Internacional

Eurofighter europeo versus Su-34 ruso, ¿quién ganaría en un combate frente a frente?

A priori, el avión del fabricante Sukhoi es más moderno y tecnológicamente más avanzado, la guerra en Ucrania está poniendo de manifiesto los serios problemas del armamento ruso

Rusia no ha conseguido lograr dominar el espacio aéreo ucraniano en los cerca de cinco meses que hace que empezó la invasión. Putin no ha utilizado todo el arsenal de su aviación o, sencillamente, no era tal y como nos lo habían contado y muchos de esos cazas de quinta generación, como es el caso del Su-57, eran más propaganda que realidad.

El caso es que la mayoría de los misiles que están siendo lanzados contra objetivos militares y civiles en Ucrania se están haciendo desde submarinos o desde lanzaderas terrestres, para no poner en riesgo sus cazas y que no puedan caer en manos del enemigo.

En cualquier caso, uno de los pocos que se están viendo en combate en esta guerra es el Su-34 Fullback, un cazabombardero supersónico birreactor con un alto rendimiento en vuelo, buena eficacia en combate y una gran maniobrabilidad. De hecho, este aparato está diseñado tanto para atacar objetivos terrestres, como para el enfrentamiento con otro avión, yendo armado con misiles aire-tierra y aire-aire de largo alcance.

España desplegó la pasada primavera un destacamento de cazas Eurofighter Typhoon en Bulgaria. Se trató de un despliegue aéreo que formaba parte de la Policía Aérea Reforzada de la OTAN, cuya misión principal era la de vigilar el espacio aéreo aliado ante la constante presencia de aeronaves rusas que vuelan sin identificar.

El Eurofighter, en servicio desde 2004, es el avión de combate más moderno que opera el Ejército del Aire. Surgió de la estrecha colaboración entre países europeos: España, Alemania, Italia y Reino Unido. El Ejército del Aire español cuenta actualmente con unas 70 unidades en servicios de este caza.

Eurofighter EF2000 del Ala 14 en Acción. Ejército del Aire

Con casi 16 metros de longitud y un peso en el despegue de casi 23.000 kilos, el Eurofighter es un cazabombardero de superioridad aérea y ataque al suelo con dos motores y ala en delta diseñado y construido por una agrupación de empresas europeas.

Normalmente está armado con un cañón automático mauser de 27 mm y 13 puntos de anclaje externos que pueden llevar misiles aire-aire y aire-tierra de diversos tipos, así como bombas, pods de designación de blancos o guerra electrónica y depósitos de combustible eyectables.

De hecho, han empezad a usar el misil Meteor y recientemente realizaron ejercicios con dos bombas GBU-10 y dos GBU-16, de fabricación estadounidense, equipadas con el sistema de guiado por láser Paveway, lo que permite aumentar la precisión de las bombas con un sistema “económico y fiable”.

Este tipo de bombas es uno de los sistemas de los que dispone el Ejército del Aire español para misiones aire-superficie. El Ejército del Aire mantiene el guiado Paveway II para los cuerpos de bombas MK-82 (GBU-12), MK-83 (GBU-16) y MK-84 (GBU-10), mientras que utiliza el Paveway III para cuerpos penetradores BLU-109 y para el penetrador correspondiente a la BPG-2000 (bomba penetradora guiada de 2 000 libras), según explica la propia Fuerza Aérea.

En el caso de los sistemas de guiado Paveway II llevan emisiones láser codificadas que incrementan su resistencia a las contramedidas y permiten el ataque a múltiples objetivos en una sola pasada.

Sus dos motores Eurojet EJ2000 le permiten al Eurofighter alcanzar una velocidad punta de Mach 2 a gran altura y mantener lo que se denomina ‘supercrucero’: velocidad supersónica sin el uso de postquemadores. Puede alcanzar hasta 19.800 metros de altura y su radio de combate oscila entre 185 y 750 km dependiendo del armamento; supera los 3.790 km en vuelo de reposicionamiento.

Asimismo, este avión de combate español cuenta con una muy avanzada aviónica que incluye la posibilidad de dar órdenes verbales, y con un sofisticado radar de barrido mecánico que podría ser reemplazado por otro de barrido electrónico en el futuro. También dispone de un moderno sistema de seguimiento pasivo infrarrojo IRST.

En cualquier caso, se trata de un avión en continúa evolución y, de hecho, actualmente Airbus está inmersa en su centro de Getafe en el retrofit de los 17 Eurofighter de la Tranche 1. La compañía ya ha entregado cuatro aviones y trabaja en otros cinco. Esta modernización introducirá en las plataformas aéreas de la Tranche 1 nuevos equipos de la Tranche 2 y 3 como el Computer Symbol Generator, Digital Video and Voice Recorder, Laser Designator POD o Maintenance Data Panel.

Dentro del plan de mejora de capacidades del sistema, la planta madrileña comenzará a instalar a partir de 2023 en la flota de Eurofighter del Ejército del Aire el nuevo radar de barrido electrónico Escan adquirido por España y Alemania. En el caso español, por el momento solo se han comprado cinco radares, si bien el compromiso es contratar otros 17. Todo apunta que la nueva inversión aprobada permitirá hacer realidad este pedido.

Su-34, entre los mejores cazas

A pesar de que los Eurofighter en servicio en España, Alemania, Reino Unido o Italia han demostrado ser enemigos duros de roer en maniobras conjuntas, el cazabombardero Sukhoi Su-34 de Rusia es una bestia diferente (y superior en tecnología militar). Tal es el gran potencial de estos aviones que no es de extrañar que asusten a la OTAN y Ucrania.

Sukhoi Su-34 Fullback Supersonic Fighter-Bomber (Сухой Су-34)

El Su-34 se trata de un avión grande y pesado de cuarta generación avanzada (4.5 o 4++) que sustituye a otros cazabombarderos como el Su-24 -con más de 30 años en servicio-, y para algunas funciones del caza Tupolev Tu-22M, que entró en servicio en 1969 y está llegando al límite de su vida operativa.

Y es que el ejército ruso ha modernizado su artillería en los últimos años, especialmente con el uso aviones no tripulados (dron Orlan-10) que pueden ayudar a detectar objetivos para las armas, mientras que los sistemas de guerra ucranianos no están actualizados y podrían ser destruidos fácilmente con los aviones de combate rusos Su-34, de alta maniobrabilidad y gran capacidad de ataque.

Nos encontramos ante un caza único que puede convertirse en tres aeronaves a la vez: caza, avión de ataque y un bombardero de primera línea. Puede luchar con éxito contra cualquier objetivo aéreo, destruir eficazmente objetivos terrestres y marítimos. Es más, puede permanecer en el aire de forma permanente, la única limitación está respecto a esto sólo en las capacidades físicas de los pilotos.

Hasta ahora, los Su-34 se han suministrado únicamente a la fuerza aérea rusa. Es un avión que puede aportar hasta ocho toneladas de carga útil en 12 puntos de suspensión externa y, además de bombas y de misiles de ataque a tierra, dispone de un amplio arsenal para combates aéreos.

Su navegación se realiza mediante el sistema de posicionamiento global por satélite GLONASS y emplea su radar PESA de forma ovalada para detectar objetivos y lanzar su carga de combate tanto guiada como no guiada por satélite o láser.

Más ventajas del avión de combate ruso

  1. Excelente aerodinámica, la gran capacidad de los depósitos de combustible internos, motores turborreactores de doble circuito de gran eficacia, sistema de repostaje en el aire, así como la posibilidad de suspensión de depósitos de combustible adicionales, junto con una cómoda cabina de mando, que le proporcionan una capacidad de vuelo sin escalas de hasta diez horas.
  2. Posibilidad de volar en modo de piloto automático a altitudes extremadamente bajas, evitando un choque con el terreno. Según los expertos, ni un solo caza en el mundo, incluyendo los F-22 y F-35 americanos, tiene esa capacidades.
  3. A diferencia de otros cazabombarderos, la tripulación no se coloca en la cabina de mando uno detrás del otro, sino que se encuentran sentados juntos en una cabina blindada, a la cual se puede acceder a través de unos escalones situados en la escotilla inferior. “Entre ellos hay un espacio donde se puede extender un colchón para que uno los tripulantes pueda descansar durante el vuelo”, destaca Viktor Litovkin, corresponsal militar de la agencia TASS.