Internacional

Johnson advierte de una “resistencia sangrienta” de Ucrania ante una invasión rusa

Los países aliados ofrecen ayuda económica y militar a Kiev

Johnson aprovechó su visita para ofrecer más de 105,7 millones de euros para ayudar a Ucrania en mejorar la gobernanza e incrementar su dependencia energética
Johnson aprovechó su visita para ofrecer más de 105,7 millones de euros para ayudar a Ucrania en mejorar la gobernanza e incrementar su dependencia energética FOTO: UKRAINIAN PRESIDENTIAL PRESS SER via REUTERS

Todos los caminos llevan a Kiev. Hoy Ucrania vivió un frenesí diplomático con visitas de hasta tres primeros ministros en un mismo día –el británico Boris Johnson, el holandés Mark Rutte y el polaco Mateusz Morawiecki- , quienes mostraron su apoyo al país ante una posible invasión de las tropas rusas.

El mismo día en el que el presidente de Ucrania, Volodimir Zelenski, firmó un decreto para aumentar el número de efectivos del Ejército ucraniano de 250.000 hasta 350.000 el primer ministro británico Boris Johnson advirtió a la Rusia de Vladimir Putin de la pérdida de vidas humanas ante un posible conflicto militar.

Johnson pronosticó una “resistencia sangrienta” por parte del ejército ucraniano como modo de convencer al Kremlin para que opte por la diplomacia y no por los tanques. “Los padres y madres de Rusia deberían reflexionar sobre este hecho. Deseo que el presidente Vladimir Putin de pasos atrás en el conflicto y se comprometa con el diálogo”, aseguró el inquilino de Downing Street que, antes las preguntas de las periodistas, negó que los servicios de inteligencia de EEUU y Reino Unido estén exagerando la amenaza, tal y como asegura Moscú. Precisamente hoy Johnson mantendrá una llamada telefónica con el mandatario ruso que tuvo que ser cancelada este pasado lunes, ante el escándalo del Partygate. Este fin de semana, Johnson anunció “la mayor oferta posible” para aumentar la presencia militar de la Alianza en el flanco oriental y que podría traducirse en más cazas, buques de guerra y “especialistas militares”.

En la misma línea, Zelenski aseguró que una acción militar por parte de Moscú no sólo sería “una guerra entre Ucrania y Rusia sino una guerra europea en toda regla”.

Aunque la OTAN no contempla enviar tropas sobre el terreno a Ucrania- tal y como volvió a recalcar su secretario general, Jens Stoltenberg este mismo domingo- cada vez más aliados de la OTAN están dispuestos a armar a Ucrania hasta los dientes para que David pueda derrotar a Goliat. A pesar del polémico “no” de Alemania a suministrar armas letales a Kiev, EEUU, Reino Unido y las tres repúblicas bálticas están enviando armamento y el primer ministro polaco aprovechó su visita para realizar también compromisos en este terreno.

Según explicó el propio Mowawiecki, Varsovia entregará municiones, sistemas de defensa aérea portátil Grom y varios tipos de drones. “Por supuesto, nos solidarizamos con nuestros vecinos ucranianos a la luz de la amenaza de Rusia que ahora enfrentan. Sin embargo, la solidaridad y las palabras no bastan hoy; ahora necesitan ser forjadas en acción. Por esta y otras razones , que están relacionadas con la situación militar muy peligrosa que, desafortunadamente se han desarrollado allí, también estamos listos para entregar las armas defensivas”, aseguró el primer ministro polaco justo antes de poner rumbo a Kiev.

Ya en la capital del país, el mandatario polaco defendió que “un Ucrania soberana interesa a toda Europa” y resaltó que “viviendo tan cerca de Rusia”, Europa tiene la sensación de vivir “al pie de un volcán”. Asimismo, Mowawieki arremetió contra Alemania por la construcción del gasoducto North Stream II que aumenta la dependencia europea respecto al gas ruso y constituye una poderosa arma de chantaje para Vladimir Putin.

Además, Johnson aprovechó su visita para ofrecer más de 105,7 millones de euros para ayudar a Ucrania en mejorar la gobernanza e incrementar su dependencia energética y recalcó que Reino Unido tiene preparado un paquete de sanciones que se activará cuándo el primer soldado ruso ponga el pie en Ucrania. Este pasado lunes, la ministra de Exteriores británica, Liz Truss, anuncio que el Parlamento británico tiene “lista” la normativa para ampliar el régimen de castigos contra Rusia.