Tonifica brazos en la playa con tu toalla

Mientras te pones morenita.

Gloria Morales, fundadora de Ballet Fit@atacadasInstagram

¿Te cuesta entrenar en verano? ¿Tanto calor te abruma y no te apetece moverte? ¡Tenemos la solución! Practica estos ejercicios en la propia orilla de la playa o en el césped de la piscina después de haberte dado un baño.

En dos minutos es posible tonificar los brazos, la espalda y el abdomen sin moverse de la arena o el borde de la piscina. El equipo de Ballet Fit, la disciplina que combina los movimientos del ballet con el dinamismo del fitness y ha conquistado a miles de personas en tiempo récord al rededor del mundo, no pierde el tiempo. Su fundadora, la bailarina y profesora de deporte, Gloria Morales, apuesta por aprovechar cualquier momento de la vida para seguir mejorando, divirtiéndonos y progresando.

Una rutina sencilla para unos brazos definidos

La que te mostramos es una rutina sencilla, enfocada en combatir la flacidez de los brazos, reduciendo y tonificando mientras sacudes la toalla de toda la arena de la playa. ¿No te parece divertido? Además, lograrás aumentar la firmeza de la espalda y abdomen.

La estructura de este entrenamiento es muy simple e incluye diferentes tipos de ejercicios en varios bloques:

  • Calentamiento
  • Trabajo para hombro
  • Trabajo para bícpes (parte anterior del brazo)
  • Trabajo para  tríceps (parte posterior del brazo)
  • Trabajo para la cara interna del brazo 

Sin olvidar activar bien tu abdomen y espalda, siempre con la correcta postura corporal que exigen siempre las sesiones de Ballet Fit, haz estos movimientos tantas veces como quieras. Cada ejercicio está enfocado a la flacidez de los brazos. Cada uno dura 30 segundos, pasando al siguiente ejercicio sin apenas descanso. Se recomienda  hacerlo tras salir del agua, cuando la toalla tiene más peso por habernos secado con ella y estar mojada.

Para progresar, es importante seguir con las rutinas habituales de Ballet Fit y aumentar progresivamente la fuerza y el tiempo. Recuerda además que seguir una alimentación sana y equilibrada y descansar suficiente son requisitos imprescindibles para lograr que el cuerpo del verano dure todo el año.