El Año de la Rata: etiqueta china en la mesa

¿Eres de los que haces malabares cada vez que vas a un restaurante asiático? Si quieres utilizar los palillos mejor que los orientales, no te pierdas estos fáciles consejos

Aunque nosotros occidentales ya llevamos un par de semanas inmersos en el resacón post-navideño, los chinos esperan al 25 de enero para celebrar su Año Nuevo y empezar su Año de la Rata. Y del mismo modo que existen normas de educación a la hora de comer con nuestros cubiertos, la cultura china tiene una etiqueta muy clara a la hora de manejar sus famosos palillos.

Tan solo en este país asiático se producen y desechan 45 mil millones de pares de palillos, generalmente fabricados en madera o bambú, aunque también se pueden encontrar palillos de metal, hueso o plata. Los palillos surgieron hace aproximadamente 5000 años por la necesidad de no quemarse los dedos a la hora de comer; aquellos chinos primitivos empezaron a utilizar así ramitas de árbol quebradas para coger los alimentos de las grandes ollas comunes o las hogueras. Durante la vida de Confucio se extendieron totalmente al utilizarse como sustituto del cuchillo, ya que asociaban este cubierto con una herramienta de violencia impropia de ser usada en las comidas.

En la actualidad, los palillos tienen muchas más funciones que las propias del menaje. En chino, palillos se lee kuaizi (tener hijos pronto), así que son un regalo de bodas muy apropiado. Se pueden encontrar auténticas joyas pintadas y labradas y muchas personas coleccionan estos palillos como obras de arte.

Si sois escépticos y nunca os ha interesado aprender a manejar correctamente los palillos, deberíais saber que los chinos creen que usarlos incrementa la destreza de los dedos y mejora la memoria de las personas. Además tampoco escapan a las supersticiones, porque que se te caigan los palillos es presagio de mala suerte, así que nada mejor que esta guía para comportarnos en la mesa como un chino más.

En una mesa tradicional china, los alimentos se colocan en el centro de la mesa distribuidos en múltiples platos. Cada persona deber servirse la comida a su propio plato y no comer de las fuentes comunes y ya que en las comidas chinas se sirven diversas fuentes, hay que servirse siempre con la cuchara o palillos comunes. Si no hay cubiertos comunes, puedes usar los tuyos pero dándoles la vuelta (por higiene). Si levantamos un bol, por ejemplo, hay que hacerlo con elegancia y con los dedos índice, corazón y pulgar ya que si lo agarras con toda la mano das imagen de estar pidiendo limosna.

Atención: la primera persona en ser servida es el jefe de familia o anfitrión, y hasta que no esté servido los demás comensales no deberán empezar a comer. Es muy común entre los ciudadanos orientales servir alimentos a los familiares más cercanos si tienen dificultad para tomarlos (abuelos, niños…). Además, al igual que nosotros, tienen como señal de respeto servir a los ancianos antes que a los demás.

Si tenemos una comida de negocios con chinos, o nos invitan a interactuar en la mesa con ellos, no os extrañéis si el anfitrión escoge algún trozo de comida y os la pone en vuestro plato: es una muestra más de su habitual cortesía y hospitalidad.

Los palillos no se lamen ni se mordisquean. Tampoco se giran entre los dedos ni se tocan baterías invisibles. Tampoco choques los palillos contra el borde del bol, ya que los chinos identifican ese sonido con las llamadas de atención de los mendigos. Y por lo que más quieras, no señales a nadie con ellos ya que es el colmo de la mala educación. En China, que una persona no utilice los palillos correctamente es una señal de descrédito para sus padres.

Nunca pases la comida con tus palillos a los palillos de otro comensal, pues este gesto guarda relación con las ceremonias funerarias. Por ese motivo tampoco deberías clavar en posición vertical los palillos en el bol del arroz, ya que se asemeja al incienso que dejan como ofrenda para alimentar a los muertos en los templos.

No se te ocurra remover la comida para mezclarla con los palillos como si estuvieses batiendo un huevo, puede ser interpretado como que metemos prisa a nuestro anfitrión para que nos sirva.

Si encuentras un trozo de comida muy grande, nunca intentes simular que tus palillos son cuchillo y tenedor pues es una ofensa para la pericia del cocinero. En el uso informal, los alimentos difíciles de agarrar tipo tomates podrían “clavarse”, aunque os podéis encontrar las miradas reprobadoras de los más puristas.

No dejéis comida en el plato para que los anfitriones queden contentos al ver que os ha gustado su comida. Y sí, tenéis que probar todo, así que si sois un poco especiales para la comida, lo mejor es que os sirváis muy poquita cantidad. Tampoco es necesario que eructéis como agradecimiento tal y como se comenta de manera coloquial… estamos en España. Eso sí, no te ofendas si tus colegas chinos hablan con la boca llena o comen con la boca abierta, pues son cosas normales en China.

Si coméis algo con huesos, es normal escupirlos en la mesa a la derecha de tu plato.

Si vais a brindar, asegúrate de que tu vaso esté por debajo de aquel de mayor rango en la mesa. Es una forma de mostrar tu educación y respeto. Y ojo con el alcohol. En China, en sus casas, no es obligatorio tomar vino en las comidas, pero son muy buenos bebedores y cuando beben, rellenan las copas de todos los comensales que tienen en la mesa. Si no te gusta beber, o tu tolerancia es bajita, es mejor que lo dejes claro desde el principio para no ofender a nadie: para ellos, acompañar al beber es muestra de respeto, y a aguante de este “respeto” es muy difícil ganarles.

Si queréis disfrutar de una auténtica comida china en un ambiente agradable y probar vuestras capacidades con los palillos, id al restaurante Shangai Mama. (https://www.shanghaimama.es ). No existe mejor sitio para celebrar el Año Nuevo Chino.