Estados Unidos sanciona a Irán por conspirar para secuestrar a una periodista en Nueva York

Cuatro espías están acusados de integrar una red que tiene como blanco a críticos del régimen de los ayatolás, entre ellos, Masih Alinejad

La organización tiene como objetivo a los disidentes iraníes en Estados Unidos, el Reino Unido, Canadá y los Emiratos Árabes Unidos, indicó la nota
La organización tiene como objetivo a los disidentes iraníes en Estados Unidos, el Reino Unido, Canadá y los Emiratos Árabes Unidos, indicó la nota FOTO: Toby Melville REUTERS

El Departamento del Tesoro de Estados Unidos sancionó este viernes a cuatro integrantes de la inteligencia iraní que tenían como objetivo secuestrar a la periodista estadounidense-iraní Masih Alinejad en Nueva York.

Los sancionados están señalados de integrar una red que además tiene como blanco a disidentes iraníes en otros países "como parte de una amplia campaña para silenciar a los críticos del Gobierno iraní", señaló el Tesoro en un comunicado.

En concreto, Estados Unidos designó al alto oficial de inteligencia Alireza Shahvaroghi Farahani, basado en Irán, como líder de una estructura planeó el fallido secuestro de Alinejad, una periodista de 44 años residenciada en Nueva York y militante feminista en el origen del movimiento contra el velo en Irán. También formaban parte de la red Mahmoud Khazein, Kiya Sadeghi y Omid Noori. La organización tiene como objetivo a los disidentes iraníes en Estados Unidos, el Reino Unido, Canadá y los Emiratos Árabes Unidos, indicó la nota.

Según el Tesoro, además del "bien documentado" rol del Ministerio de Inteligencia y Seguridad de Irán (MOIS) en la "represión interna", la operación develó igualmente el papel "dañino" del aparato de inteligencia en la persecución de los iraníes disidentes y sus intentos de devolverlos a ese país.

En tal sentido, sancionó a los cuatro agentes por haber “actuado o pretendido actuar” para o en nombre del MOIS, que ya fue designado en 2012 por Estados Unidos señalado como responsable o cómplice de las graves violaciones a los derechos humanos cometidas por el Gobierno de Teherán contra su pueblo desde el 12 junio de 2019.

Sadeghi, detalló la nota, sirvió de contacto entre la red y un investigador privado que indagó las opciones para trasladar a la periodista en lanchas rápidas de tipo militar desde Nueva York a Venezuela.

A su vez, Noori fue el encargado del pago del investigador, mientras Khazein indagó las posibles rutas desde la residencia de la víctima hasta los puntos para su "extracción".

Ya en julio pasado, el Departamento de Justicia estadounidense anunció la imputación de cuatro “agentes de la inteligencia iraní” por el caso de la periodista. “El plan de secuestro del Gobierno iraní es otro ejemplo de su continuo intento de silenciar las voces críticas, donde quiera que estén”, señaló citada en el comunicado la directora de la Oficina de Control de Activos Extranjeros (OFAC, en inglés), Andrea M. Gacki.

Para la funcionaria, el ataque contra iraníes en el extranjero demuestra que “la represión” del Gobierno de Teherán “se extiende más allá de las fronteras” de ese país. EFE