Cadena perpetua para el primer soldado ruso juzgado por crímenes de guerra en Ucrania

El oficial reconoció en el juicio que disparó a un hombre de 62 años desarmado en la cabeza para que no les delatara

El primer soldado ruso fue sentenciado el lunes a prisión por un crimen de guerra cometido después de que Rusia invadiera Ucrania hace 3 meses. Vadym Shyshymarin, de 21 años, fue condenado a cadena perpetua por un tribunal local de Kyiv por violar las leyes y costumbres de la guerra. Admitió que era culpable de matar a un civil ucraniano y pidió perdón a su esposa.

El joven ruso se desempeñó como comandante de tanque en la 4ª división Kantemirov en la región de Moscú. Según los medios ucranianos, optó por servir en el ejército para ganar más dinero del que podía en el taller de reparación de automóviles. El 28 de febrero, después de que su columna militar fuera dispersada por el ejército ucraniano cerca de un pueblo en la región norte de Sumy, él y un grupo de otros soldados rusos robaron un automóvil. Cuando estaban en el automóvil, notaron a un civil, Oleksandr Shelipov, de 62 años, que estaba caminando a pie con su bicicleta al lado. Uno de los otros soldados le dijo a Shyshymarin que disparara a Shelipov. Shyshymarin inicialmente se negó, pero finalmente cumplió después de que otro ruso dijera que el ucraniano podría revelar su ubicación a los combatientes ucranianos. Shelipov murió de inmediato después de recibir un disparo en la cabeza, a unos pasos de su casa. Su esposa oyó los disparos y logró ver al soldado con su rifle AK-74 en el auto. Unos días más tarde Shyshymarin se rindió después de que los cazadores locales interceptaran el automóvil en una de las aldeas cercanas.

El juicio abierto duró 10 días, lo que ha causado algunas preocupaciones sobre su calidad. Sin embargo, Ucrania puede estar dando un ejemplo a otros soldados rusos en un esfuerzo por demostrar que sus crímenes contra civiles serán castigados y, por lo tanto, tratando de prevenir más crímenes. Shyshymarin recibió un traductor del ucraniano al ruso. Su abogado argumentó que Shyshymarin estaba siguiendo la orden. En el juicio, Shyshymarin también afirmó que no quería matar al ucraniano sino que le disparó para que los demás rusos lo “dejaran en paz”. Sin embargo, el juez concluyó que Shyshymarin no recibió una orden de sus superiores directos y simplemente siguió las indicaciones de otros soldados rusos. El tribunal estuvo de acuerdo y señaló que Shyshymarin podría haberse negado legalmente a disparar al civil. Tiene 30 días para apelar la sentencia.

Se espera que pronto se realicen más juicios de este tipo. La fiscal general de Ucrania, Iryna Venedictova, indica que actualmente se están preparando 41 casos para el juicio. Los principales cargos se refieren al bombardeo de edificios civiles, asesinato de civiles, violaciones y saqueos. El número total de civiles ucranianos asesinados por la invasión rusa asciende a más de 4600, entre ellos 232 niños. Se espera que el número real sea mucho mayor ya que las estadísticas aún no incluyen los civiles asesinados en los territorios ucranianos actualmente ocupados por Rusia.

Se está planteando la idea de que Shyshymarin y otros rusos puedan ser intercambiados por las tropas ucranianas de Mariupol, una vez que sean condenados. La viuda del ucraniano asesinado dijo que estaría de acuerdo. Sin embargo, aún no está claro qué pretende hacer la parte rusa con los defensores de Azovstal. Diferentes ideas han surgido desde varios organismos oficiales, desde sentenciarlos a cadena perpetua o pena de muerte como terroristas hasta intercambiarlos por soldados rusos o un oligarca y político prorruso Viktor Medvechuk, actualmente detenido en Ucrania.