Europa

El dilema de los ucranianos ante el terror de Putin (y el inclemente invierno)

Los ataques deliberados de Rusia contra infraestructura crítica han puesto de nuevo a los ciudadanos de Ucrania ante la complicada tesitura de tener que decidir si quedarse, abandonar, no regresar o volverse a ir

Los residentes llenan contenedores con agua potable en Jersón, este domingo
Los residentes llenan contenedores con agua potable en Jersón, este domingo FOTO: Bernat Armangue AP

El riesgo del colapso de la infraestructura de Ucrania en pleno invierno debido a los ataques deliberados rusos parece provocar una reacción opuesta a la que Vladimir Putin espera lograr con los ucranianos reuniéndose detrás de sus familias y hogares.

Los residentes enchufan teléfonos móviles y bancos de energía en un punto de carga en el centro de Jersón
Los residentes enchufan teléfonos móviles y bancos de energía en un punto de carga en el centro de Jersón FOTO: Bernat Armangue AP

“Si todos se van, ¿para qué estamos combatiendo?”, dice Olga.

Junto con sus compañeros de trabajo, actualmente vive en Leópolis con su hogar en la región de Lugansk convertido en ruinas. Olena, está de acuerdo y agrega: “Todos los que querían irse, ya lo hicieron antes. Otros, los que no se han ido incluso cuando tuvieron la oportunidad, se quedarán en Ucrania”.

Para muchos de ellos, tener que construir un hogar temporal en otra parte de Ucrania, después de perder casi todo lo que tenían por las bombas rusas, ya es un desafío. La idea de partir hacia lo desconocido en el extranjero es aún más inquietante, especialmente para los más ancianos o para aquellos sin el conocimiento de idiomas y experiencia de viajes.

Los residentes hacen cola para llenar contenedores con agua potable entregada por World Central Kitchen en Jersón
Los residentes hacen cola para llenar contenedores con agua potable entregada por World Central Kitchen en Jersón FOTO: Bernat Armangue AP

La reciente sugerencia del jefe del principal productor de electricidad del país de que podría ser beneficioso para el dañado sistema energético si parte de ucranianos se marche para el invierno ha provocado una avalancha de respuestas airadas.

Los comentaristas han dejado en claro que no buscaban dejar sus hogares.

Las razones de una respuesta tan abrumadora son muchas, y van desde muy prácticas hasta más de naturaleza moral.

Leonid intenta reparar la ventana de una casa dañada a la que regresó después de la acción de combate en la aldea Posad-Pokrovske
Leonid intenta reparar la ventana de una casa dañada a la que regresó después de la acción de combate en la aldea Posad-Pokrovske FOTO: OLEG PETRASYUK EFE

Un hecho simple es que, para muchos ucranianos, sus hogares son lo más importante y valioso que tienen. El deseo de no dejar su casa desatendida, por temor a perderla para siempre, impidió que cientos de miles de ucranianos abandonaran las ciudades bombardeadas regularmente en Donbás o Járkiv, donde han permanecido bajo bombardeos sin suministro confiable de electricidad y gas durante meses.

Perder sus trabajos en Ucrania, la única fuente confiable de ingresos que tienen, también está fuera de discusión para muchos.

“Abandonar Ucrania y convertirnos en una carga para los vecinos de otros países europeos es precisamente lo que a Putin le gustaría que sucediera”, añade un comentarista.

Algunos ucranianos están incluso considerando regresar a su país desde el extranjero, impulsados por la necesidad de reunirse con sus familias y regresar a sus hogares.

Alexandra regresó a Leópolis desde Italia a principios de noviembre.

“Tenía un trabajo seguro, mis hijos podían ir a la escuela allí. Pero queríamos estudiar, trabajar y vivir en nuestro propio país”.

Svitlana y Leonid reparan una ventana de la casa dañada a la que regresaron tras la acción de combate en Posad-Pokrovske
Svitlana y Leonid reparan una ventana de la casa dañada a la que regresaron tras la acción de combate en Posad-Pokrovske FOTO: OLEG PETRASYUK EFE

Dice que ni siquiera tuvo en cuenta los continuos ataques con misiles rusos contra la infraestructura. “Tenemos una casa en el campo, con mucha leña, así que podemos quedarnos allí si las cosas van muy mal”.

Marta, que actualmente se encuentra en Reino Unido pero quiere volver a Ucrania, destaca que los refugiados ucranianos encuentran una serie de dificultades en el extranjero que los motivan a regresar.

“Algunos tienen que pagar el alquiler sin ganar suficiente dinero. Es difícil, especialmente cuando tienes hijos. Además, incluso si fueras un buen economista o abogado en Ucrania, es difícil encontrar un trabajo similar aquí”.

Sin embargo, con algo nuevo que sucede todos los días, la sensación de que estás tomando la decisión correcta puede ser difícil de lograr.

Profesora de inglés, Elizaveta regresó a Ucrania después de siete meses en el extranjero, junto con sus dos hijos y su madre. Todo ese tiempo estuvo separada de su esposo. Este último permanecía en Ucrania a causa de las restricciones para los hombres de 18 a 60 años para salir del país durante la guerra.

Como parecía que era relativamente seguro en la región occidental a la que se mudó su esposo, Elizaveta finalmente decidió regresar. Justo antes de que la primera ola de misiles y drones rusos golpeara la infraestructura ucraniana en todo el país.

La mujer asegura que no se arrepiente de su decisión.

“Nunca pensé que la familia fuera tan importante para mí”, dice. Elizaveta estaba ansiosa por su esposo y se siente más tranquila ahora que está nuevamente con él. “Siento que podemos hacer más juntos que separados”.

Aun así está librando interminables debates internos.

Está extremadamente preocupada por su capacidad para ganar suficiente dinero para su familia. Su esposo ha perdido su trabajo desde que la familia se mudó de Kyiv a la provincia. Su madre está jubilada y también depende de sus ingresos. Para dar lecciones en línea, debe tener una conexión a Internet confiable. La reciente ola de ataques rusos ha amenazado su capacidad para hacerlo.

“Me pregunto si fue correcto que trajera a mis hijos por aquí”, reconoce Elizaveta que teme por su seguridad.

Sin embargo, prefiere creer que tomó la decisión correcta.

“Fuimos recibidos por personas muy amables en Alemania que trataron de ayudarnos todo el tiempo”, dice ella. “Todavía las cosas se sienten diferentes en casa, incluso cuando esta casa está amenazada”.

Elizabeta subraya: “Estamos juntos y siento que quiero hacer algo por mis seres queridos, crear algo, contribuir a la economía de mi país”.

Si bien es indudable que es un desafío, los repetidos cortes de energía hasta ahora no han causado pánico ni interrupciones generalizadas.

“Todos se adaptan”, dice Olena de Odesa. “Mis amigos encuentran formas de trabajar a pesar de los cortes inesperados y solo oí que un amigo se mudó de Zaporiyia a Dnipro debido al alto peligro de ser asesinado por un misil”.

Guerra en Ucrania 21 11
Guerra en Ucrania 21 11 FOTO: Teresa Gallardo

Tania, también de Odesa, muy afectada por los últimos ataques con misiles, dice que ninguno de sus amigos piensa en marcharse.

“Por el contrario, cuando alguien sí tiene luz, invita a los demás a tomar un café, cargar sus teléfonos o incluso ducharse”.

Tania agrega que “Putin sigue diciendo que Odesa es una ciudad rusa, pero juntos le demostraremos que está equivocado”.