Ucrania, una guerra enquistada en el este de Europa

El aumento de las tropas rusas en la frontera dispara la tensión y amenaza con romper la frágil tregua en un conflicto que cumple siete años y que ha dejado más de 13.000 muertos

Un soldado del Ejército de Ucrania toma posiciones en la zona de Donetsk, en el este de Ucrania
Un soldado del Ejército de Ucrania toma posiciones en la zona de Donetsk, en el este de UcraniaSERHIY TAKHMAZOV

Francia y Alemania han manifestado en las últimas horas sus preocupaciones por el aumento de las tensiones en el este de Ucrania. La embajada de Alemania en Kiev ha compartido un comunicado conjunto en el que se señala la preocupación por «el creciente número de violaciones del alto el fuego en este de Ucrania». «Estamos siguiendo la situación y pedimos moderación y una desescalada inmediata de las tensiones». Asimismo, añadió en el comunicado que «apoyan la soberanía y la integridad territorial de Ucrania».

Este comunicado se suma a las recientes «preocupaciones» de Estados Unidos mostradas el pasado miércoles por el secretario de Estado de Estados Unidos, Antony Blinken, y el ministro de Relaciones Exteriores de Ucrania, Dmytro Kuleba, cuando mantuvieron una conversación telefónica.

En el este de Ucrania los conflictos se han mantenido desde hace años por las tensiones entre Ucrania y Rusia. En el caso de Crimea, Rusia se anexionó este territorio durante el conflicto de 2014 con Ucrania antes de que la población decidiera su incorporación en un referéndum mientras que la región de Donbás vive desde hace años un conflicto armado que enfrenta a las tropas del Gobierno ucraniano y a los separatistas prorrusos.

Los Acuerdos de Minsk, suscritos en septiembre de 2014 y en febrero de 2015, sentaron las bases para una solución política al conflicto, pero no han derivado hasta ahora en el cese de la violencia. Por su parte, la Presidencia de Rusia afirmó el viernes que respondería «con las medidas que hagan falta» en caso de que Estados Unidos enviara tropas a Ucrania. El presidente ucraniano, Volodimir Zelenski, acusó el jueves a Moscú de incrementar su despliegue en la zona fronteriza, lo que se vio seguido por las advertencias de Estados Unidos a Rusia sobre una posible «intimidación» a Kiev.

Ucrania
UcraniaNatalia Nieto

El Ministerio de Defensa de Ucrania indicó que el secretario de Defensa estadounidense, Lloyd Austin, ha prometido al país que Washington «no dejará sola a Ucrania» en caso de que haya un recrudecimiento del conflicto, tras el traslado de tropas rusas hacia la zona fronteriza. La tensión en el este de Ucrania ha aumentado la última semana. El principio de la «seguridad es lo primero» tropieza una y otra vez con el despliegue de militares rusos en la frontera con Ucrania. Sin relaciones diplomáticas más allá de lo estrictamente necesario entre ambos países, la guerra en la región del Dombás se encuentra en un punto muerto constantemente salpicado por brotes de violencia desde su inicio en 2014.

En declaraciones a LA RAZÓN, el ministro de Exteriores ucraniano, Dmytro Kuleba, asegura que «es preocupante no sólo para Ucrania, sino también para nuestros socios. A esto lo ha acompañado un alto nivel de propaganda antiucraniana en la televisión estatal rusa durante las últimas semanas, lo que puede indicar que el Kremlin está tratando de calentar el odio en la sociedad rusa para movilizar a posibles combatientes y justificar el aumento de las tensiones militares sobre el terreno».

En la primavera del 2014 cientos de voluntarios sin experiencia militar se alistaron para proteger el territorio ucraniano donde se habían proclamado ilegalmente las repúblicas de Donetsk y Lugansk. Auspiciados por Rusia, las milicias controlan la primera línea de contacto de 427 kilómetros. Dentro de este territorio; Donetsk y Lugansk, un enclave rebelde entre Rusia y Ucrania. Desde entonces, fuerzas estadounidenses continúan entrenando a soldados ucranianos en primera línea de batalla. Siete años después se ha avanzado con reformas sustanciales en defensa, eficacia y modernización del ejército; y aunque Kiev ha duplicado el gasto en defensa desde el inicio de la guerra hasta llegar a un 3,35% del PIB en 2019, la cifra sigue siendo insuficiente, lo que perpetúa la estancia de EEUU en el país.

La guerra ha dejado hasta la fecha hasta 13.000 muertos, según cifras de Naciones Unidas. Los acuerdos de Minsk, suscritos en 2014 y 2015, sentaron las bases para una solución política del conflicto, pero hasta ahora han dado escasos resultados. Un tímido acercamiento en 2019 con el intercambio de prisioneros prosiguieron con ataques esporádicos en ambas provincias separatistas.

Bajo el marco del Formato de Normandía, con la participación de las partes del conflicto entre Rusia y Ucrania y los mediadores: Alemania y Francia, se firmó en julio de 2020 un alto al fuego que empieza a desmoronarse. «Podemos ver cómo a partir de enero de 2021 el número de ataques incrementó considerablemente. No con armas de ataque sofisticadas fácil de cuantificar por los observadores internacionales en la zona, sino con francotiradores y drones de reconocimiento y de ataque. La última semana de marzo se contabilizaron cuatro militares ucranianos muertos en una de estas operaciones», asegura Hanna Shelest, directora del Departamento de Estudios de Seguridad del Consejo de Política Exterior Prisma en Ucrania.

«Durante los siete años del conflicto hemos visto el mismo patrón, cuando se acerca una reunión de alto nivel para discutir la crisis en el este de Ucrania la violencia por parte de Rusia incrementa; esto hace que lleguen a la mesa de negociación en una mejor posición para pactar un cese de hostilidades a cambio de cesiones para los independentistas», apunta Shelest a este periodico.

En marzo de este año varias granadas alcanzaron tuberías de agua que abastecen a pueblos enteros, agravando aún más el acceso a agua potable a 2.8 millones de personas. En el último mes también se produjo el primer ataque a un centro educativo desde la firma del alto el fuego. «Hemos podido ver cómo los medios de comunicación rusos difunden falsedades sobre una supuesta preparación de una ofensiva ucraniana o que Ucrania se prepara para encender una nueva guerra. Desmiento oficialmente estas acusaciones. Ucrania quiere la paz y no busca ningún tipo de escalada», apunta el ministro de Exteriores.

Según la misión de Naciones Unidas sobre el terreno, hasta 104.000 niños y niñas necesitan apoyo escolar y 35.000 menores y sus familias precisan de ayuda psicológica. Los puntos de acceso a la región están cerrados o funcionan parcialmente debido a la crisis sanitaria, lo que dificulta el acceso de ayuda humanitaria. Hasta 3,4 millones de personas precisan ayuda para cubrir sus necesidades básicas. Más de la mitad de ellos son mujeres y uno de cada tres son ancianos.

En los pueblos que se encuentran a ambos lados de la primera línea de contacto los más vulnerables siguen siendo los niños y ancianos, las mujeres se organizan con voluntariado y cuidan de ellos; ya no quedan casi hombres en edad laboral.

Sin reconocer la independencia de Donetsk y Lugansk, Rusia ofrece pasaporte a quienes lo soliciten, ayuda económica y trabajo en minas de carbón y empresas controladas por el Kremlin. Su objetivo: seguir manteniendo a Kiev dentro de su esfera de influencia. Al otro lado del Atlántico, las relaciones entre Washington y Kiev sufrieron un revés en 2019 cuando el entonces presidente Donald Trump arrastró a Ucrania al centro del debate político.

Una llamada con el mandatario ucraniano, Volodymyr Zelensky, enfrentó a Trump a un juicio político por supuestas presiones para que Ucrania investigara acusaciones de corrupción relacionadas con la familia Biden. No se encontraron evidencias. El triunfo del demócrata en 2020 hacen esperar en Kiev una relación más previsible. El actual inquilino de la Casa Blanca ha apostado por dar continuidad a un proyecto que empezó en la administración Obama y que afianza la lucha contra la corrupción como estrategia a largo plazo para mantener a Ucrania alejada de Rusia y crear así un estado más sólido.

Ucrania, en primera línea entre Rusia y la Unión Europea, y sin pertenecer a la OTAN, se encuentra en una posición de vulnerabilidad. «Cooperación al más alto nivel con la OTAN y una Unión Europea presionando a Moscú con sanciones económicas, esta es nuestra mejor garantía», comenta Shelest.

Hasta ahora, la ayuda económica y militar de la Unión Europea y Estados Unidos no ha dado como resultado un acuerdo de paz. Siete años después, el conflicto reincide constantemente en negociaciones frustradas y la violencia que afecta a las personas más vulnerables que conviven con el conflicto.