Internacional

Malestar social

Los profesores británicos se unen al “invierno del descontento” con la mayor huelga de la historia

Los conductores de trenes y los empleados de Correos también han salido a la calle contra el Gobierno

El servicio de correos británico ha ido a la huelga en pleno Black Friday
El servicio de correos británico ha ido a la huelga en pleno Black FridayANDY RAINAgencia EFE

Alrededor de 70.000 profesores universitarios secundaron ayer la mayor huelga de la historia de Reino Unido con paros previstos para tres días, afectando a aproximadamente 150 universidades. A las protestas también se sumaron miles de docentes en varias ciudades de Escocia como parte de la primera huelga escolar desde la década de los 80, provocando el cierre de prácticamente todas las escuelas de primaria y secundaria, así como de muchas guarderías públicas. Y no son los únicos. Los conductores de trenes y los empleados de Correos también han salido a la calle. Por primera vez en la historia también lo harán los enfermeros del sistema nacional de salud pública protagonizando lo que ya se ha bautizado como el invierno del descontento. Las demandas de todos son las mismas: mejoras salariales ante una inflación disparada que supera ya el 11%, la mayor de los últimos 41 años.

El Gobierno de Rishi Sunak está bajo gran presión, ya que los paros de muchos sectores no solo amenazan con colapsar al país en plenas Navidades, sino que además van camino de crear un agujero de mil millones de libras a una economía que ya está en recesión y acumula una deuda pública que roza el 100 del PIB. Cuando el Ejecutivo presentó recientemente su plan fiscal ya vaticinó que, antes de mejorar, la situación iría aún a peor.

Pero los ministros están bajo gran presión para resolver la crisis. Las huelgas ferroviarias ya paralizaron el país este otoño y amenazan con hacerlo de nuevo con los nuevos paros de ocho días convocados para diciembre y enero.

La huelga convocada por el sindicato University and College Union (UCU) afectará a unos 2,5 millones de estudiantes y a unas 20 universidades de Londres. Entre ellas el Imperial College, la London School of Economics (LSE) y el University College London (UCL). “El personal universitario está llevando a cabo la mayor huelga de la historia de la enseñanza superior. Están hartos de la caída de los salarios, de los recortes de las pensiones y de las condiciones de trabajo de la economía sumergida. Mientras los vicerrectores disfrutan de sueldos que parece que les haya tocado la lotería”, señalaba Jo Grady, secretario general de la UCU. “El personal está quemado. Los vicerrectores son los únicos culpables. Su pésimo liderazgo ha llevado a la mayor votación de huelga jamás realizada en nuestro sector. Los estudiantes apoyan al personal porque saben que esto no puede continuar. Y porque saben que un sector que genera decenas de miles de millones de libras cada año con las tasas de matrícula puede permitirse tratar a su personal de una forma más justa”, añadía.

Por su parte, los miembros del Sindicato de Royal Mail también se han puesto en huelga ayer y hoy, coincidiendo con el Black Friday, uno de los días con más actividad del año en el sector de la paquetería. El Royal Mail defendió que había presentado su “mejor oferta y la oferta final” destinada a resolver el conflicto, con mejoras como un aumento del 9% del salario durante los próximos 18 meses y con la promesa de desarrollar un nuevo paquete de beneficios para los empleados. Pero los sindicatos se mostraron “decepcionados” con la propuesta, señalando que “marca el final de Royal Mail como lo conocemos y la degradación de una institución nacional a una compañía no confiable al estilo de los Uber”.