Gente

Su “odio” a probarse los zapatos o viajes sin pasaporte: Seis cosas que no sabías de la reina Isabel II

Entre el 2 y el 5 de junio, Reino Unido es una fiesta por la celebración del Jubileo de Platino de la monarca en alusión a sus 70 años en el trono británico

La Reina Isabel II, con una media sonrisa en la cara por el berrinche de su bisnieto durante el Jubileo por sus 70 años de reinado
La Reina Isabel II, con una media sonrisa en la cara por el berrinche de su bisnieto durante el Jubileo por sus 70 años de reinado FOTO: Aaron Chown AP

Entre el 2 y el 5 de junio, Reino Unido es una fiesta por la celebración del Jubileo de Platino de la reina Isabel II, en alusión a sus 70 años en el trono británico. Es la monarca que más tiempo ha estado al frente de la Corona británica y la tercera más longeva en la historia de un Estado soberano.

Los británicos, en particular, y la comunidad internacional en general, conocen su historia, aunque hay algunos detalles que se pueden escapar sobre la reina. Varias debilidades, manías y costumbres tuvo a lo largo de su vida. Estas son seis de ellas que seguro que no conocías.

A “ciegas” con los zapatos

Angela Kelly era la modista y asistente personal de la reina Isabel II desde el año 2002. Así, ella compartió una manía que tiene la monarca: no se prueba los zapatos, sino que lo hace su asistente real. La razón es que ambas tenían el mismo número, por lo que la asistente se los ponía para comprobar si eran o no cómodos. Y si eran cómodos, se los quedaba la reina.

Isabel II tenía sus propias bebidas

En mayo de 2021, la reina Isabel II de Inglaterra lanzó su propia marca de cerveza con cebada ecológica, cultivaba en la finca real de Sandringham, que utiliza como nombre. El propio Palacio de Buckingham confirmó el lanzamiento de la cerveza que empezó a comercializarse solo en la tienda de regalos de Sandringham, en Norfolk, y tiene dos versiones: Best bitter, con 4,5% de alcohol y otra de estilo Golden IPA (India Pale Ale) ligeramente más fuerte, del 5%.

La salida de esta cerveza estaba relacionada con su esposo, Felipe de Edimburgo, pues era bastante fiel a esta bebida. La empresa utilizaba “cebada orgánica de primavera de la variedad Laureate recolectada de la finca real y agua cristalina extraída de un pozo cercano”.

Pero en julio de 2020, la reina lanzó su primera marca de ginebra bautizada como “Royal Collection Trust”, elaborada con 12 ingredientes botánicos que incluye verbena, limón o laurel, entre otros, plantas procedentes del jardín del Palacio de Buckingham. En el momento en que salió a la luz, solo tardó ocho horas en agotarse.

Una debilidad

La monarca es fanática de los perros y en concreto, de la raza “corgi”, unos animales activos, inteligentes y guardianes que son nativos de Reino Unido. A lo largo de su vida, la reina Isabel II ha tenido más de treinta perros de esta raza, de la que se dice que es un cruce entre “dorgi” y “teckel”. Su primera mascota se llamaba Susan y fue un regalo de sus padres cuando cumplió 18 años, y se dice que la llevó a la luna de miel con su esposo, el príncipe Felipe.

Sin pasaporte, pero viajando por todo el mundo

Más de cien países, más de un millón de kilómetros recorridos en viajes oficiales y toda una trotamundos. Pero sin pasaporte. La reina Isabel II era una de las únicas personas en el mundo sin este documento. “El Secretario de Estado de Su Majestad Británica solicita y requiere, en nombre de Su Majestad, a todos aquellos a quienes les concierne permitir que el portador pase libremente sin impedimentos ni obstáculos y que le brinde al portador la asistencia y protección que sea necesaria”, decían desde la Casa Real en su página web.

Tampoco tenía la necesidad de tener licencia de conducir ni la necesidad de pagar impuestos (aunque sí lo hizo a partir de 1993, para mejorar su imagen), todo esto relacionado con un motivo: la reina Isabel II era conocida como “Su Majestad”, y este título era suficiente para librarse de poseer estos documentos.

Regalos inimaginables

A lo largo de toda su vida, la reina pudo celebrar casi cien veces su cumpleaños. Todos ellos acompañados de sus familiares y personas allegadas y en los que recibió un sinfín de regalos. Pero algunos de ellos, inimaginables.

Por ejemplo, en 1968, recibió dos osos perezosos procedentes de Brasil. También un bebé elefante llamado Jumbo en su viaje a Camerún o un perro galés en su visita a las Islas Caimán en 1983. Todos ellos eran llevados bajo custodia a un Zoológico de Londres. No hay que olvidar tampoco el pony que le regaló su abuelo, Jorge V, cuando tenía solo cuatro años y al que llamó Peggy.

Su voz llegó hasta la luna y recibió un Disco de Oro

La voz de la reina Isabel II se grabó para dar un mensaje a la misión Apolo XI, que llegó a la Luna. Además, fue el primer miembro de la familia real británica en recibir un Disco de Oro, gracias a las ventas de “Party at The Palace”, grabado en los jardines de Buckingham en 2002 para celebrar su Jubileo de Oro.