Un nuevo tiroteo en Texas deja al menos tres muertos

Stephen Broderick, de 41 años, se encuentra en busca y captura como principal sospechoso de haber perpetrado el ataque en Austin

El tiroteo, cuyo motivo se desconoce, tuvo lugar en una zona del noroeste de la capital texana
El tiroteo, cuyo motivo se desconoce, tuvo lugar en una zona del noroeste de la capital texanaJim VertunoAP

Stephen Broderick, un hombre de 41 años, permanece en busca y captura en Texas después de matar este domingo a tres personas. La oficina local de policía, por boca del jefe interino del departamento, Joseph Chacon, confirmó que si bien no están claro los motivos del incidente, sí cree que el fugitivo no abrió fuego de forma indiscriminada: conocía a todas las víctimas y parece que estaban relacionadas.

Según el periódico ‘Austin American-Statesman-, Broderick, un ex ayudante de la oficina de sheriff del condado de Travis, fue acusado en 2020 de agredir sexualmente a un niño de 16 años. El principal sospechoso fue detenido y acusado de agresión sexual. La emisora de televisión local Kxan, asociada a la CBS, indicó que el fiscal del distrito, José Garza, había ordenado revocar la fianza de 100.000 dólares presentada por Broderick hace un año.

La fiscalía, explicó, está «apoyando activamente al Departamento de Policía de Austin y a las fuerzas del orden que están utilizando todos los recursos disponibles para detener» [al sospechoso].

Se trata del último de una larguísima lista de personas responsables de protagonizar tiroteos en los últimos años. Hasta tal punto que de momento la masacre que ha protagonizado, con sólo tres víctimas mortales, no entra dentro de la categoría de tiroteos masivos, que según varias organizaciones, incluida el Gun Violence Archive y el periódico Washington Post, requiere de al menos tres víctimas sin contar con el tirador.

Atendiendo a esa clasificación y hasta el 31 de marzo, Estados Unidos sumaba ya 126 tiroteos masivos. Esto por no añadir los muertos por arma de fuego a manos de las fuerzas del orden: según la cuenta realizada por ‘New York Times, son ya 64 desde que en Minneapolis comenzó el juicio por la muerte de George Floyd, tres al día.

Con ocasión de la reciente matanza en Boulder (Colorado), el presidente de EE UU, Joe Biden, prometió actuar tanto «si el Congreso actúa como si no». «Voy a utilizar», explicó, «todos los recursos a mi disposición como presidente para mantener al pueblo estadounidense a salvo de la violencia armada. Pero hay mucho más que el Congreso puede hacer para ayudar en ese esfuerzo, y pueden hacerlo ahora mismo. Los miembros del Congreso han ofrecido muchos pensamientos y oraciones, pero no han aprobado ni una sola nueva ley federal para reducir la violencia armada».