Turquía quiere un megaportaaviones y piensa en España como socio principal

Erdogan también anuncia que deseo de adquirir un submarino y recuerda que Madrid y Ankara ya han cooperado en la construcción de un buque de asalto

El buque TCG Anadolu diseñado por Navantia convertido en portaaviones turco
El buque TCG Anadolu diseñado por Navantia convertido en portaaviones turco FOTO: Twitter Twitter

El presidente turco, Recep Tayyip Erdogan, quiere potenciar la Marina de guerra de Turquía y para ello lleva tiempo tanteando la posibilidad de comprar un portaaviones nuevo o de segunda mano más grande y avanzado que el actual TCG Anadolu, diseñado por Navantia. Este buque de asalto anfibio se comenzó a fabricar en 2016 impulsado por un consorcio turco-español en los astilleros de Sedef, en Estambul, sobre la base del portaaviones Juan Carlos I y en virtud de un contrato de transferencia de tecnología que también prevé el suministro de los cinco grupos diésel-generadores así como asistencia técnica. Para Erdogan esta embarcación no es suficiente.

Así lo puso de manifiesto durante la visita del presidente español Pedro Sánchez a Ankara, escenario propicio para que Erdogan vuelva a insistir en la necesidad de reforzar la Armada turca. Para ello se mostró abierto a que España, aliado de la OTAN, sea un socio preferente en este futuro proyecto.

Erdogan ya sopesó a principios de año la compra de un portaaviones nuevo o de segunda mano a Reino Unido. Este miércoles recordó que Turquía y España ya han cooperado en la construcción de un barco de asalto español. “El primer portaaviones no fue a gran escala. Así que hemos acordado la construcción de un (portaaviones) a gran escala “, dijo Erdogan en una conferencia de prensa conjunta con Sánchez. “Y quizás, también ingresaremos (cooperación) para un submarino”. “Hay tanto que podemos hacer en la industria de la defensa, incluidos los vehículos aéreos no tripulados armados y desarmados”, afirmó Erdogan sin dar más detalles.

El Juan Carlos I, que sustituyó al “Príncipe de Asturias”, es un buque multipropósito y el mayor buque de guerra construido en España en toda su historia. Se fabricó en Ferrol y tiene su puerto base en Rota por lo que pasas sus revisiones en el astillero de Cádiz.

Durante su encuentro con Sánchez, el mandatario turco se negó a comentar las informaciones de que Rusia ha comenzado a transferir tecnología a Turquía para sus sistemas de defensa de misiles S-400 después de la controvertida venta de los misiles antiaéreos a Turquía en 2017. Estados Unidos se opuso firmemente a la compra por parte de Turquía de la tecnología rusa y expulsó a Ankara de su programa de aviones de combate F-35. También impuso sanciones a varios funcionarios de defensa turcos. Washington y los otros aliados de la OTAN de Turquía insisten en que los S-400 representan una amenaza para el proyecto F-35. Turquía rechaza ese argumento.

Pedro Sánchez aprovechó su intervención para reiterar el respaldo total al futuro de Turquía en la UE. “Turquía no es sólo un vecino, sino que es un socio, un aliado imprescindible para la Unión Europea, y por ello España apoya la perspectiva europea de Turquía y animamos a nuestros amigos turcos a perseverar en el esfuerzo por ese acercamiento progresivo”, subrayó .

A su juicio, el siguiente paso en ese camino ha de ser la agenda positiva propuesta por el Consejo Europeo y “vamos a trabajar juntos -ha afirmado- para que esa agenda salga adelante”. Erdogan agradeció el apoyo de España a las relaciones de la UE con Turquía y dijo que Europa ha de dar “pasos concretos” en ese camino como la actualización de la unión aduanera o la exención de visados para los ciudadanos turcos. También defendió políticas comunes para “el reparto justo” de la “carga” migratoria.

600 EMPRESAS ESPAÑOLAS

Ambos resaltaron la recuperación del comercio bilateral tras la pandemia de coronavirus y el presidente turco ha dicho que el objetivo es que alcance los 20.000 millones de dólares. De la misma forma, se mostró satisfecho por la presencia de más de 600 empresas españolas en su país, aunque animó a seguir invirtiendo en un “socio confiable” como Turquía.

Como ejemplo de ello recordó la oferta pública de adquisición lanzada por el banco español BBVA sobre el 50,15% que no controla del banco turco Garanti. La trascendencia del papel de España y Turquía en la OTAN fue otro de los asuntos abordados en Ankara, máxime teniendo en cuenta que España albergará la cumbre de la Alianza Atlántica el año que viene. De la misma forma, siguieron apostando por la Alianza de Civilizaciones como una iniciativa especialmente relevante. La cumbre bilateral culminó con una cena oficial a la que asistieron los integrantes de las dos delegaciones encabezadas por Sánchez y Erdogan junto a sus respectivas esposas ya la que asistieron también representantes de la sociedad civil.