14 consejos para hacer la mejor selfie de verano

¿Estás cansado de ver siempre las mismas fotos en la playa? Esta es la guía definitiva para hacer unos retratos perfectos.

A todos nos gusta tomar fotos en la playa y nos encanta compartirlas en nuestras redes sociales. Sin embargo, hay mucha “vida” más allá de la típica foto tumbado en la toalla o el encuadre salchicha de las piernas.

Para tomar fotos divertidas e increíbles, no es necesario tener un equipo sofisticado: un teléfono móvil, un poco de cuidado con las luces y sombras y una pizca de atrevimiento son más que suficientes.

1. La fotografía deriva de las palabras griegas “escribir con luz”. El mejor momento para tomar instantáneas en la playa es temprano por la mañana (alrededor de la 10 o las 11) o a media tarde (entre las 16 y las 17). Si disparas al amanecer, tus fotos tendrán un azul cian dominante y si lo haces al caer el día, las fotos tienden a ser muy rojas. Con cualquier programa de edición de fotos podrás jugar con la saturación y la temperatura de la fotografía.

2. ¿Qué el día se levanta nublado? ¿Corre inmediatamente a la playa, es la situación perfecta para sacar fotos sin sombras!. Esta es la condición de luz ideal porque las nubes crean un difusor natural, al igual que el que usan los fotógrafos en el set para evitar sombras y difundir la luz alrededor de la persona.

3. La luz directa es el enemigo número uno de las fotos en la playa. Y ese es un gran problema, porque se espera que tenga buen clima durante las vacaciones. ¿El mejor consejo de los profesionales?: que la luz llegue indirectamente a tu cara. Hay que intentar disparar desde una sombra como puede ser debajo de una sombrilla, una palmera o incluso el chiringuito.

4. Los colores. Hay que prestar una atención a los colores que nos rodean o de la ropa que llevamos; por ejemplo, si no estás muy bronceado, los colores fluorescentes te harán ver enfermizo, mientras que si tu moreno es ya más que dorado, un bañador de color claro hará que te veas radiante.

5. Las fotos sin posar son las mejores. Los “robados” quedan mucho más espontáneos y divertidos que las poses forzadas. Mantén la espalda recta, la barbilla un poco alta, mueve ligeramente una pierna hacia adelante y posiciónate siempre a favor de la luz; estos son pequeños trucos que pueden hacer que te veas mejor, pero recuerda también que un selfie es algo improvisado y no estás posando para una marca de ropa.

5. Busca un lugar bonito. En verano el fondo es muy importante, aunque sea la cara la que ocupe la mayor parte de la fotografía. Una playa paradisíaca sería ideal. Buscar una cala apartada o una cueva dará un toque más salvaje y bucólico a tu foto.

6. Piensa en algo que te haga feliz: en las fotos tendrás una expresión aún más bella y relajada. No fuerces la sonrisa y trata de evitar expresiones falsas: la forma más fácil de ser natural en las fotos es inmortalizarse mientras haces algo que te divierte.

7. Atrévete a hacer encuadres divertidos: ¿quién no ha sido jamás enterrado en la arena? ¿y si te atreves a saltar desde las rocas?

8. Fuera sombras. Si te posicionas mirando al sol, evitarás posibles sombras en tu rostro. (consejo solo si llevas gafas de sol, en caso contrario seguramente salgas con los ojos cerrados). Nunca te coloques con el sol detrás, pues la toma se iluminará a contraluz y te convertirás en una silueta negra sobre un fondo brillante.

9. Fotos submarinas. Compra una cámara acuática o una funda para tu teléfono y sumérgete bajo el agua. Si atrapas un pez en la foto ¡los like estarán garantizados!

10. Las hamacas. Una buena hamaca, cara de disfrutar, pose relajada… las buenas vibraciones también se plasman con la cámara.

11. La puesta del sol. Los amaneceres y los atardeceres garantizan unos juegos de luces que harán que tus fotos tengan un toque mágico.

12. Gafas de espejo. Ponte de espaldas al mar y saca un selfie intentando que no se vea el teléfono en las lentes. Si consigues capturar el mar y los rayos del sol en tus gafas tendrás una foto original y preciosa.

13. Las fiestas de verano. En la playa, en una discoteca, con una hoguera en una barbacoa… el único consejo aquí es tomarse la foto antes de comenzar a beber… por si acaso.

14. La regla principal es nunca tomar selfies desde abajo. Si te enfocas desde un punto más bajo inevitablemente te verás más redondo e incluso con papada (que no tienes en la vida real). Es mejor que extiendas tu brazo tanto como puedas para fotografiarte eligiendo una vista frontal o ligeramente desde arriba, ¡incluso fotografiarte tirado en la arena ayuda!. Tampoco te fotografías enfocando el pecho, puedes conseguir un efecto un poco vulgar.