Elon Musk, la “persona del futuro”

El fundador de Tesla se convirtió en el quinto hombre de negocios que se une a la larga lista de las 82 personas más importantes que la revista Time nombra como “Persona del Año”

El fundador de Tesla, Elon Musk, en una imagen de archivo en Berlín
El fundador de Tesla, Elon Musk, en una imagen de archivo en Berlín FOTO: POOL REUTERS

La revista Time anunció esta semana su “Persona del Año”, y para 2021 fue Elon Musk, el hombre más rico del mundo y uno de los empresarios más famosos de nuestro tiempo. Musk se convirtió en el quinto hombre de negocios que se une a la larga lista de las 82 personas más importantes que Time ha recogido desde que se creó este reconocimiento en 1927.

La mayoría de las Personas del Año han sido políticos, entre ellos Hitler, Stalin y Churchill, así como también presidentes estadounidenses, comenzando por Franklin D. Roosevelt, pero desde 1997 este premio se ha convertido en algo significativo en esta comunidad elitista. En primer lugar, Andrew Grove -el fundador de Intel- y posteriormente Jeff Bezos -Amazon- en 1999 y Mark Zuckerberg -Facebook- en 2010 junto con Musk son cuatro de las 17 personalidades que obtuvieron este nombramiento en el último cuarto de siglo.

Este cambio profundo refleja dos tendencias importantes. Por un lado, subraya el hecho de que, tal y como explica la profesora Deidre McCloskey en su libro “Las virtudes burguesas”, la naturaleza de la sociedad moderna está formada no tanto por la “ética protestante”, sino más bien por el impulso para la innovación. Por otro lado, muestra que en el mundo del siglo XXI las corporaciones superan efectivamente a los Estados no solo en el poder económico, sino también en el social, y los jefes de Estado son cada vez más incapaces de cambiar dicha tendencia.

Asimismo, nombrar al hombre más rico del mundo como la persona del año significa explícitamente que la gente está lista para reconocer las virtudes de los campeones sin centrarse mucho en el tema de la desigualdad que eclipsó a la sociedad capitalista durante siglos.

Yo diría que Musk no es tanto la persona del año, sino más bien la “persona del futuro”, una nueva especie de individuo soberano que dará forma a la economía, la sociedad y la política del futuro. El mundo en el que vivimos actualmente es un planeta que pertenece a quienes crean riqueza, y no a quienes la redistribuyen; que rompe los límites en lugar de crear fronteras; que convierte los sueños más locos en realidad en lugar de suprimir la libertad del deseo y la creatividad.

A día de hoy, la capitalización de mercado combinada de las cinco corporaciones públicas más grandes sobrepasa los 10 billones de dólares, y si continúa creciendo a un ritmo promedio que creció durante los últimos diez años, superaría el PIB de EE UU para 2025 (Tesla es un campeón dentro de este grupo al aumentar su valoración 18 veces en los últimos dos años). Todos tenemos la oportunidad de vivir en un mundo completamente nuevo a finales de esta década y, si eso sucede, los pioneros como Musk serían los responsables de una transformación muy profunda.