¿Errores en serie o estrategia del terror de Rusia en Ucrania?

Los misiles rusos siguen dirigidos a objetivos civiles con la intención de causar numerosas víctimas inocentes

Soldados ucranianos en la región de Jarkiv
Soldados ucranianos en la región de Jarkiv FOTO: SERGEY KOZLOV EFE

Mientras Ucrania celebraba su recién establecido Día del Estado por primera vez el jueves, 20 misiles rusos fueron lanzados hacia objetivos en 7 ciudades ucranianas. Para Jarkiv y Mykolaiv este ha sido uno más de una serie de ataques que hacen cada vez más insoportable la vida en las ciudades. Para Kropyvnytskyi, un centro regional en el centro de Ucrania, este se convirtió en el primer ataque, en el que al menos 5 personas murieron y 25 resultaron heridas. Ucrania informa que una base militar y una planta fueron atacadas.

También fueron atacadas ciudades en las regiones de Chernigiv y Kyiv. Las posiciones del Ejército ucraniano en Chernigiv fueron atacadas por misiles lanzados por los sistemas de lanzamiento de cohetes múltiples desde el territorio de Bielorrusia. La ciudad de Lutizh cerca de Kyiv fue alcanzada por seis misiles rusos “Kalibr”.

El presidente ucraniano, Volodimir Zelenski, calificó los ataques como otro ejemplo de “terror con misiles” de Rusia. Además de su bombardeo indiscriminado de ciudades ucranianas, como Mariupol, Jarkiv y Chernigiv, con artillería y múltiples lanzadores de misiles, Rusia ha lanzado más de 3.000 misiles de largo alcance contra cientos de objetivos en Ucrania.

No existe una lista exhaustiva de los tipos de objetivos, pero solo algunos de ellos pertenecen claramente a objetos de interés militar directo, como el cuartel del ejército ucraniano en Mykolaiv, donde murieron más de 50 soldados mientras dormían, o los campos de entrenamiento en Desna y Yavoriv. Muchos representan objetos de infraestructura civil como puentes, centrales térmicas o vías férreas. Los edificios gubernamentales en Mykolaiv y Jarkiv también se han visto gravemente afectados. Finalmente, muchos objetivos claramente no representan ningún interés específico para Rusia en términos de tratar de debilitar al Ejército de Ucrania.

Los bombardeos de la atestada estación de tren en Kramatorsk, el centro comercial en Kremenchuk, el edificio residencial en una ciudad turística de Odesa y el concurrido edificio de oficinas en Vinnytsia son solo los ejemplos más mortíferos de este tipo de ataques. En ningún caso Rusia ha admitido haber matado a civiles, acusando a Ucrania de “provocaciones” y “simulacros de accidentes”. También aseguró que sus misiles eran “extremadamente precisos” y “dirigidos a objetivos militares conocidos”.

Sin embargo, la imprecisión de algunos de los tipos de misiles utilizados por Rusia, como un misil X-22 de 60 años utilizado en el ataque al Kremenchuk, es un hecho bien conocido. Su uso en áreas densamente pobladas muestra que el Kremlin es muy consciente de que puede haber múltiples víctimas allí. Los múltiples casos de uso de munición prohibida en Ucrania, las torturas y matanzas masivas en los territorios ocupados, el bombardeo de colas y múltiples edificios residenciales en las ciudades ucranianas sitiadas, confirmados por observadores y organizaciones internacionales acreditadas, muestran que varios tipos de ataques rusos sigue el mismo patrón. La mayoría de los ucranianos no tienen dudas de que Rusia está aterrorizando conscientemente a Ucrania tratando de generar pánico entre la población, ya que su ejército no puede lograr sus objetivos en Ucrania y está tratando de intimidar a Ucrania para que se someta.

Cuando se trata de combate, los últimos días han visto una imagen mixta. Rusia parece haber capturado una gran central eléctrica de carbón en la región de Donetsk con recientes imágenes mostrando su grupo de mercenarios Wagner en el sitio. Sin embargo, su gran ofensiva cerca de la ciudad de Donetsk el jueves por la noche pareció no tener éxito.

En el sur, Ucrania ha dañado el puente clavé Antoniv en la ciudad ocupada de Jersón mientras busca aislar al grupo del Ejército ruso de 10.000 efectivos en la orilla occidental de Dnipro. Las cuentas locales en Twitter y Telegram indican que Rusia ha estado tratando de establecer un cruce de pontones improvisado, pero la situación de sus tropas se está volviendo peligrosa a medida que el ejército ucraniano avanza lentamente hacia la ciudad y sigue bombardeando las bases rusas en sus afueras.

75.000 bajas rusas
Estados Unidos estima que más de 75.000 soldados rusos han resultado muertos o heridos en Ucrania en más de cinco meses de la invasión. La información fue revelada a CNN por una congresista de EE UU, Elissa Slotkin, quien recibió la cifra en la sesión informativa de la administración del presidente de EE UU. El portavoz de Vladimir Putin, Dmitri Peskov, ha negado la autenticidad de la información. Rusia no ha estado divulgando información oficial sobre el número de sus pérdidas en Ucrania desde marzo. Según la información recogida en las redes sociales y medios locales, las bajas rusas pertenecen desproporcionadamente a grupos étnicos no rusos y regiones más pobres donde el servicio militar es una opción profesional más atractiva. Cientos o posiblemente miles de soldados rusos se han negado a luchar en Ucrania. Rusia dice que solo soldados profesionales y voluntarios están luchando en Ucrania. Ucrania sitúa el número de soldados rusos muertos en más de 40.000