La policía alemana cree ahora que Madeleine fue asesinada en Portugal y que su cuerpo está allí

Descarta la posibilidad de que el principal sospechoso, Christian Brueckner, la hubiera trasladado a Alemania, su país natal

Kate McCann, Gerry McCann
Kate y Gerry con un retrato de su hija Madeleine FOTO: Sang Tan AP

La policía alemana sostiene ahora que está convencida de que Madeleine McCann fue asesinada en Portugal. Según los informes desvelados por el tabloide británico The Mirror, la policía temía que el sospechoso Christian Brueckner hubiera trasladado a Maddie a su Alemania natal desde Praia da Luz, donde desapareció hace 14 años. Pero ahora el fiscal Hans Christian Wolters dice que los agentes creen que Maddie, que ahora tendría 18 años, murió en Portugal. Si bien hasta la fecha no han logrado pruebas ni su confesión, el fiscal dice que existe “evidencia concreta” de que la pequeña murió en Portugal y que su cuerpo está en ese país.

Estas afirmaciones se producen días después de que sus padres, Kate, de 53 años, y Gerry, de 52, dijeran que nunca perderían la esperanza de encontrarla. Wolters ha dicho que “pruebas concretas” probarán que Brueckner asesinó a Madeleine, pero siempre se ha negado a dar detalles.

Cuando se le preguntó dónde creía que la mataron, Wolters afirmó: “En Portugal. Soy optimista de que acabaremos resolviendo este caso“. Christian Brueckner, de 44 años, está cumpliendo una pena de siete años por la violación de una mujer estadounidense de 72 años en el Algarve en 2005. En julio pasado, la policía alemana desenterró una parcela en Hannover donde solía alojarse Brueckner, también conocido como Christian B. Buscaban todo tipo de material que pudiera arrojar pistas, incluidas discos y memorias de ordenador que pudieran vincularlo con el caso.

Han pasado 14 años desde el día de la desaparición y Kate y Jerry McCann que no han dejado de buscar a su hija. Han tenido que soportar la acusación de las autoridades portuguesas, han trabajado a destajo para reunir fondos para proseguir la búsqueda.... Scotland Yard mantiene el caso abierto y ha gastado ya 14,5 millones de euros en la búsqueda de la pequeña.

Muchos han sido los momentos en los que la investigación ha estado a punto de cerrarse. De hecho, la única razón por la que no han cerrado el caso es por la entrada en escena de Christian Brueckner, el pedófilo alemán sobre el que la justicia alemana pone el foco.

Durante años, Brueckner vivió de los robos en apartamentos, del trapicheo con combustible robado y en la compraventa de vehículos. Alardeaba entre sus amigos de sus robos, de su capacidad para colarse en los apartamentos y robar incluso con los turistas dentro. Llegó a reconocer a una de las personas de su círculo más cercano que soñaba con violar a una menor.

La clave es una llamada de 30 minutos que realizó cerca de los apartamentos poco antes de la desaparición de la niña británica. El día anterior se despidió de su novia y le dijo que tenía que hacer un trabajo importante y que quizás podrían estar un tiempo sin verse.

El abogado de Brueckner, Friedrich Fulscher, insiste en que el alemán no tiene nada que ver con Madeleine. Y la policía británica todavía trata su desaparición como un caso de personas desaparecidas. Los McCann, mientras tanto, rindieron homenaje a su hija la semana pasada, escribiendo: “Feliz cumpleaños número 18, Madeleine. Te amamos y te estamos esperando y nunca nos vamos a rendir “.

El caso ha provocado numerosos rifirrafes entre las policías de Reino Unido y Portugal. Los agentes portugueses han seguido investigando el caso y han registrado un lago, situado a 25 kilómetros, en el que Brueckner podría haberse deshecho del cuerpo de Maddie. Asimismo, ee han registrado una treintena de pozos situados en los alrededores de la zona y se han vuelto a revisar todas las líneas de investigación para ver si se les había pasado algo por alto en todos estos años.