Harris para liderar la respuesta del gobierno a la situación en la frontera entre Estados Unidos y México, donde la administración se enfrenta a un creciente desafío humanitario y político que amenaza con eclipsar la agenda legislativa de Biden.

En menos de una semana, dos tiroteos han sacudido a la nación y han aumentado la presión sobre la Casa Blanca para que respalde un mayor control de armas. Un par de senadores demócratas amenazaron brevemente con retrasar la confirmación de los nombrados por Biden debido a la falta de representación asiático-estadounidense en el gabinete. Y tanto Corea del Norte como Rusia han desatado acciones provocadoras para poner a prueba al nuevo presidente.

Cuidadosos con las intervenciones

En marcado contraste con la administración anterior, la Casa Blanca de Biden ha ejercido una disciplina extrema en los mensajes, capacitando al personal para hablar, pero haciéndolo con precaución. El nuevo equipo de la Casa Blanca ha manejado cuidadosamente las apariciones del presidente, lo que sirve a los propósitos de Biden, pero no da oportunidades a los medios para presionarlo directamente sobre los principales problemas de política.

Habiendo superado un tartamudeo de la infancia, Biden ha disfrutado durante mucho tiempo de la interacción con los periodistas y ha desafiado las solicitudes de sus ayudantes de ignorar las preguntas de la prensa. Ha sido propenso a cometer errores a lo largo de su larga carrera política y, como presidente, ocasionalmente ha tenido problemas con comentarios improvisados.

Esos son los tipos de distracciones que sus ayudantes han tratado de evitar y, como lado positivo de la pandemia, pudieron esquivar en gran medida durante la campaña porque el virus mantuvo a Biden en casa durante meses y limitó el potencial de errores públicos. Biden ha reprendido la retórica incendiaria de su predecesor hacia los medios, incluidas las referencias de Donald Trump a los periodistas como “el enemigo del pueblo”. Biden restauró la rueda de prensa diaria. Y se sentó para una entrevista nacional con ABC News la semana pasada. Biden también ha pronunciado una serie de discursos que fueron bien recibidos, incluido su discurso inaugural, y ha demostrado que puede comunicarse de manera efectiva más allá de las conferencias de prensa, según Frank Sesno, ex director de la escuela de medios de la Universidad George Washington.